Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Nunca subestimar el odio

El odio, el racismo y el antisemitismo están vivos y dispuestos a reclamar un lugar en la agenda política de nuestro tiempo

Por:
Agosto 27, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Nunca subestimar el odio
El triunfo y la presidencia de Donald Trump ha servido para “normalizar” y alentar la presencia de la política del odio en el escenario americano

Si no fuera porque el espectáculo terminó en violencia y muerte, la  escena podría ser parte de una película de Fellini o de una opera bufa.  Un grupo de hombres blancos, entre los 20 y 50 años de edad, bien vestidos (con ropa hecha en China) y bien presentados, marchando en la noche por la Universidad de Virginia con antorchas (polinesias), gritando “Heil Hitler”, “Tierra y Sangre” y  denunciando el “genocidio blanco” que se desarrolla actualmente en Estados Unidos.

Los marchantes, pertenecientes a grupos como los neonazis, el Ku Kux Klan, el Partido Obrero Tradicionalista  y los Supremacistas Blancos (grupos hoy reunidos bajo el concepto de Derecha Alternativa) venían de diferentes poblaciones del sur y centro de EE.UU. a esta pequeña ciudad de estudiantes para enviar un mensaje a todo el país y al mundo.  El odio, el racismo y el antisemitismo están vivos y dispuestos a reclamar un lugar en la agenda política de nuestro tiempo.

Aunque este tipo de manifestaciones  se realizan, de una u otra forma, desde el siglo XIX bajo la protección constitucional del derecho a la libertad de expresión (Primera Enmienda), en los últimos años, y  especialmente en este 2017, se han vuelto más regulares, violentas y numerosas.  Las causas  son diversas y complejas, pero se pueden destacar algunas por su impacto real.  En primer lugar, estos grupos han hecho bien la tarea de trasladar la movilización y el trabajo político de la reunión presencial, la plaza y la calle, a las redes sociales.  Tal como lo hacen los yihadistas, la extrema derecha americana ha logrado reclutar y movilizar muchos adeptos en las omnipresentes y poco controlables redes.  En segundo lugar, hay que mencionar el hecho de que en los últimos años el debate sobre los símbolos y personajes de la Guerra Civil (1861-1865), y su papel en la Norteamérica del siglo XXI, ya no se circunscribe a los círculos académicos  y ocupa un lugar en los espacios de decisión política.  Algunos gobernadores, alcaldes y Concejos han ordenado la remoción, de las calles y plazas, de la bandera confederada y de las estatuas de los líderes políticos y militares del Sur, a lo cual han reaccionado diferentes personas y grupos. Recuerden ustedes que el punto central de esa violenta guerra fue la esclavitud y por ende la memoria de la misma, así como sus protagonistas, todavía tienen efectos en el país y su gente.  Los extremistas han aprovechado la indignación que suscita en algunos la desaparición de los símbolos para ampliar su círculo y alcance.  Finalmente, y no menos importante, la campaña, el triunfo y la presidencia de Donald Trump ha servido para “normalizar” y alentar la presencia de la política del odio en el escenario americano.

 

 

Estos grupos han hecho bien la tarea
de trasladar la movilización y el trabajo político
de la reunión presencial, la plaza y la calle, a las redes sociales

 

Desde su campaña, el ahora presidente ha demostrado, cuando menos, su incapacidad (moral?) para condenar de manera inequívoca los sustentos, las búsquedas y los métodos de la extrema derecha americana.  En su mente, -clichesuda, ignorantona y pragmática, la violencia de Charlottesville fue el resultado de dos males reprochables y condenables por igual: la esvástica y sus campos de concentración, la reivindicación de la esclavitud y la discriminación vs. el llamado al respeto y el pluralismo.  Ambos responsables de la violencia y del odio, según Donald.

 

 

Ahí tienen al de la cachucha roja y el pelo naranja
afirmando cada semana que va a drenar el pantano político
para hacer a América Grande.

 

 

En su obra maestra Los Orígenes del Totalitarismo, la filósofa Hannah Arendt identificó y conceptualizó acerca de varios aspectos y situaciones que permitieron la llegada al poder del nazismo y el estalinismo.  Entre ellos figuran la crisis del sistema partidista y la consolidación de los movimientos basados en identidades y movidos por emociones.  En segundo lugar, y como insumo del primero, la alienación y el aislamiento creciente de los individuos que detona una búsqueda de estructuras y discursos que le permitan vincularse e identificarse con un grupo, cualquiera que este sea.  Por último, una degradación del concepto de verdad (nada es verdad) y un desconocimiento descarado de los hechos que da paso a la construcción y propagación de narrativas consistentes, simples y sin fracturas ni dobleces.  Ahí tienen al de la cachucha roja y el pelo naranja afirmando cada semana que va a drenar el pantano político para hacer a América Grande.

“Al principio el fascismo parecía un chiste, hasta que dejó de serlo” titulaba un artículo The Economist hace algunos días.  Un mundo en el que un carro y un cuchillo se convierten en armas para masacrar indiscriminadamente.  Un mundo en donde hay acceso ilimitado a información sin filtros proveniente de las más variadas fuentes.  Un mundo donde se cuestiona profundamente, y con razón, las instituciones de poder. Un mundo, finalmente, en el que comparten territorio razas, religiones y culturas como nunca antes se había visto, es un mundo en el que no se puede permitir la “normalización” de los discursos y las ideologías del odio, la superioridad racial  y la discriminación.  Nunca subestimar el odio.

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
704
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Santiago Londoño Uribe

Ni cambiaron, ni los cambiamos. (Apertura, participación y reforma)

Ni cambiaron, ni los cambiamos. (Apertura, participación y reforma)

Intentamos hoy crear un país diferente, en medio de la crisis de los partidos y una clase política sin legitimidad, sin ningún afán de reforma o de abrir espacio a nuevas fuerzas
¡Ojo con lo que queremos!

¡Ojo con lo que queremos!

Hay quienes esperaban la desaparición y el delito del Paisa para sacar pecho (¡Si vio!) y quienes desean profundizar una crisis económica para cobrar en las urnas. Alerta con ellos
De Popeye a Santrich

De Popeye a Santrich

El “Popeye Arrepentido” y las diatribas radiales de Santrich incomodan e indignan; el principio democrático es asegurarse que lo ocurrido jamás se repita
Contra el dolor

Contra el dolor

La industria farmacéutica sabe del inmenso potencial comercial que se esconde detrás de nuestro deseo de eliminar el dolor, y nos proporciona algunas drogas capaces de anularlo, pero tremendamente adictivas
Subordinación y cultura del macho

Subordinación y cultura del macho

El difundido acoso sexual del magnate de Hollywood y miles de denuncias en Colombia son testimonio de un grave y complejo problema que no se soluciona solo con leyes y penas
Madrazo Mundial

Madrazo Mundial

Con el pitazo final en Lima, el país soltó un madrazo desafiante, orgulloso, agradecido y cansado. Falcao y James habían logrado superar retos monumentales dentro y fuera de la cancha
Un conejo incomible

Un conejo incomible

Con elecciones encima, algunos quieren mantener el ambiente de la campaña del plebiscito, mientras la mayoría se asombra de la corrupción y desfachatez política.¿Cuatro años más de polarización, clientela y corrupción?
Nuevos protagonistas

Nuevos protagonistas

Bienvenido el escrutinio profundo de los 51 nuevos magistrados de la JEP y de todas sus decisiones