Operación tortuga: la obsesión de Franco Ospina por limpiar de plástico el Caribe

Dio la vuelta al mundo a vela y ahora, con el velero Tortuga, lidera la cruzada para sacar del mar y las playas 4 toneladas semanales de basura plástica

Por:
febrero 20, 2021
Operación tortuga: la obsesión de Franco Ospina por limpiar de plástico el Caribe

Recogiendo redes de pesca a la deriva y limpiando playas remotas, el velero Tortuga del capitán Franco Ospina se prepara para cumplir su más urgente misión: darle respiro al planeta recogiendo todo el plástico que lo ahoga. Su foco de acción: el Caribe Colombiano.

El capitán Franco Ospina le ha dedicado su vida al mar, a descubrirlo, a recorrerlo y a respetarlo. Desde Santa Marta, donde vive, organiza la operación Tortuga que incluye largas jornadas de recorridos con su tripulación de buzos, muchos de ellos nativos, incluidos indígenas wayuu y jóvenes de la región.

Su objetivo es rescatar cuatro toneladas semanales de basura y sacarlas del mar. Pretenden liberar no solo las aguas, sino también la fauna, porque si algo puede resultar letal en el fondo del mar es el plástico y su consumo por parte de tortugas y peces. El proyecto, además de salvar la vida marina, pretende despertar conciencia e inspirar a que las personas no tiren los desechos al mar o a los ríos y disminuir la contaminación de las playas.

El trabajo más exigente es sacar el micro plástico de los lugares a donde llegan las corrientes de los ríos: las personas convierten las riberas en basureros de elementos cotidianos, y al final, todo termina en el mar. “En el parque Tayrona tenemos un par de bahías que recogen plástico. Todo el plástico que viene de la corriente de Panamá, que viene subiendo por la costa norte colombiana, se reúne ahí” explicó el capitán Franco Ospina. A este tipo de playas no hay acceso por otra vía que no sea marítima y por esto la importancia de veleros como el Tortuga que permiten su aproximación por agua.

El plástico que recojan será entregado a las grandes plantas de reciclaje que existen en el país para transformarlo y volverlo útil. Esto puede terminar convertido en elementos de infraestructura social como bancas para parques, rampas para acceso de sillas de ruedas, o juegos de niños.

Los seres humanos consumen al año, sin saberlo, más o menos la cantidad de plástico de la que está hecha una tarjeta de crédito. El plástico que se tira al mar se descompone en pequeñas partículas, ese “polvito” es del mismo tamaño que el plancton, el microorganismo inicial de la cadena alimenticia en el océano y las pequeñas especies marítimas lo ingieren como alimento, lo que termina llegando a algunos peces de consumo. Al final, los humanos terminan comiendo el pez y de paso, el plástico.

CAPITAN-FRANCO

El problema no son solamente los océanos, dos de los afluentes más importantes de Colombia, el Amazonas y el Magdalena, están entre los veinte ríos más contaminados de plástico del planeta. La tarea es grande.

La Operación Tortuga tiene planeado partir en el mes de abril. Cuenta con el apoyo logístico de Conservación Internacional, la Gobernación del Magdalena y el Museo de los Ángeles, pero aún falta completar el esfuerzo con el compromiso de las compañías que producen en masa este tipo de desechos. Franco y su tripulación esperan que los productores de plástico puedan apoyar la recolección de lo que ellos mismos producen.

-.
0
8200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Lo que los millennials no lograron, Greta Thunberg y sus fans sí

Lo que los millennials no lograron, Greta Thunberg y sus fans sí