Panamá Papers, el rabo de paja de Darío Arizmendi

"¿Cuál fue la actitud del periodista de Caracol Radio ante esta noticia? Ninguna, solo silencio absoluto"

Por: Nelson Villarreal
mayo 12, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Panamá Papers, el rabo de paja de Darío Arizmendi

Dejé de escuchar Caracol Radio hace mucho tiempo, y la razón fue una sola: no soportaba más  la forma descarada y proselitista con la cual personas como Darío Arizmendi y Gustavo Gómez ejercen el derecho a la información de forma sesgada y defendiendo intereses de ciertos grupos económicos y personas de dudosa reputación, llamando dicha defensa “periodismo informativo o de opinión”.

Ahora, en el capítulo que nos ocupa, tenemos el sonado caso de  los Panamá Papers con el escándalo de infinidad de archivos en los cuales se vincula a miles de personas en todo el mundo con el delito de evasión de impuestos por poseer cuentas o sociedades en paraísos fiscales, y en muchos de los casos sin estar debidamente registradas en sus países de origen. En el caso colombiano, los implicados son 1.245 ciudadanos, que no necesariamente son culpables, claro está, que deben demostrar la legalidad de dichos negocios y dineros relacionados en esa investigación, es decir, si no logran justificar con documentación en mano la legalidad y declaración fiscal en nuestro país, seguramente se verán involucrados en un problema judicial de marca mayor.

Es en ese punto donde el cinismo y desvergüenza de Darío Arizmendi salen a relucir, pues hace apenas un mes cuando se reveló la primera parte de la investigación, éste como apoderado en uso de los micrófonos de la emisora donde dirige un noticiero matutino, se fue lanza en ristre contra el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, con quien ha sostenido una disputa sin tregua en las que el burgomaestre lleva las de perder, pues la audiencia de Arizmendi se enardece con cada burla y acusación que no han parado desde la administración Petro, y aprovechando que su concuñado  Carlos Gutiérrez aparecía referenciado en la sonada investigación, fustigaba a que el exmandatario saliera y se pronunciara al respecto, acusándolo de algo que ni siquiera la Fiscalía se atrevía a tipificar como delito y mucho menos tratándose de un tercero que no ha tenido absolutamente nada que ver con los negocios de su concuñado. Hay que decir también que no solo se quiso hacer énfasis en la noticia relacionándola con Gustavo Petro en esta emisora sino también en la mayoría de medios al servicio de los grandes grupos económicos del país, que a su vez son dueños de esos medios privados a su servicio.

No importó que los hijos del ex presidente Uribe estuvieran en la lista, no fue noticia que el hermano del expresidente Pastrana también estuviera relacionado con sociedades en Panamá o que el exalto comisionado para la paz Camilo Gómez también del periodo de gobierno de Andrés Pastrana estuviera salpicado. No, eso no importó, porque los medios se ensañaron contra el eslabón más débil de la cadena, alguien como Gustavo Petro sin influencia o el poder de los medios masivos de comunicación, esos mismos que hoy se hacen los de la vista gorda y no dan el despliegue a la noticia de la dudosa actuación de Darío Arizmendi.

Pero como lo recordó el exconcejal Yezid García, en sus refranes que expresan la tradición oral: “El que escupe para arriba, la saliva en la cara le cae”  y vemos como un mes después es el propio Arizmendi quien se ve involucrado hasta el tuétano en la investigación de los papeles de Panamá, donde se dio a conocer en una nueva entrega que él y sus hijas son dueños de una sociedad offshore a través de la cual se han movido dineros que hasta esta semana la opinión pública en Colombia desconocía.

¿Y cuál fue la actitud de Darío Arizmendi ante la noticia? Pues ninguna, silencio absoluto, primero al ocultar su rabo de paja enceguecido por su afán de exponer a Gustavo Petro ocultando que él en primera persona si está involucrado en el escándalo financiero de posible evasión fiscal más grande de la historia y luego con su comportamiento cínico al no referirse al tema cuando fue indagado al respecto, solo 24 horas después a través de su escudero Gustavo Gómez director del programa humorístico la Luciérnaga a quien le fue encomendada la tarea de replicar el pensamiento de su jefe tratando de justificar su actuación y el por qué de su silencio, lo cual finalmente dejó más dudas que certezas.

Le dejaré unas preguntas de periodista para la reflexión, señor Arizmendi: ¿El Grupo Prisa al cual pertenece Caracol Radio con su política rigurosa en la cual sus empleados tienen prohibidas las sociedades en empresas constituidas en paraísos fiscales conoce de sus negocios en Panamá? ¿Por qué así como fue incisivo en recabar en el caso del concuñado del exalcalde Gustavo Petro no fue claro también al mencionar que usted y su familia estaban directamente vinculados a ese tipo de sociedades de dudosa procedencia? ¿Por qué no salió en persona a dar su versión al respecto en entrevista pública como se lo exigió a Gustavo Petro aún cuando él no tenía nada que ver en los negocios de su concuñado? Y finalmente, ¿Presentará su renuncia a la emisora siguiendo el ejemplo del presidente del Grupo Prisa Juan Luis Cebrián quien reconoció su falta al participar de una sociedad offshore como la suya?

Se acercó a la candela y se está quemando lentamente señor "periodista".

@Nevil_22

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
84663

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Petro y la cultura ciudadana

Petro y la cultura ciudadana

La impactante valla de Uribe en Miami

La impactante valla de Uribe en Miami

Nota Ciudadana
Si la vieja guardia del periodismo se está retirando, ¿en manos de quién estamos quedando?

Si la vieja guardia del periodismo se está retirando, ¿en manos de quién estamos quedando?

Nota Ciudadana
¡Uribe tiene razón! Y las FARC quieren el poder

¡Uribe tiene razón! Y las FARC quieren el poder