Carlos Suarez, el general que destapó los falsos positivos y terminó descabezado

Un informe que le entregó a Uribe, al Ministro Santos y el Comandante Fredy Padilla, después de visitar las guarniciones destapó el pecado mayor de las FFMM

Por:
mayo 18, 2022
Carlos Suarez, el general que destapó los falsos positivos y terminó descabezado

Hace poco estuve en una reunión con Tenientes del ejército. Un entusiasta de las Fuerzas Armadas que nos acompañaba al grupo les dijo “ustedes son los verdaderos héroes de la patria”. Uno de ellos negó avergonzado con la cabeza: “No, si existe un héroes es mi general Carlos Suarez”. Basta con recordar un poco la historia para recordar su valentía. El general que destapó los falsos positivos.

En junio del 2008  Carlos Suarez era el auditor del ejército. Ese día llegó con su cartapacio de documentos a presentar el informe que le había sido encargado, el más delicado de su carrera militar. Allí, en la Casa de Nariño, lo esperaban el Presidente Uribe, el ministro de Defensa Juan Manuel Santos y el Comandante general Freddy Padilla León. El informe era producto de un recorrido por los distintos cuarteles a lo largo y ancho del territorio, muchos de ellos ubicados en zonas de conflicto donde habían padecido el ascenso de las Farc en los gobiernos de Ernesto Samper y Andrés Pastrana —a pesar de haber iniciado un proceso de paz con esta guerrilla— y luego la férrea confrontación con la Seguridad Democrática de Álvaro Uribe que ejerció a fondo su rol de comandante en jefe de las Fuerzas Militares como lo determina la Constitución. Uribe no delegaba esta responsabilidad y su comunicación con los cuarteles llegaba hasta la base de la cadena de mando.

A comienzos del 2008, en el segundo año del segundo periodo de Uribe, empezaron a reportarse una cadena de muertes, que se presentaban como “bajas en combate”, en los municipios de Soacha, vecino de Bogotá, y Ocaña en Norte de Santander. El Ejército dio un parte de 19 guerrilleros caídos en enfrentamientos, al tiempo que mujeres comenzaron a presentar denuncias sobre desapariciones de jóvenes, vecinos, hijos de conocidos en ambas zonas. El cuadro resultaba extraño pero llamaba especialmente la atención que en los levantamientos de los cadáveres, los presuntos insurgentes tenían heridas que revelaban tiros de gracia, como si se tratara de ejecuciones y no muertos en combate. Los indicios llevaron al comandante del Ejército, a tomar medidas para esclarecer los hechos.

El escogido para liderar la investigación fue el general Carlos Arturo Suárez quien venía de lucirse en la conducción de la Operación Jaque que terminó con el rescate de Ingrid Betancourt, los tres norteamericanos y varios miembros del Ejército colombiano. A pesar de su éxito, el general Suarez le  cedió el protagonismo al comandante Freddy Padilla de León y al MinDefensa Juan Manuel Santos.

El comandante general Freddy Padilla de León, encargó al General Carlos Suárez, de visitar las guarniciones 

Inició su nueva tarea con la responsabilidad que lo caracterizaba. Se aplicó a fondo. Cuando llegaba a las guarniciones militares, los oficiales señalado trataban de apaciguarlo con atenciones de la misma manera como habían manejado auditorías e investigaciones en el pasado. Con Suárez se equivocaban;  estaba hecho de otra pasta. Consideraba que nadie debía temer una inspección mientras se obrara con rectitud, convencido de que en la guerra solo eran posibles tres escenarios situaciones: los combates, los errores y los crímenes.

Un paisa nacido en Sonsón Antioquia, le entregó al Ejército más de la mitad de sus 64 años de vida. Formado en una familia católica de doce hijos, su profunda fe religiosa lo ha guiado en las duras y las maduras. Cuando estuvo en las décadas más terribles del conflicto en los 80 y 90 en las llamadas zonas rojas en el Magdalena Medio o Urabá, Carlos Suarez nunca se desesperó por conseguir resultados fáciles sino por hacer su tarea de combate pero sin descuidar el bienestar de la comunidad.

Como comandante, aunque lo apreciaban dentro de la tropa, su voluntad de no caer en el sectarismo castrense le trajo enemigos. A un sector de los militares le incomodaba su mente abierta, su capacidad de entender al otro así estuviera en la otra orilla. En San Juan de Sumapaz, por ejemplo, se presentó con Mario Upegui, un veterano militante del Partido Comunista, a una reunión en donde los pobladores de esa cuna de resistencia de luchadores de izquierda pudieron expresarle libremente a los militares los vejámenes que sufrían por parte de la fuerza pública. Los uniformados se ofendieron cuando escucharon que el alcalde de esa localidad los saludó con un “Buenos días, camaradas” y llegaron a indignarse cuando vieron al comandante militar responder el saludo con una sonrisa, fiel a su creencia en que ninguna posición extrema sirve en un país en conflicto. Ese es Carlos Arturo Suárez.

No sería distinto a la hora de revelar  la realidad que encontró después de muchas entrevistas a comandantes de guarniciones y de leer bitácoras de guerra.

Los operativos de Suárez eran silenciosos, efectivos y económicos: casi nunca se gastaba una bala. En el 2004, el Ejército planeaba adentrarse en lo más profundo de la selva del Caguán para sacar de allí a Anayibe Rojas Valderrama, alias Sonia, una de las guerrilleras más reconocidas de las Farc. Mientras los otros oficiales determinaban con qué tipo de bombas podrían acosar el campamento, Suárez, como comandante de la Brigada contra el narcotráfico, expuso un plan en donde se garantizaría que no se dispararía una sola arma y que ninguno de los soldados saldría herido. Después de una larga disputa con los oficiales, su plan se impuso. La exitosa misión duró cinco horas y fue llevada con pulso de cirujano por el comandante.

Pero el Informe que tenía entre manos era de otro tenor. Se metía nada menos que con el corazón de la operación en terreno y ponía en entredicho el accionar en el campo de batalla. Comprometía además una línea de mando en donde estaban muchos de sus compañeros de carrera. Sin embargo, no le tembló el pulso. Frente al Presidente Uribe, el ministro de Defensa Juan Manuel Santos y el comandante de las Fuerzas Militares Fredy Padilla de León presentaron las 70 páginas de su documento elaborado con precisión y equilibro.

Estaba claro: ninguno de los 19 cadáveres identificados como  guerrilleros tenían antecedentes penales e incluso uno de ellos, Fair Leonardo Porras, era un muchacho con una discapacidad mental. En el afán por obtener resultados, varios comandantes del Ejército habían aprobado la ejecución de estos jóvenes inocentes para después hacerlos pasar por guerrilleros de las Farc.

Fair Leonardo Porras nunca habia salido de Soacha y su cadáver apareció en 2007 en Ocaña, presentado como guerrillero. Se convirtió el caso emblemático de los Falsos Positivos

El resultado fue tan contundente que el 29 de octubre de 2008 a los pocos días de haber recibido el informe, el propio Presidente Uribe ordenó la baja de 27 oficiales del Ejército. Había nacido el concepto de los “Falsos Positivos” que equivalía en el lenguaje militar a ejecuciones extrajudiciales. El Informe Suárez constituía la pieza más complicada para cuestionar el comportamiento en el campo de batalla. Abría un camino que después derivó en conclusiones más dramáticas como que no se trataba de una práctica marginal sino que se había generalizado en muchos batallones y los muertos inocentes eran demasiados. Más de 3000 uniformados han sido detenidos de los cuales 850 han sido condenados.

Aquello que parecía un gran logro se convirtió en una pesadilla para el General. Los oficiales se mofaban de él y lo tildaban de idiota útil de la guerrilla, bautizándolo como El general Machaca. Un sector del alto mando del Ejército empezó a presionar, en el 2009, para que lo nombraran como agregado militar en Chile. El Departamento de Estado  reversó la decisión porque consideraba un obstáculo para las investigaciones que estaba adelantando el Ejército. Al gobierno Uribe no le quedó otro camino que nombrarlo inspector de las Fuerzas Militares.

El Informe Suárez es la investigación con más implicaciones para las Fuerzas Militares, una pieza definitiva para el esclarecimiento del conflicto en Colombia pero el costo para el general fue alto: significó el principio del fin de su carrera militar. La presión fue tal que u n año después de haberlo entregado, Carlos Arturo Suárez se fue pidió la baja contra su voluntad. Pasa los días en una pequeña finca en Facatativa, con la tranquilidad de haber tenido la razón. Con un único reconocimiento: el de su conciencia.

-.
0
17800
El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus