Nueve presidentes latinoamericanos enfrentados a una pandemia que crece

Esto es lo que han hecho Bolsonaro en Brasil, AMLO en México, Duque en Colombia o Lenin Moreno en Ecuador con resultados disparejos para la región que es el nuevo foco del COVID-19

Por:
mayo 29, 2020
Nueve presidentes latinoamericanos enfrentados a una pandemia que crece

Es “el nuevo epicentro” de la pandemia de Covid-19, según la OMS. El continente latinoamericano es ahora el más afectado en el mundo. Mientras que Europa se dirige hacia una lenta normalización y hacia el desconfinamiento, América Latina experimenta, por su parte, una progresión inexorable de la pandemia, con terribles consecuencias previsibles en materia de economía y empleo.

“América del Sur se convirtió en un nuevo epicentro de la enfermedad. Vemos que el número de casos ha aumentado en muchos países suramericanos”, declaró Michael Ryan, el responsable de las situaciones de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante una conferencia virtual desde Ginebra.

Brasil, México y Perú atraviesan situaciones alarmantes, concentrando la mayor parte de los fallecidos de América Latina. Por su parte, Chile está llegando al límite de su capacidad hospitalaria, según su presidente, mientras que Ecuador, en particular la ciudad de Guayaquil, se repone lentamente.

France 24 hace un recorrido panorámico no exhaustivo de las diversas situaciones:

En Brasil, populismo y pandemia son una mala combinación

Brasil, con sus 210 millones de habitantes, es actualmente el segundo país más afectado en el mundo, detrás de Estados Unidos, en cuanto al número de casos confirmados. Sin embargo, la cantidad de infecciones y fallecimientos podría ser mayor, pues el país se demoró en implementar las pruebas de detección.

La razón: el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro ha minimizado por todos los medios posibles la epidemia desde el comienzo de la crisis. Junto con sus partidarios, denuncia “la dictadura del coronavirus” y relativiza sus efectos. Durante una reunión en la capital del país, Brasilia, no dudó en mezclarse entre el gentío, quitándose la mascarilla, dándole la mano a las personas e incluso cargando a un niño sobre sus hombros.

No obstante, para proteger a la población las autoridades locales han adoptado medidas de confinamiento en contra del consejo del presidente.

En México: ¿un desconfinamiento demasiado precipitado?

México es el segundo país más afligido de América Latina, con más de 8.000 fallecidos por Covid-19. Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya está pensando en el desconfinamiento y explicó en una conferencia de prensa que “la pandemia está controlada”, permitiendo “el regreso a una nueva normalidad”.

Aunque considera que se debe mantener una “sana distancia” entre todos, su Gobierno empezó a planificar el desconfinamiento. Apoyándose sobre un código de cuatro colores, en función de la intensidad de la circulación del virus, quiere reactivar lo más pronto posible la actividad económica. Esta se ha visto particularmente afectada a causa del cierre de la frontera con Estados Unidos, socio comercial del cual el país azteca es muy dependiente.


México desarrollará su plan de reapertura entre el 18 de mayo y el 1 de junio

Para Guillermo Torre, rector de la facultad de medicina de la Universidad TEC de Monterrey, entrevistado por el periódico 'Le Monde', “la campaña de distanciamiento social permitió aplanar la curva epidemiológica para saturar menos los hospitales. Pero su afán (el del presidente) por desconfinar corre el riesgo de provocar una segunda ola de contagios”, tanto más porque el número de casos estaría ampliamente sobrevalorado en el país.

Perú en pena

El 16 de marzo, cuando los casos oficiales eran apenas 86, Perú fue el primer país de América Latina en adoptar medidas de restricción para tratar de contener la epidemia. Sin embargo, nueve semanas de confinamiento después, la cifra de contagios va en aumento. Perú es ahora el segundo país de América Latina más afectado, después de Brasil, y el tercero en número de fallecidos, después de Brasil y México.

La propagación a pesar del confinamiento se explica por varios factores. El primero se debe a la fragilidad del sistema de salud peruano. Alrededor de 7.500 pacientes infectados de Covid-19 están hospitalizados en Perú. Sin embargo, a causa de la falta de equipos de protección o de la no observación de los protocolos de seguridad sanitaria, el virus se propagó entre el personal de la salud. Por lo menos 635 médicos y 1.200 enfermeras contrajeron la enfermedad y 33 miembros del personal de la salud fallecieron.

Además, los mercados y los bancos actuaron como vectores de propagación. Al decretar el confinamiento, el Gobierno mantuvo las actividades económicas esenciales, que incluían la venta de productos alimenticios en los mercados. Estos últimos se convirtieron en focos de contaminación, hasta el momento en el que el Gobierno reaccionó, cerrándolos. El mismo problema ocurrió con los bancos, donde los peruanos se aglomeraban en masa para retirar bonos de ayuda de emergencia.

El disparo de las contaminaciones también se explica por el peso del sector informal que representa el 70% de las actividades del país. Miles de personas ignoraron las órdenes de confinamiento para poder alimentar a sus familias.

En Chile: hospitales saturados

Desde hace dos semanas, en Chile ha habido un aumento muy importante de los contagios, lo cual llevó al Gobierno a decretar un confinamiento obligatorio para los siete millones de habitantes de la capital, Santiago. 

El presidente Sebastián Piñera se mostró alarmista, considerando que el sistema de salud nacional estaba saturado y “muy cerca de sus límites”. En Santiago, la tasa de ocupación de las camas de reanimación está cerca del 95%.

Pero la pandemia no es el único problema que enfrenta el país austral. El desempleo y el hambre se han disparado en los barrios más pobres. A mediados de mayo, algunos habitantes de Santiago rompieron el confinamiento obligatorio para manifestarse.

Ante esto, el Gobierno chileno inició la distribución de 2,5 millones de canastas con alimentos para las familias más necesitadas. Estas distribuciones, cuyo costo se estima en 100 millones de dólares, deben realizarse en todo el país para los habitantes que perdieron su empleo a causa de la crisis sanitaria.

Pero la situación sigue siendo explosiva a causa de un contexto social ya muy tenso antes de la epidemia.

En Venezuela: ¿una epidemia “contenida”?

Según su presidente, Nicolás Maduro, Venezuela logró “contener” la propagación del coronavirus. El Gobierno venezolano reportó 11 fallecimientos por Covid-19 para un total de 1.211 casos detectados.

Aunque el heredero del chavismo se enorgullece por esas cifras, su principal opositor, el autoproclamado presidente Juan Guaidó, las refuta. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, también criticó públicamente la “falta de transparencia venezolana”. Sin embargo, la OMS y la Universidad Johns Hopkins añaden las cifras del Gobierno entre sus estadísticas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el 13 de marzo de 2020 en Caracas. © AFP
Nicolás Maduro extendió un mes más el confinamiento de los 30 millones de venezolanos. Una decisión menos relacionada con razones sanitarias que con una escasez de combustible, que debilita una improbable reactivación económica, según estiman los expertos en la región entrevistados por la AFP.

Sin embargo, este confinamiento es poco respetado, particularmente en Caracas, donde la población trata de retomar el trabajo con el objetivo de sobrevivir a una situación económica bastante deteriorada antes de la pandemia.

Ecuador: el primer país afectado que lentamente se recupera

Desde la primera detección del coronavirus en el país, el 29 de febrero, Ecuador fue uno de los países más duramente afectados por la pandemia. Más de 3.000 personas fallecieron y las imágenes de los cadáveres en las habitaciones y en las calles impactaron al mundo entero. 

La ciudad de Guayaquil se convirtió rápidamente en el centro de la pandemia en el país, teniendo como consecuencia el colapso de sus sistemas sanitarios y funerarios.

Archivo: Esta familia hace guardia a sus familiares muertos, el 1 de abril de 2020, frente al Hospital Guasmo Sur General en Guayaquil, Ecuador, sin poderlos sepultar. Muchos fallecidos son por Covid-19. © Vicente Gaibor del Pino / Reuters
Para frenar la progresión de la enfermedad, Ecuador declaró el estado de excepción a mediados de marzo, suspendió las clases en los establecimientos educativos y el trabajo en las empresas. También se impuso un toque de queda diario de 15 horas.

Sin embargo, Guayaquil parece ver la luz al final del túnel. Tras nueve semanas de cuarentena, la ciudad inició la fase de desconfinamiento, con la retoma de ciertas actividades.

Argentina, Colombia y Uruguay permanecen prudentes

Este trío de países parecen, por ahora, estar saliendo adelante en la lucha contra la pandemia de Covid-19. Sin embargo, prefieren permanecer prudentes, como en Argentina donde el confinamiento de su población se prolongó hasta el 7 de junio.

En Colombia, se extendió al menos hasta el 31 de mayo, mientras que el estado de emergencia sanitaria se mantiene hasta el 31 de agosto.

En Uruguay, según el comité científico que aconseja al Gobierno, la pandemia está bajo “un relativo control”. Este pequeño país de 3.5 millones de habitantes ha registrado menos de 1.000 casos y solo una veintena de fallecidos.

-.
0
1700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La epidemia se agudiza en América Latina mientras Europa sale del confinamiento

La epidemia se agudiza en América Latina mientras Europa sale del confinamiento

CIDH: Los Estados deben garantizar los rito funerarios a las familias de fallecidos por Covid-19

CIDH: Los Estados deben garantizar los rito funerarios a las familias de fallecidos por Covid-19

Cuba reporta el primer fallecido por coronavirus

Cuba reporta el primer fallecido por coronavirus

¿Está preparada América Latina para dejar el confinamiento por coronavirus?

¿Está preparada América Latina para dejar el confinamiento por coronavirus?