'Petrismo': el enemigo de Bogotá hasta el 2018

"Es un fanatismo casi religioso, absurdo y ridículo, comparable en proporciones al culto que hicieron a Maradona en Argentina"

Por: Sebastián Rueda
febrero 16, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
'Petrismo': el enemigo de Bogotá hasta el 2018

 A los ciudadanos del común nos esperan dos largos años de críticas y protestas por parte de la oposición. Petristas esperando única y exclusivamente que la nueva administración no opaque a la anterior, buscando ver caer el presente, para asegurar a su líder en el futuro. Acompañándolo en el miedo a perderse en el olvido. Traicionando el lugar en el que viven por unas elecciones presidenciales. Un pensamiento enfermizo a modo de cáncer para la ciudad hasta que llegué el 27 de mayo de 2018.

Se hace casi evidente que no van a esperar buenos resultados, todo lo contrario, van a desear el caos y la percepción de una ciudad desbaratada. Pensemos por un momento en las últimas tres protestas violentas contra Transmilenio en tan solo 5 días. Ahora pensemos en las estadísticas. ¿Le conviene realmente a Gustavo Petro que se refleje una mejora considerable en cultura ciudadana, seguridad o movilidad, en los próximos dos años? ¿Estaría indirectamente junto a sus seguidores alentando al mal por un interés político? ¿Qué tan humano es esperar y desear lo peor para una ciudad?

Este es el interés de un individuo que ha idiotizado a otros a través del discurso. La izquierda utiliza la mentira como única herramienta en un progresismo camuflado que tiene de todo menos de progreso. Las palabras no construyeron puentes, carreteras, bibliotecas, ni colegios, lo harán las acciones. Todo este panorama se vuelve preocupante cuando el discurso se convierte en odio y resentimiento social que conduce a los caminos de la violencia.

Incluso para los apolíticos es evidente el modus operandi de este grupo de personas:

Primero, mienten para generar miedo a través de temas emocionales, de ahí el decir: “No van a construir el metro”, “van a eliminar los subsidios de transporte”, “están cerrando jardines”, “van a construir sobre humedales”, o las más baja, “el alcalde prefiere 4 ladrones en cada esquina que 4 vendedores ambulantes”.

Después, alegan y se oponen a través del lenguaje. Como siempre nunca nada sobrepasa las barreras del discurso y con descaro dan cátedra de movilidad, de ahí: MetroYa, TranvíaYa, MetroCableYa, TransmilenioDignoYa, BogotáSinTranconesYa, entre otras.

Por último, no reconocen sus errores y encuentran culpables, de ahí el señalar: El concejo, el vicepresidente, el Gobierno Nacional, los medios de comunicación, las mafias, la oligarquía, las tres familias más ricas de Colombia, las empresas privadas o los capitalistas.

A pesar de que el concejal Hollman Morris y el exalcalde Gustavo Petro mostraron su desacuerdo por los señalamientos como responsables de las protestas programadas en Transmilenio, causa un poco de curiosidad la manera en que alentaron e impulsaron el minuto a minuto de los bloqueos en sus cuentas de Twitter. Podríamos afirmar que esta complicidad digital se traduce en una violencia física y real. El reflejo de usuarios con actitudes agresivas y desafiantes, personas víctimas de palabras, con un pensamiento incrédulo y desesperanzador.

Por eso este artículo pueden ignorarlo o tomarlo a modo de consejo para que cambien de actitud. El 25 de octubre de 2015 esa actitud agresiva y molesta, convirtió muchos votos de los indecisos en votos para Rafael Pardo, alejando a Clara López de la continuidad. ¿O acaso olvidaron los insultos que lanzaron al Dr. Antanas Mockus? ¿No avergüenza aunque sea un poco? Que la historia no se les repita.

No han entendido que cada vez que insultan pierden credibilidad o que un meme jamás será un argumento. No han logrado dialogar sin descargar su rabia con aquel que piensa diferente. No reconocen lo enajenados que se ven utilizando las mismas palabras de su líder. Muchos lo hemos vivido en carne propia, no hay nada más molesto que tener a un Petrista en Twitter o en Facebook. Si quieren apoyar un movimiento, háganlo sin odio. Cuando publiquen algo de la Bogotá Humana, hablen inspirando felicidad y esperanza. Las palabras ácidas y amargas solo provocan rechazo y en consecuencia más personas frustradas, reprimidas e infelices.

Ahora bien, la campaña de #RecuperemosBogota ganó con trasparencia y democracia. Cada uno de los puntos de la actual #BogotaMejorParaTodos fueron tratados en campaña. Una ciudad no se termina de despertar en 40 días y una sociedad dividida no progresará en años.

Bogotá entendió las consecuencias de 12 años de desorden. Perdió autoestima, la olvidaron y le huyeron, incluso la compararon con otras ciudades del país. Es ahora o nunca, este es el momento de darle una oportunidad. ¡De decirle que se ve linda! Que la vamos a cuidar, proteger y a hablar bien delante de ella. Por favor, que nuestras diferencias no entren en conflicto con nuestras ganas de quererla. Hay intenciones buenas y debe haber un equipo para alcanzarlas. La división nunca acercará a una sociedad a sus sueños u objetivos.

Actuemos humanamente, con tolerancia y amor por esta ciudad.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3214

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Oiga Petro, ¿el pago para cuándo?

Oiga Petro, ¿el pago para cuándo?

Se cocina alianza Claudia López-Petro

Se cocina alianza Claudia López-Petro

Baldado de agua fría para el argentino detrás de la consulta antitaurina en Bogotá

Baldado de agua fría para el argentino detrás de la consulta antitaurina en Bogotá

Nota Ciudadana
Los buitres que quieren comerse a Gustavo Petro

Los buitres que quieren comerse a Gustavo Petro