Para vivir sabroso en Colombia solo se necesita el bueñuelo y la Natilla

"Nos empezamos a distanciar por nuestras posturas políticas: armamos tremendas discusiones por el lenguaje incluyente, o la leche deslactosada en la natilla

Por: Mauricio Restrepo Posada
septiembre 25, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Para vivir sabroso en Colombia solo se necesita el bueñuelo y la Natilla

Hola, hermano. ¿Te acordás, amigo, de aquellos diciembres cuando nos reuníamos a gozar? Me acuerdo de cuando cantábamos hasta los que no sabíamos cantar, cuando dejábamos las tristezas en el armario, cuando nos abrazábamos y bailábamos.

Cuando comíamos hasta con poca hambre, cuando decíamos que el próximo año iba a ser mejor, cuando no conversábamos para poder escuchar la música y no permitir a la conciencia molestarnos con temas trascendentes, cuando la mente nos daba aunque sea un día para querernos.

En esos días no escuchábamos a Serrat ni a Pablus Gallinazus. Mejor La Murga de Panamá, El Año Viejo, La Mujer de José o El Testamento.

|Le puede interesar: Los pasos ancestrales de Everlides Contreras en la danza del bullerengue

El pesebre era una obra de arquitectura familiar y hasta los más ateos queríamos a los Reyes Magos y a la malvada mula, aunque fueran más grandes que las chozas, y a los gallos, gallinas, ovejas y vacas que terminaban encima de los techos.

Los juegos de luces, que terminaban dañados a finales de diciembre, el río hecho con papel de aluminio, el carro de pilas que mi hermanito menor insistía en parquear en el taller del carpintero José, el lago hecho con el espejo de mi hermana mayor, todo, todo, lo aceptábamos y justificábamos, porque sí.

En esas fechas no hablábamos de política, porque podíamos hablar de buñuelos, natilla, brevas, hojaldres y desamargado.

Las novenas y villancicos que cantábamos cada año, los mismos de siempre, nos parecían nuevos.

A la odiosa vecina del frente la veíamos más querida, y el vigilante de la cuadra terminaba siendo como un tío para todos.

Y disfrutábamos a morir con la ensalada rusa con jamón de cerdo que mi mamá cada año hacía en cantidad para la familia y para pasarle a los vecinos.

Considerábamos ese como el mejor y más moderno plato de la culinaria internacional. Cosas que solamente sucedían en diciembre.

No solo en diciembre, en cualquier época, empezamos a volvernos trascendentales, tristes, magros y aburridos, viejos quejosos a cualquier edad.

Nos empezamos a distanciar por nuestras posturas políticas, los veganos y carnívoros dejamos de hablarnos, armamos tremendas discusiones por el lenguaje incluyente, la leche deslactosada en la natilla y los edulcorantes artificiales en los dulces navideños.

Los unos a los otros nos empezamos a tildar de paracos o guerrillos, machistas o feministas; dejamos de oír música y nunca volvimos a bailar en las reuniones de familia o de amigos.

Qué mamera, nos empezamos a sentir y a comportarnos como el país, dejamos de querernos y empezamos a odiarnos.

No entendimos que personas como yo, que odio el tomate de árbol y los ollucos, podemos entendernos en otras cosas con sus adoradores.

No debes, hermano (me hablo a mí), seguir alejándote de los que, después de todo, puedes aún querer.

Las cosas que te hicieron feliz, recupéralas; las personas y cosas que ya odias, como el olluco, síguelas odiando; aléjate de las personas aburridas, te pueden deprimir; vuelve a bailar, vuelve a parrandear y divertirte y, no olvides, llegó la hora de vivir sabroso.

-.
0
100
El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

Los contratos del cuñado de Claudia López con la alcaldía de Bogotá

Los contratos del cuñado de Claudia López con la alcaldía de Bogotá

El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus