Pékerman y sus dos enemigos que lo quieren fuera

Carlos Antonio desde la prensa y Álvaro González desde Difútbol emprendieron una cruzada contra el argentino que en horas acabaría por sacarlo de la Selección

Por:
Julio 11, 2018
Pékerman y sus dos enemigos que lo quieren fuera
Foto:@fcfseleccioncol/Federación colombiana de futbol

Carlos Antonio Vélez se dedicó en cada uno de los Planeta Fútbol, el programa que conduce en el canal WIN durante el Mundial de Rusia al lado del argentino Fernando Niembro y de Faryd Mondragón, en demostrar que Pékerman no trabaja. Ni siquiera la contundente victoria contra Polonia o el agónico y épico empate contra Inglaterra lo dejó contento. Su estrategia fue clara: demostrar que al equipo no lo clasificó a los dos mundiales ni le permitió llegar a ser 5 en Brasil y 9 en este, el de Rusia, no por el planteo táctico sino por la calidad técnica de las figuras nacionales.

Desde la llegada de José Néstor Pekerman en febrero del 2012, Carlos Antonio Vélez perdió los privilegios que había tenido en la época en que al equipo lo dirigía Hernán Darío Gómez: alineaciones antes del partido, chivas de camerino, entrevistas a los jugadores cuando y donde quisiera. Algunos periodistas han criticado abiertamente a Vélez y han dicho que no lo quiere porque nunca le pidió consejos como hacía Bolillo, porque no le dice doctor y porque la injerencia de Pascual Lezcano podría ir en contravía de los deseos de algunos amigos empresarios de Carlos Antonio Vélez.

En su afán de hacer quedar mal al técnico argentino ha llegado a decir que no tiene gracia clasificar dos veces consecutivas al Mundial si la eliminatoria suramericana es la más fácil de todas. Hasta la llegada del argentino Colombia dejó de asistir a los mundiales de Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Surafrica 2010.

Antes del mundial de Brasil la actitud de Carlos Antonio Vélez fue realmente inentendible. Mientras el país se disponía a disfrutar de una fiesta absoluta –se rompía una sequía de 16 años de no asistir a un mundial- Vélez reprochaba la millonada que le pagaba la Federación a Pékerman, un técnico que no trabajaba. Decía que podíamos traer sin problema, por ese precio, a un técnico como Gerardo Martino, quien fracasaría estruendosamente con la selección Argentina y el Barcelona.

La espectacular actuación de Colombia en Brasil no mitigó sus críticas y en estos cuatro años se ha ensañado contra el cuerpo técnico y ni siquiera la buena actuación de la selección lo aplacó. En Planeta Fútbol se dedicó a echarle flores al ex seleccionador de México, Juan Carlos Osorio, su ficha para que tome las riendas de la selección Colombia

Alvaro Gonzalez: El dirigente que no puede ver ni en pintura a Pékerman

Colombia acababa de perder tres goles por cero contra la selección de Argentina en la localidad de San Juan en octubre del 2016. La tabla de posiciones era lapidaria: estaba fuera del mundial de Rusia. Tal vez el único colombiano que estaba feliz ese día era el presidente del fútbol aficionado Álvaro González Alzate. Él mismo convocó esa misma noche una reunión con la Federación para pedirle al técnico José Néstor Pékerman un informe de gestión sobre el rendimiento de una selección que, en ese momento, estaba sexto en la tabla suramericana. En realidad su objetivo era otro: sacar al técnico argentino y tratar de meter un técnico nacional para que dirigiera al equipo en los últimos seis partidos de la eliminatoria.

A sus 76 años, el manizalita Álvaro González ha sido dirigente deportivo hace más de medio siglo y desde 1985 está al frente del fútbol aficionado colombiano. A principios de 1987 ayudó a tomar una de las decisiones que transformaría a la Selección: elegir como director técnico a Francisco Maturana. En menos de tres años Pacho potenciaría al equipo hasta el punto que lo sacó tercero en la Copa América de Argentina, ganándole incluso en el Monumental por primera vez en la historia al equipo de Maradona y en 1989 conseguiría lo que pocos esperaban: volver a clasificar a un mundial después de 28 años.

González, desde esa época, se volvería un incondicional del entonces asistente técnico de Maturana Hernán Darío Gómez. Compartían a punta de boleros, aguardientes y anécdotas futboleras. En julio de 1994, después del fracaso del Mundial de Estados Unidos, la voz de González fue fundamental para que el Bolillo asumiera la selección. No se equivocó: el paisa conseguiría la tercera clasificación consecutiva a los mundiales aunque en Francia 98 la actuación del equipo fue pésima: quedó eliminado en primera ronda y sólo consiguió un solo gol, el de Leider Preciado contra Túnez. A pesar de la resistencia de González que quería aferrarse a Hernán Darío Gómez, el Comité Ejecutivo de la Federación lo sacó y metió a Luis Augusto García.

Dos años después, en noviembre del 2000, después de empatar a dos goles en San Cristóbal contra Venezuela, Álvaro González convocó a una reunión en la Federación y en menos de dos horas se tomó la decisión de sacar al Chiqui García. La decisión fue cuestionada por buena parte del periodismo deportivo, la selección estaba entre los clasificados al mundial, sólo había perdido uno de los 11 partidos jugados. El reemplazo fue Francisco Maturana quien no sólo estaría obligado a clasificar al equipo Corea-Japón 2002, sino que afrontaría la Copa América que se jugaría en el país en el 2001. Sin recibir goles en contra y aplastando a sus rivales logró el triunfo continental. Sin embargo, el equipo perdería la posibilidad de ir a su cuarto mundial.

Empezaría uno de los periodos más oscuros de la historia reciente de la Selección. Álvaro González sólo tendría un plan: volver a traer a la selección a Hernán Darío Gómez. En julio del 2010 lo conseguiría. Bolillo tomó las riendas de nuevo. Un año después ocurriría el escándalo: saliendo de la discoteca de Salsa El Bembé, en el sector de la Macarena en Bogotá, golpeó en público a su amiga Isabel Fernanda del Río. La única voz que intentó justificar este acto bochornoso fue González. Lo primero que hizo fue salir a atacar al periodismo que juzgaba el comportamiento de Bolillo: “¿Usted cree que tampoco podemos ser nosotros cuando se ejerce la función de periodista, sicarios del micrófono cuando estamos públicamente enjuiciando a personas con los términos que conozco?“. La declaración que lo pondría en el ojo del huracán para justificar los actos de su amigo El Bolillo fue esta: “Si Piedad Córdoba fuera agredida por un hombre, estaría todo el mundo aplaudiendo”. Hizo hasta lo imposible porque su amigo se quedara pero no lo consiguió. El escándalo se había desbordado y era el único tema del que se hablaba en el país.

A mediados del 2011 Álvaro González amenazaba con quitarle la presidencia de la Federación a Luis Bedoya. Tenía a los seis miembros ejecutivos de la rama del fútbol aficionado a su favor. Lo evitaron los cuatro miembros del comité ejecutivo de la rama profesional. El golpe de estado estuvo a punto de perpetrarse. Desde una trinchera González hizo hasta lo imposible por impedir que un técnico extranjero llegara a dirigir la selección Colombia. En su carpeta estaban Pedro Sarmiento y Leonel Álvarez. La molestia cuando anunciaron a Pékerman el 5 de enero del 2012 fue notoria. Además empezarían a salir a flote aspectos del pasado que González mantenía enterrado.

El ex árbitro Lorenzo López, en una entrevista a Caracol Radio, afirmó que Álvaro González le había confesado que él sabía quién había mandado matar al árbitro Álvaro Ortega en noviembre de 1989. López tuvo que salir del país por amenazas de muerte y vivió exiliado durante veinte años. En esa entrevista dijo que su trabajo y su vida pública se la había acabado Álvaro González Alzate. Otro ex árbitro, Daniel Wilson, lo denunció por haber creado mecanismos para sobornar árbitros. Fernando Rodríguez Mondragón, hijo de Gilberto Rodríguez Orejuela, capo del Cartel de Cali y dueño del América de la década de los ochenta mencionó a González como “la persona que facilitaba los nombres de los árbitros que pitarían en los partidos de los domingos”. Explicó que de esa manera “sabíamos si nos convenía y los hacíamos cambiar para el domingo. Nunca se utilizó la violencia… era solo plata”.

En Octubre del 2014 el entonces Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, le pidió al ICBF iniciar una investigación contra Alzate luego de que se conociera que equipos de fútbol femeninos juveniles de Tolima, Bogotá, Norte de Santander y Boyacá, tuvieron que hospedarse en moteles de Funza, Cundinamarca, en el marco de la fase clasificatoria del Campeonato Nacional Juvenil. Fue acusado de misógino por buena parte de la opinión pública colombiana. En ese momento salieron a relucir declaraciones homófobas contra el árbitro Oscar Julian Ruiz al que acusó de favorecer a árbitros menores para subirlos en el escalafón a cambio de favores sexuales. En ese punto dijo que el homosexualismo es una enfermedad.

En noviembre del 2014 el único que discutía la continuidad de Pékerman después del espectacular mundial de Colombia, era Álvaro González. El motivo de queja era la presencia en el vestuario de Pascual Lezcano, el esposo de una de las hijas del técnico argentino, quien era el representante de muchos jugadores de la selección y, según detractores de Pékerman, era quien ayudaba a hacer las convocatorias dándole preferencia a sus apoderados. Otro de los argumentos para pedir la descabezada de Pékerman era su sueldo, USD$2 millones anuales y su renuencia a hablar sobre lo que pasaba adentro de la selección.

El mundial de Rusia no fue tan malo para la selección. Quedará para la historia la victoria aplastante contra Polonia, cabeza de serie y el empate agónico de Yerry Mina contra los Ingleses. Pero ya Álvaro Gonzalez enfiló a todos los influeyentes de Fedefútbol para impedir la renovación de Pékerman, una noticia que podría hacerse oficial en cuestión de horas.

Publicidad
0
37030
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El poderoso dirigente, amigo del Bolillo, que le hace la vida imposible a Pékerman en la Selección

El poderoso dirigente, amigo del Bolillo, que le hace la vida imposible a Pékerman en la Selección

Las borracheras del pasado que borraron a Dayro Moreno de la Selección Colombia

Las borracheras del pasado que borraron a Dayro Moreno de la Selección Colombia

Los tropeles que dejaron a Teo fuera de la Selección

Los tropeles que dejaron a Teo fuera de la Selección

Nota Ciudadana
Sobre la situación de Pablo Armero en la Selección Colombia

Sobre la situación de Pablo Armero en la Selección Colombia