Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El nuevo ataque del inquisidor moralista Alvaro Uribe

“Sabe que si Samper Ospina lo derrota en los tribunales, él se retractará como lo ha hecho varias veces pero su ‘campaña moralista’ quedará en la mente de muchos”

Por: Fernando Dorado
Julio 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El nuevo ataque del inquisidor moralista Alvaro Uribe

Uribe atacó en uno de sus tantos tuits al periodista Daniel Samper Ospina acusándolo de ser un “violador de niños”. Éste reaccionó en defensa de su dignidad, dice que el ex-presidente quiere liquidarlo moralmente y que lo demandará por injuria e infamia.

Tal hecho ha generado un escándalo mayúsculo y la reacción solidaria de importantes periodistas, incluso de muchos que son cercanos ideológicos a Uribe y críticos mordaces del periodista que utiliza el humor caustico como forma de crítica política.

Algunos analistas han planteado que fue un “desliz”, que a Uribe “se le fue la mano”, y que esa calumnia es un acto de intransigencia e intolerancia.

Sin embargo, esa actitud va más allá. Uribe no es un tarado, tiene todo tipo de asesores y sabe cómo crear escándalos que le convienen a su estrategia política. Sus acciones son pensadas y planificadas aunque parezcan espontáneas, al mejor estilo de Trump.

Éste escándalo le sirve para fanatizar a sus seguidores, seguir polarizando a la sociedad, presentarse como un “provinciano anti-oligárquico” y un “protector” de la sociedad.

Apunta a convertir a los supuestos defensores de la familia, de los valores tradicionales, de “los derechos de los niños” y de los “valores religiosos”, en verdaderos inquisidores.

La habilidad de Uribe es que hace política comunicacional para no quedarse él solo con el papel de inquisidor, sino que explota las ideas y sentimientos conservadores presentes en muchas personas para tratar de que todas ellas se sientan y porten como inquisidores.

No es un desliz lo ocurrido con Samper Ospina. Escogió con precisión un objetivo mediático de alto valor estratégico para su causa: identificar al “libre pensador” con un delincuente “violador”.

Utiliza el ataque a cierto tipo de “humorismo de élites” para igualar el sentido de la libertad y el pensamiento crítico con el libertinaje y el cinismo.

Hace parte de su campaña electoral “sin candidato”, una nueva modalidad que se han inventado los políticos que no quieren abandonar el poder.

Cuando Uribe trató a Samper Ospina de “payaso”, éste le salió con una respuesta genial entrevistando a un famoso payaso profesional que ridiculizó el insulto diciendo que “cuando los payasos nos queremos ofender, nos tratamos de políticos”.

Ahora Uribe atacó al periodista en un aspecto muy sensible; el tema de la violación de niños y mujeres está a flor de piel en Colombia y en el mundo, y el periodista no tenía otro camino que defender de inmediato su dignidad y honor.

No obstante, Uribe se ratifica e insiste en la acusación; sabe que si Samper Ospina lo derrota en los tribunales, él se retractará como lo ha hecho varias veces pero su “campaña moralista” quedará en la mente de muchos colombianos, que es lo que realmente le interesa.

Es difícil no caer en su trampa. Hay que desenmascarar sus intenciones y recordar los crímenes reales, la violación de los derechos de decenas de miles de colombianos ocurrida en sus gobiernos y ridiculizar su falso moralismo.

Un violador de altos quilates de los derechos humanos estimula una “inquisición moralista del siglo XXI” para obtener resultados electorales.

Hacer ver que Uribe busca posicionar a un “inquisidor mayor” que extermine hasta el humor de un “enfant terrible” del periodismo, que hace rato fue asimilado por el establecimiento, que convirtió sus ácidas ocurrencias en una de las mercancías más apetecidas y rentables de la revista que le publica.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
3144

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El objetivo de “Soy capaz”

El objetivo de “Soy capaz”

"La campaña busca lograr un cambio de mentalidad en la ciudadanía"
¿Cómo así que Twitter quiere cobrar?

¿Cómo así que Twitter quiere cobrar?

¿Será que con el declive de Twitter y su poco carisma se está impulsando la hegemonía de Facebook en la web?
Daniel Samper Ospina, el youtuber de 43 que se volvió el ídolo de los jóvenes

Daniel Samper Ospina, el youtuber de 43 que se volvió el ídolo de los jóvenes

No tiene la pinta de Germán Garmendia ni el conecte de Juan Pablo Jaramillo, pero el polémico periodista la está rompiendo en las redes sociales y lanza libro en la Filbo
Timochenko en Twitter

Timochenko en Twitter

El comandante de las Farc ha aprovechado su estadía en La Habana para actualizarse en el manejo de redes y está activo con el Twitter