‘Ordóñese de la risa’, ahora pastor evangélico en una iglesia en Miami

Con sus maratónicos programas de 80 horas seguidos se llevó 10 records Guiness y ha cautivado a 500 mil feligreses detrás de sus sermones

Por:
febrero 17, 2018
‘Ordóñese de la risa’, ahora pastor evangélico en una iglesia en Miami

Hace unos años decidió hacer la cuenta de cuántos chistes podrían haber en su repertorio, y aunque no terminó la tarea, José Ordóñez dijo que tenía más de 20.000 numerados. Desde hace diez años vive en Miami con su esposa Yasmith y hace 20 es pastor de la iglesia cristiana Sobre la Roca, ayudando a los matrimonios para no divorciarse, pues él, además, es el mismo que casa las parejas.

El humorista santadereano José Ordóñez arrancó su carrera contando chistes en ‘Sabados Felices’. En 1987 comenzó como un invitado sin reconocimiento y en un año ya se había ganado un carro y llegado al programa especial de fin de año, en donde participaban los mejores 15 comediantes. Ahí empezó su ascenso meteórico y se dio cuenta que podía vivir de eso.

El carro que se ganó se lo robaron y la plata que consiguió se la gasto en trago. Volvió a empezar de cero y un 28 de diciembre de 1993 rompió su primer récord mundial de 24 horas. Ese fue el último evento en el que la gente se paralizó frente a la radio y durante todo un fin de semana lo escuchó incansablemente mientras se emborrachaban por las fiestas de fin de año. Ordóñez perdió tres kilos en esas 24 horas, pero catapultó su carrera y su programa estrella, ‘Ordóñese de la risa’ se impuso en el rating nacional. En Uruguay hizo otro show de 26 horas, y en 1994 otro de 36 horas de chistes. “Tengo diez récords mundiales, el último fue de 86 horas de chistes sin parar, en 2014”.

Hincha fiel del Atlético Bucaramanga, su imagen vestido con la camiseta del equipo santandereano se vio en todas las pantallas de las casas colombianas. En los años de ‘Ordóñese de la Risa’ compró cachuchas, camisetas y una bandera gigante a un club de fans del programa para que animaran los partidos. También creó la sección de los santandereanos, donde hacía una apología a la cultura de la región y a su pasión por el fútbol.

Sin embargo, Ordóñez no había podido dejar a un lado las rumbas eternas que hacía en su casa en Bogotá. Los excesos se hicieron más frecuentes y Yasmith, cansada de luchar por el hogar, decidió separarse y trasladarse a Bucaramanga. Él viajaba con frecuencia a visitar a sus hijos y hasta arrendó una casa en el mismo conjunto donde vivían para estar cerca de su familia. Reconquistar a Yasmith duró cinco meses. Volvieron cuando Ordóñez le prometió ante Dios que iba a cambiar.

Comenzó a predicar en los buses y se unió a la iglesia cristiana Sobre la Roca. Sacó de su repertorio los chistes verdes y vulgares y en un principio los mismos pastores de la iglesia le pedían no predicar con rutinas de humor. Sin embargo, la estrategia le funcionó y poco a poco fue ganando adeptos. Hoy cuenta con más de 500.000 feligreses que se rien de sus chistes mientras escuchan su sermón. Hace cuatro años decidió mudarse a Miami, pero se le ve en Colombia constantemente.

José Ordóñez dejó el colegio cuando estaba en octavo grado. Hoy es uno de los humoristas más recordados en el país y su exitosa carrera lo tiene viviendo tranquilamente con su esposa en los Estados Unidos, en donde hoy también casa parejas cristianas mientras le saca una sonrisa a las personas que lo siguen en la iglesia.

 

-Publicidad-
0
9917
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus