Opinión

Padre, quiero hablar con usted: descuidé mi familia

Pensé que todo se arreglaba con dinero y ahora uno de mis hijos está en las drogas, la hija me responsabiliza de todo, y mi esposa quiere divorciarse

Por:
noviembre 01, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Padre, quiero hablar con usted: descuidé mi familia
Dígame qué hago padre Ramón, realmente por mi familia hago lo que sea. Foto: Pixabay

Padre Ramón, no se qué hacer estoy desesperado. Me he partido la espalda para darle lo mejor a mi mujer y a mis hijos, aparentemente no les faltaba nada y los estoy perdiendo.

¿A qué se refiere, con que ¨aparentemente no les faltaba nada”?

Padre porque literalmente no les faltaba nada material, tenemos una estupenda casa, finca, apartamento en Cartagena, los muchachos en los mejores colegios y universidades. ¿Qué más quiere una mujer y unos hijos?

Tal vez cariño, presencia en el hogar, cercanía y acompañamiento a los muchachos… tantas cosas que el dinero no reemplaza.

Si ese fue mi error, pensar que todo se arreglaba con dinero y ahora estoy desesperado, uno de mis hijos esta atrapado en las drogas, la otra hija me odia y me responsabiliza de todos los males y lo más doloroso es que mi esposa quiere divorciarse de mí.

En un momento de crisis tan fuerte, hay que volver a Dios de corazón, la familia que ora, va a misa, reza el rosario supera cualquier dificultad.

Padre yo por andar buscando plata y comodidades me olvidé de Dios y nunca le infundí a mis hijos el amor a Dios, ni a la Iglesia, los fines de semana si estaba en la casa salíamos a la finca o cada uno hacia su mundo aparte.

Bueno, nunca es tarde para volver a Dios, lo que le está pasando a usted y a su familia, les sucede a muchos hogares hoy en día que decidieron únicamente buscar la estabilidad material, pensando que así todo sería mejor, pero cayeron en el engaño del mundo: muchos bienes y miserables e infelices. Pero aún hay solución a esta situación, confíe en Dios.

Dígame qué hago padre Ramón, realmente por mi familia hago lo que sea.

De verdad, lo primero y más importante es que usted que es la cabeza de este hogar y ha reconocido su error, se arrepienta de corazón y vuelva sinceramente al Señor. Si aunque sea uno de la familia vuelve al Señor, hay esperanza de salvar este hogar. Segundo, hay que reconquistar a su mujer.

Ay padre, si la conociera eso es difícil, vaya uno a saber si de pronto tiene una aventura con alguien y ya me dejó de amar.

No diga eso, hay que recuperar el amor y hay que buscar los medios para reencontrarse primero como amigos, recordando los sueños e ideales que con ilusión se propusieron al casarse. La Iglesia tiene una serie de experiencias de pareja muy útiles en este caso, para que ustedes en un fin de semana se reencuentren, recuperen el amor y unidos luchen por atender a sus hijos, haciendo la familia que Dios quiere.

Y mis hijos, padre, qué hago con ellos, no sabe usted el dolor que tengo al saber que mi muchacho está en las drogas, él nos hecha la culpa a nosotros. Eso sin contarle de las lágrimas que he derramado al escuchar a mi hija decirme que me odia.

Dios aprecia su dolor y arrepentimiento y no va a dejarlo solo en esta nueva empresa de unir a su familia. Ahora, así como puso todo el empeño creativo e innovador para sacar adelante sus negocios. También emplee toda la astucia, inteligencia y creatividad, ya no con bienes materiales, sino con humildad y amor de padre para acercarse a los suyos y reunirlos de nuevo. Dios y la Virgen lo van ayudar.

Ore por mí padre y por mi familia.

Con gusto ¡Bendiciones!

 

 

-.
0
301
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Padre, quiero hablar con usted: ¡a vender!

Padre, quiero hablar con usted: ¡a vender!

Padre, quiero hablar con usted: ¡tocó vigilar!

Padre, quiero hablar con usted: ¡tocó vigilar!

Padre, quiero hablar con usted: ¿y si se acaba el mundo?

Padre, quiero hablar con usted: ¿y si se acaba el mundo?

Padre, quiero hablar con usted: ¡campesino y pobre!

Padre, quiero hablar con usted: ¡campesino y pobre!

Padre, quiero hablar con usted: soy ladrón

Padre, quiero hablar con usted: soy ladrón

Padre, quiero hablar con usted: soy gay

Padre, quiero hablar con usted: soy gay

Padre, quiero hablar con usted: usted también es indio

Padre, quiero hablar con usted: usted también es indio

Padre, quiero hablar con usted: no tengo pecado

Padre, quiero hablar con usted: no tengo pecado