#OperacionRetorno La iniciativa digital en cuarentena para devolver varados a sus países de origen

Un periodista colombiano aprovecha el tiempo del encerramiento para hacer, a través de las redes sociales, contactos que visibilicen a miles de personas que quedaron atrapadas por cuenta del cierre de las fronteras aéreas producto del Covid-19 .

Por:
marzo 30, 2020
#OperacionRetorno La iniciativa digital en cuarentena para devolver varados a sus países de origen
Un llamado de auxilio de un amigo en Barranquilla para que le ayudara a visibilizar la historia de una familia mejicana a la que desembarcaron del crucero Costa Luminosa y abandonaron en un hotel de Roma, en el epicentro de la pandemia, fue el inicio de una cruzada de Oscar Ritoré que ya lleva miles de personas flotando desde el fondo del olvido para que su situación no se convierta en paisaje .
Ritoré desarrolló una fórmula para que, a través de las tecnologías digitales, Guillermo De Alba y Norma Sánchez contaran su historia y alertaran a medios y diplomáticos mexicanos del suplicio que diez de ellos están experimentando sin que lo supieran muchos en su país.

La iniciativa digital activó a muchas personas en México y desde allí los medios iniciaron una campaña para devolverlos al D.F. que está cerca de producir el resultado de un vuelo humanitario .

El súbito cierre de las operaciones aéreas internacionales retuvo, sin desearlo, a muchos en países lejanos a los suyos y los separó de sus familias, quedando varados “Y a merced de las embajadas que en muchos casos poco o nada pueden hacer por sus nacionales porque nadie, absolutamente nadie en el mundo estaba preparado para esta crisis” dice Ritoré al explicar su iniciativa digital .

Las horas de encierro por cuenta de la cuarentena lo convocó a montar un centro de operaciones digitales armado con un móvil, una tablet y una red de wifi potente a través de las cuales hace los contactos para visibilizar estas situaciones .

Una vez está producida la pieza digital y apoyado por un ejercicio de propagación que adelanta remotamente con el equipo de trabajo de su compañía en Bogotá y Barranquilla, Ritoré Comunica, etiqueta los medios de los países de los afectados y “dispara” las historias a esos periodistas que en muchos casos las reproducen e incluso se ponen en contacto para hacerlas visibles ellos mismos .

Eso fue lo que sucedió con esta familia de mejicanos, los de Alba que buscan retornar cuanto antes a su país pidiendo auxilio desde esta red social al gobierno de Antonio Manuel López Obrador, antes de que a sus miembros mayores, hipertensos y afectados por el azúcar alta los ataque el Coronavirus y terminen en los colapsados hospitales italianos .
“Pretendo simplemente ser el detonador en estas soluciones en la crisis, es tanto el volumen de temas sobre la pandemia que cada minuto se produce en el mundo que los medios pierden la capacidad de asombro y reacción y para ello hacemos, con mi equipo digital, este ejercicio de visibilidad solidaria”.
La idea va creciendo como crece el número de afectados visibles que se quedaron sin dinero, sin familia y sin apoyo en sitios impensables y que requieren regresar a casa antes que se cierren definitivamente las fronteras y sea prácticamente imposible retornarlos, como dice Ritoré “sanos y salvos”.

-.
0
17100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El revés de Claudia López con la aplicación 'Bogotá cuidadora'

El revés de Claudia López con la aplicación 'Bogotá cuidadora'

¿El coronavirus podría reactivar las relaciones entre Duque y Maduro?

¿El coronavirus podría reactivar las relaciones entre Duque y Maduro?

Nota Ciudadana
Mientras a los presos de la modelo los matan, Arias está aislado y protegido del Coronavirus

Mientras a los presos de la modelo los matan, Arias está aislado y protegido del Coronavirus

La sinverguenzura de los cartageneros: 600 fiestas clandestinas en una ciudad llena de virus

La sinverguenzura de los cartageneros: 600 fiestas clandestinas en una ciudad llena de virus