Opinión

Operación avispa, para el más avispado

Nada raro sería que de los 43 eventuales candidatos muchos insistan hasta el final, y terminemos, como en Perú, en una operación avispa donde gane el más avispado

Por:
julio 27, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Operación avispa, para el más avispado
¿A quién le convendría una operación avispa de candidaturas a la primera vuelta, de modo que pasaran a la segunda dos con menos del 20 % de los votos?

A la primera vuelta de las elecciones presidenciales del Perú, donde el voto es obligatorio, se presentaron 18 candidatos, de otros tantos partidos. A la segunda vuelta pasaron Pedro Castillo del partido Perú Libre, marxista-leninista, con el 19 % de los votos; y Keiko Fujimori del partido Fuerza Popular, de derecha, con el 13.4 %. Solo dos candidatos más estuvieron por encima del 10 % de la votación. O sea, la atomización completa del electorado que llevó a que la presidencia se decidiera entre dos figuras minoritarias. Entre la espada y la pared, la opinión pública se dividió exactamente en dos partes iguales, lo cual fue un tanto insólito dadas las frágiles bases electorales de ambos candidatos, y un profesor de primaria, con carisma pero sin ninguna preparación, ni siquiera para ser rector de su colegio, es ahora el nuevo presidente del Perú. Una exitosa operación avispa.

¿Puede suceder eso en Colombia? Hoy hay once candidatos inscritos en la Registraduría, por movimientos significativos de ciudadanos para recoger firmas que les permitan habilitar su candidatura, y una rápida contabilidad de los eventuales candidatos suma 43. Algunos son microempresas personales, otros precandidatos de sus partidos o coaliciones, otros candidatos al Congreso en trance de promoción, y hay para todos los gustos. Por más que se reduzca la lista a los llamados elegibles, el número es superior a los tres con que sueñan quienes analizan la política como si fuera una rama de la geometría:  izquierda, centro y derecha.

¿A quién le convendría en Colombia que hubiera una operación avispa de candidaturas presidenciales a la primera vuelta, de modo que pasaran a la segunda dos con menos del 20 % de los votos? A todos los elegibles, porque hoy nadie anda muy por encima de ese porcentaje en intención de voto, de modo que entre más candidatos haya más probable es que los dos finalistas no necesiten un gran apoyo popular. Si las elecciones fueran mañana, según las últimas mediciones de las encuestas, pasarían a la segunda vuelta Gustavo Petro, con alrededor del 20 % y Sergio Fajardo, con menos del 10 %, como en el Perú.

 ________________________________________________________________________

Una coalición medianamente fuerte, con un candidato atractivo puede pasar a la segunda vuelta siempre y cuando haya más de tres candidatos, o cuatro, o cinco, como parecería hasta ahora

________________________________________________________________________________

 Así que el resultado de las elecciones del Perú es una bomba de profundidad para las coaliciones políticas que se están formando en Colombia y una voz de aliento para quienes no están interesados en participar en ellas, que son varios. Aunque, como sucede en política, el argumento contrario también en válido: una coalición medianamente fuerte, con un candidato atractivo puede pasar a la segunda vuelta siempre y cuando haya más de tres candidatos, o cuatro, o cinco, como parecería hasta ahora.

¿Quiénes serían los candidatos viables a la Presidencia de Colombia? Gustavo Petro, por supuesto, primero hoy en intención de voto con algo más del 20%, cabeza del Pacto Histórico, que recoge la casi totalidad de la izquierda y tendrá una consulta coincidente con las elecciones legislativas, de donde sin duda saldrá elegido él y un grupo numeroso de parlamentarios.

El candidato que en las elecciones legislativas seleccione la Coalición de la Esperanza, que recoge buena parte del centro político, aunque candidatos como Enrique Peñalosa o Alejandro Gaviria podrían morder ese electorado. Encuestas hechas para determinar intenciones internas de voto en partidos y coaliciones, indican que Sergio Fajardo tiene de lejos en ese grupo la mayor intención de voto, secundado por Juan Manuel Galán. Ambos harían una buena fórmula presidencial si se impone la idea de que el segundo en votación en su consulta debe ser candidato a la vicepresidencia. Contra eso conspira la moda de que la fórmula debe ser una mujer, lo cual no ha sucedido con éxito desde que se estableció la vicepresidencia, exceptuando el gobierno de Iván Duque, pero por un puesto ganado a pulso, con votos, por Marta Lucía Ramírez, como debería ser.  Todos esos gobiernos con numerosas representaciones femeninas en el gabinete, con diversa fortuna.

Y queda la vasta y poderosa clase política de derecha, amparada en el poder. Analizar lo que allí sucede requería un volumen, pero puede resumirse diciendo que cada uno de los partidos agrupados y protegidos en la coalición de gobierno espera tener un candidato. La pelea por una candidatura única será de alquilar balcón, pues el supuesto de que el Centro Democrático lleva allí la batuta ya no es válido. ¿Óscar Iván Zuluaga, Germán Vargas, Federico Gutiérrez? Esa eventual unión será el testamento político de Álvaro Uribe a quien impopular y tal, no hay que menospreciar. Pero, es muy probable que al final la derecha tenga más de un candidato.

Los demás son flor de un día, porque si hay algo que ya no es posible improvisar es una candidatura presidencial, que hay que trabajar en la calle y con la gente. Aunque nada de raro sería que hubiera quienes insistan hasta el final, para que terminemos, como en el Perú, en una operación avispa donde gane el más avispado.

-.
0
2500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La letra con plata entra

La letra con plata entra

El centro político es voluble, pero elige

El centro político es voluble, pero elige

Un candidato prefabricado

Un candidato prefabricado

Venezuela: cayéndonos encima

Venezuela: cayéndonos encima

La educación es la muralla

La educación es la muralla

A las malas no

A las malas no

Si no es Fajardo, ¿quién?

Si no es Fajardo, ¿quién?

Petro golpea primero

Petro golpea primero