Perú: reminiscencias de un quinquenio

En el 2016, Pedro Pablo Kuczynski jamás habría imaginado la situación que vive actualmente su país

Por: luis eduardo forero medina
julio 23, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Perú: reminiscencias de un quinquenio

En el año 2016, el expresidente Pedro Pablo Kuczynski no imaginaba que el 28 de julio de 2021 no estaría en el Palacio de Gobierno, que otras 3 personas ocuparían la silla presidencial en el quinquenio y que otro sería el que entregaría el mando de la nación a su sucesor —menos que este sería alguien que ordeñaba vacas y atendía a las gallinas, antes de desayunar—. PPK, nacido en cuna de oro, lejano del país por largo tiempo, recorrido más de medio mundo —empleando su tiempo en lucrativos negocios en Suiza y otros países europeos— y un gentleman, le extrañaría que un tal Pedro Castillo, un desconocido, un sujeto ajeno a la tradicional clase política, proveniente de los distritos más pobres del país, asumiera las riendas de este país tan remunerado por la naturaleza. En los tiempos de PPK, nadie habría apostado por el maestro de escuela para sucederlo.

El 21 de marzo de 2018, PPK renunció a la presidencia por un escándalo que lo acorraló; su programa de gobierno quedó a media marcha. Todo resultó mera letra: Asegurar un gobierno firme y eficaz, una educación pública de calidad, gobiernos locales honrados, juventud con trabajo, calles y hogares seguros, y, lo primero para PPK: La salud y el medio ambiente.

A PPK, de acuerdo con la constitución, lo sucedió Martín Vizcarra, primer vicepresidente, que lució la banda presidencial desde el 23 de marzo de 2018. El Ejecutivo y el Legislativo, encarnado por 130 congresistas, no se entendieron, chocaron continuamente en sus políticas y el Pleno en varias oportunidades no le otorgó el voto de confianza al gabinete de Vizcarra; quien el 30 de septiembre de 2019, tomó la determinación de disolver el Congreso de la República.

Las personas que han desempeñado la primera magistratura del país Inca de 2016 a 2021, hasta Manuel Merino, el presidente del Congreso que duró cinco días en el cargo de presidente de la República, del 10 de noviembre de 2020 al 15 de noviembre de 2020, han prometido un” nuevo Perú”, un” Nuevo comienzo para el país”, “algo nunca antes visto en 200 años”; una “refundación de nuestro terruño”, un “acuerdo nacional”, transformándolo “en el primero social, económica y políticamente”, de este lado del mundo. El Perú registró un descenso del PBI (Producto Bruto Interno) de 11.1 % en el 2020.

Merino, quien prometió un Gobierno de "unidad nacional”, fue forzado a renunciar por las protestas que generaron la muerte de los jóvenes Inti Sotelo y Jack Bryan Pintado; además de heridos y desaparecidos, ocurridos esa corta semana de paloma presidencial.

Vizcarra habló de una “refundación institucional” del país sobre cuatro pilares: La lucha contra la corrupción, la estabilidad institucional, un país estable con crecimiento ordenado y equitativo, y cuarto, la salud, la generación de empleo y la seguridad ciudadana. “Y tal como lo hicimos en su momento en Moquegua, la educación será pilar central de nuestra gestión”, dijo Vizcarra en su discurso de posesión. En ese momento la conciencia le cobraba, se acordó que tenía rabo de paja, precisamente por su pasado en Moquegua cuando fue gobernador, por presuntos casos de corrupción. Tampoco se le vino a la cabeza que ese Pleno que lo escuchaba y a quien después no ahorraba tiempo para cortejarlo o invitarlo al Palacio de Gobierno, sería el que, por sus tejemanejes en Moquegua, lo obligara a evacuar el Palacio de Gobierno.

Instalado el nuevo Congreso, escogido el 11 de abril de 2021 en unas elecciones atípicas, tomó revancha y en un sentimiento de solidaridad con los compañeros de bancada destituidos, hizo la vida imposible a Vizcarra, investigándole hasta el nido de la perra. El 9 de noviembre de 2020 el Congreso declaró la permanente incapacidad moral de Vizcarra, y lo puso patitas en la calle, por cobrar sobornos cuando fue gobernador del departamento de Moquegua, entre 2011 y 2014.

En esas circunstancias, el Pleno del Congreso escogió como una opción para concluir el quinquenio en el Palacio de Gobierno, a su presidente; Francisco Sagasti, quien ejerce el solio presidencial desde el 17 de noviembre de 2020, en un gobierno de ocho meses, tan similares en el tiempo como fueron los primeros tres presidentes del Perú, que desempeñaban su cargo por un promedio de tres meses. Sagasti proyectó realizar en su corta estadía reactivar la economía mediante “un nuevo contrato social” que asegure una vida provechosa y digna, convirtiendo al Perú “en una verdadera república con igualdad de oportunidades”; si es necesario haciendo “una pausa”, en miras a “recuperar los valores que inspiraron a muchos de los precursores de nuestra independencia”; y fomentando el empleo en todos los rincones del país.

Por el contrario, lo que se ha visto en este quinquenio son regiones menos competitivas, aumento de la pobreza económica, la salud pública recibiendo los santos óleos, una educación paralizada, aumento de la informalidad laboral, pérdida de miles de empleos y cierre de negocios y pequeñas empresas; temas, algunos agudizados con la pandemia, son considerados prioritarios en el empalme presidencial entre Sagasti y Castillo, que llevan a cabo sendos equipos designados por el presidente provisional y de emergencia y el electo para el período 2021-2026. Como consecuencia del desmadre político y sanitario, el Perú podría haber retrocedido una década.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

"¡Vuelve James, vuelve!"

Keiko Fujimori y el furor Fujimorista en el Perú

Keiko Fujimori y el furor Fujimorista en el Perú

Éxodo de peruanos ricos a Miami

Éxodo de peruanos ricos a Miami

Con proyecto de una Constituyente, Castillo se posesionó como nuevo presidente de Perú

Con proyecto de una Constituyente, Castillo se posesionó como nuevo presidente de Perú