Nueva izquierda, nueva economia y un nuevo mundo.

"Un gobierno debe reformular, primero en su inercia salarial fija, su compromiso con el pueblo trabajador, buscándole mejorar sus ingresos a través de unos salarios mínimos justos"

Por: Ruben Dario Alomia
enero 18, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Nueva izquierda, nueva economia y un nuevo mundo.

 

La creatividad en período de crisis, desde la perspectiva einsteiniana,  es una necesidad vital que puede revolucionar para bien el contexto social previo. Convertir la crisis en oportunidad requiere a veces el establecimiento de nuevos paradigmas, aunque en su momento parezcan quimeras. Romper con el atosigamiento cotidiano de acontecimientos políticos y económicos puede servirnos para rehacer o reencauzar un derrotero que da vueltas sobre sí mismo con la vana ilusión de que se avanza.

El tan demonizado espíritu empresarial se puede exorcizar con nuevas estrategias económicas que  convertiría al fin en socios a empresarios y trabajadores, cuando estos últimos se hagan participes de las ganancias netas  a través de bonos por productividad y/o de dividendos por copropiedad. Se contrarresta   así la inercia histórica de intentar ganar lo más pagando o haciendo lo menos en el marco antagónico de empresarios y sindicados.

El mercado responde distributivo con este vínculo de ingreso y producción, y que con una intervención gubernamental bien apuntalada se evita el monopolio y la ventajería en el aspecto contractual entre trabajadores y empresarios. Y en el marco de ese mismo espíritu redistributivo ha de auspiciarse entonces con herramientas fiscales la generación de más empresas, o crearlas para privatizarlas, que compitan en la producción de un particular artículo, y a su vez un marco legal, exigiendo la sindicación laboral  de todos sus trabajadores que posibilite  una justa negociación laboral.

Un gobierno debe reformular, primero en su inercia salarial fija, su compromiso con el pueblo trabajador, buscándole mejorar sus ingresos a través de unos salarios mínimos relativamente  altos y diferenciados por calificación laboral, que se asume mejoren su poder adquisitivo de productos del país para una demanda agregada mayor por estos. Por tal se requiere el establecimiento de un ingreso mínimo en trabajos de baja calificación y uno profesional que les libere su  vivencia y su mayor solvencia de los vaivenes del mercado.

O en su reverso, y opcional, que se establezcan unos salarios relativamente bajos para el trabajador, igualmente diferenciados por calificación laboral, pero compensados con una participación negociada en las ganancias. Un mayor ingreso sujeto a la productividad posibilita un crecimiento balanceado, y muy beneficioso para el país, entre la oferta agregada y la demanda agregada. A su vez otorga adaptabilidad empresarial en momentos de crisis cuando la competencia arrecie y se tengan que llevar al mínimo los costos laborales mientras se reposicionan nuevamente en el mercado. La esencia del humanismo económico es que nada se haga a expensas del sacrificio de otros sin comprometer la coparticipación de sus beneficios cuando estos lleguen.

Un gobierno debe entonces, para efectos de institucionalizar los logros, elevar a rango constitucional  la asociación sindical de todos los trabajadores de cada empresa en particular que fortalezca su poder negociador. Acto constitutivo que permite a estos   negociar con sus empresarios en igualdad de condiciones tanto los sacrificios necesarios en periodos de crisis como los beneficios o bonos por productividad en periodos de abundancia sin la maleva tendencia al revoleo de los juegos sucios. Este gobierno debe también, como una malla caliente, detener la caída de aquellos trabajadores y empresarios nacionales que el mercado va desplazando o marginando como suele suceder en un mundo competitivo. Pero a su vez, con el intenso calor de sus exigencias, les presione a continuar subiendo aunque con nuevos implementos educativos, tecnológicos y financieros que le faciliten su reincorporación tan pronta como provechosa. Un efectivo sistema de producción de bienes y servicios paralelo al mercado no solamente sirve como catapulta para estos desplazados temporales, sino también como amortiguador para que discapacitados y marginados permanentes puedan autosostenerse.

 

Más allá de lo laboral, en el plano internacional un país debe proponer y promover el uso de franquicias, más que comerciales, industriales, para atraer compañías manufactureras de alta sofisticación que puedan financiarse con fondos compartidos, sean gubernamentales, nacionales e internacionales a través de las matrices corporativas. Este estado no solo debe ser el propulsor de iniciativas privadas, sino también el creador de mayores y mejores empresas con destino a la privatización pero sin condición monopólica en sus ofrecimientos que mantenga una diversidad mínima de productores sobre un mismo producto.. Se hace tan importante entonces privatizar lo nacional justificado en el costo de oportunidad por la reubicación de estos fondos provenientes de su venta, así como nacionalizar lo privado justificado tanto por el monto de la ganancia social de mantener personal activo y por el beneficio que representa un producto hecho en el interior del país.

 

Rubén D. Alomía

Economista- Universidad del Valle –Cali Colombia

Doctorado (disertación en proceso) en matemáticas y currículo- Universidad de Puerto Rico

Profesor de matemáticas en Universidad Metropolitana (UMET)-Bayamón Puerto Rico

Profesor de matemáticas en Escuela Nicolas Sevilla- Toa Alta Puerto Rico.

-.
0
1124
La hija de Gabo, el secreto mejor guardado

La hija de Gabo, el secreto mejor guardado

John Claro, el exconcejal que tiene a raya a Rodolfo Hernández con 35 procesos disciplinarios

John Claro, el exconcejal que tiene a raya a Rodolfo Hernández con 35 procesos disciplinarios

La historia oculta de Mayorquín, el asesor descabezado de María Paula Correa

La historia oculta de Mayorquín, el asesor descabezado de María Paula Correa

El trago amargo de Luis Carlos Restrepo en su asilo en Canadá

El trago amargo de Luis Carlos Restrepo en su asilo en Canadá

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus