Opinión

No vayan a creer que todos los guerrilleros son tan sonsos como Timochenko

El excomandante en cuatro años de vida civil hasta se aburguesó, y no le importa lo que suceda con la guerrillerada

Por:
junio 11, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
No vayan a creer que todos los guerrilleros son tan sonsos como Timochenko
Timochenko está tranquilo, en familia, posiblemente ninguna modificación del acuerdo de paz lo afectará

Cuando ve a Timochenko desde su largo sueño, Tirofijo se revuelca en su tumba. De barriga prominente y perrito de cartera, Timochenko se ha adaptado de manera ejemplar a la ciudad. En cuatro años de vida civil hasta se aburguesó. Poco o nada le importa lo que suceda con la guerrillerada. Hasta le parece maravillosa la gestión de Duque. Igual, desde que a él le llegue su pensión de guerrero retirado todo está bien.

No creo que esté leyendo grandes libros. Debe ser uno de esos viejos sin imaginación, sobando el perrito, en una hamaca, mirando el techo. Con razón varios de sus comandantes se desilusionaron. Es duro no sentirse representado. Es duro saber que ocupa un puesto que tuvo alguna vez Manuel Marulanda Vélez. Pocos estrategas militares en Colombia han tenido la audacia y sabiduría en el campo de guerra que Tirofijo.

Cuenta León Valencia en Años de guerra, sus maravillosas memorias, que el ELN lo respetaba mucho porque fue capaz de sacar, a punta de radio, a una comisión de esa guerrilla que había ido a hablar con las Farc en Cimitarra. El ejército les cayó. Los cercó. Estaban desmoralizados, perdidos. Pero Manuel Marulanda, que estaba en las montañas del Sur de Colombia, los fue guiando por puras comunicaciones radiales. Les preguntaba por detalles mínimos del terreno, la posición de sus propias fuerzas, el estado de las provisiones, la calidad de las armas, la relación que tenían con la gente de la zona. Con unas cuantas indicaciones Tirofijo ya sabía cómo moverse, era como si estuviera allá, con ellos. Actuaba como un genial jugador de ajedrez que podía anticipar varias jugadas del rival. Un mes después los sacó sano y salvos a 30 guerrilleros. Quisiera ver a un general de la República con esa capacidad de estrategia. No creo que haya existido.

________________________________________________________________________________

Ni Cano ni Tirofijo hubieran aceptado unas condiciones como las que le ofreció Santos. Ninguno

________________________________________________________________________________

Ni Cano ni Tirofijo hubieran aceptado unas condiciones como las que le ofreció Santos. Ninguno. El gran mérito del expresidente fue haber sacado del camino a Alfonso Cano. Con Timochenko sabía que encontraría la suficiente falta de dignidad para aceptar un acuerdo endeble que se haría trizas con el primer gobierno uribista con el que se cruzaran. Él está bien, Lozada también, Catatumbo no sé, es distinto, es un tipo que ve películas que lee, pero está muy viejo y la guerra la combaten los jóvenes. Timochenko está tranquilo, ninguna modificación del acuerdo lo afectará. Su perrito ridículo y él van a tener la seguridad de que estarán frente a un televisor el resto de sus días, siendo parte del establecimiento. Grotesco inmenso e intrascendente.

Uno piensa en el Cura Pérez, en Pizarro, en Camilo Torres y encuentra una dignidad que Timo está lejos de poseer. El Cura podría ser feroz y tendrá más de un crimen encima, pero tuvo la suficiente valentía para oponerse al pacto que le tendió Pablo Escobar en los años en los que el Cartel de Medellín desataba la barbarie contra Colombia. Timochenko no puede decir eso de las Farc. No se dejen confundir por su pacífica figura de Buda, tan apreciada por los uribistas en estos días, no, Timo estuvo al frente de una organización que cometió todos los errores éticos que se puedan imaginar. Ahora, convertido en burgués, se encoge de hombros cada vez que sus guerrilleros desmovilizados son asesinados por paramilitares en todos los rincones de Colombia y limpiará su conciencia diciéndose que ellos no secuestraban, que ellos retenían.

No señores, no todos los comandantes guerrilleros son tan sonsos como Timo. No se confundan.

-.
0
59600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Si yo fuera Maradona, ¡viviría como él!

Si yo fuera Maradona, ¡viviría como él!

María Jimena Duzán, un error táctico de la W

María Jimena Duzán, un error táctico de la W

El arribismo de ser de Semana

El arribismo de ser de Semana

El holocausto del Palacio de Justicia: otra masacre del ejército colombiano

El holocausto del Palacio de Justicia: otra masacre del ejército colombiano

¿Tienen prohibido los actores colombianos hablar mal de Uribe?

¿Tienen prohibido los actores colombianos hablar mal de Uribe?

López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

La asquerosa Colombia que adoraba al Tino Asprilla

La asquerosa Colombia que adoraba al Tino Asprilla

Las viudas de Pékerman

Las viudas de Pékerman