Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

No tan rápido, que estamos de afán

La reforma presentada por el ministro Cristo, parece una jaula de orangutanes donde campean ideas que debilitarían el proceso de paz, por eso es mejor reflexión y no carreras contrarreloj

Por:
Febrero 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Pueden ser necesarias algunas reformas constitucionales que busca el gobierno, pero la oportunidad de hacerlas y el oportunismo de utilizar un mecanismo excepcional como el fast track o vía rápida, no parece favorecerlas.

Se les ocurrió ahora la idea de ampliar el período presidencial a cinco años y eliminar la vicepresidencia, además de una lista muy grande de otros cambios, dizque para mejorar y profundizar la política. En este empeño aparecen varios asuntos que pueden enredan la pita, así el ministro Juan Fernando Cristo defienda lo que se ha presentado como asuntos derivados del acuerdo de paz con las Farc.

El primer obstáculo que se presenta es la utilización del fast track para sacarlos adelante. El segundo es la pertinencia o no con relación al proceso de paz y el tercero es el riesgo de contaminar con tantos temas lo que debería concentrarse en unos pocos; muchas de las ideas presentadas aguantarían su trámite en un nuevo Congreso en el que sí estarían presentes los líderes guerrilleros integrados a la vida civil.

A los ojos de muchos expertos el mecanismos aprobado y confirmado como válido por la corte Constitucional no debe usarse sino para asuntos muy específicos relacionados directamente con el desarrollo de los acuerdos de paz. No se entendería, por ejemplo, que con el fast track se realizara una profunda reforma agraria o menos aún una reforma al sistema del equilibrio de poderes, o a las fuerzas militares. Esos temas, que indudablemente contribuyen a ampliar la democracia y que por supuesto requieren transformaciones de fondo, merecen un trabajo más profundo que concite grandes consensos políticos y no una carrera contra reloj, como se pretende ahora.

Por este obstáculo, entre otros, es que la reforma presentada por el ministro Cristo parece una jaula de orangutanes, de esos que seguramente aprendió a manejar en todos los años que ejerció como Congresista. Sería aconsejable seguir ese dicho popular de “Vístame despacio, que estoy de afán” cuando se trate de temas vitales, que requieren reflexión y que por andar a  las carreras se pueden estropear.

 

Lo más urgente en la implementación de la paz,
parece ser aquello relacionado con la integración de las Farc a la política
y las garantías para que esto suceda con éxito

 

Y si se tratara de priorizar temas para ver cuáles se incluyen o no en el mecanismo del fast track, habría que utilizar como medida la cercanía a los acuerdos de paz, porque no se puede hacer una revolución en ocho meses, por muy importante que sea. Por el contrario, lo más urgente en la implementación de la paz, parece ser aquello que realmente tiene que ver con la integración de las Farc a la política y las garantías para que esto suceda con éxito.

¿Tendrá alguna relación con esos dos propósitos, que haya o no un vicepresidente? Obvio que no. Da lo mismo para la reconciliación con las Farc que el próximo presidente se elija con vice o sin él. Este asunto es típicamente un mico y su inclusión en el trámite rápido suena a un puntillazo para aquellas personas que han ejercido ese cargo en los últimos períodos. Tampoco tiene nada que ver con la paz el aumentar en año el período presidencial. Ese proceso acelerado podría inclusive llevar a un nuevo desequilibrio de poderes, como se dio cuando se aprobó la reelección, gracias al mico del articulito.

Por el contrario, las ideas presentadas podrían contribuir a debilitar el proceso de paz en lugar de desarrollarlo. Su falta de oportunidad y de pertinencia generarían demasiadas e innecesarias polémicas que con el nivel bajo de favorabilidad del Presidente tendería a enredar más su gobierno.

Ojalá la sensatez prime y no se apresuren a meter toda una constituyente en un trámite que por su naturaleza es para asuntos urgentes y no para grandes cambios y mucho más si quien lo va a liderar en el Congreso es el ministro del interior que está a punto de retirarse para competir por la candidatura del partido liberal.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

Publicidad
0
443
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

¡No más Mocoas, no más Manizales!

¡No más Mocoas, no más Manizales!

Para que no se repitan estas tragedias se necesita un timonazo en la política ambiental, para convertir al Ministerio del Medioambiente en el eje de la planificación urbana
Uribe, no hay peor ciego

Uribe, no hay peor ciego

Aquí hay políticos presos, no presos políticos, los asesinatos a líderes sociales no son crímenes de Estado, sino de para- Estado, no hay desabastecimiento generalizado… Colombia es distinta a Venezuela
Se descose Maduro

Se descose Maduro

Hay ya señales evidentes de que la unidad en la represión se está resquebrajando, que Maduro puede quedarse solo en cualquier momento
La JEP como puerta de escape

La JEP como puerta de escape

Diego Palacio inaugurará esa puerta para todos los que, como agentes del Estado, estén condenados o en proceso por delitos en relación con esos 8 años de Álvaro Uribe
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
Ni negros, ni indígenas

Ni negros, ni indígenas

La pequeña muestra de una biblioteca heredada revela que los relatos de la dolorosa época colonial y aún de nuestros tiempos no son ni negros, ni indígenas

Odebrecht, la billetera que salva

La empresa brasileña lanzó un flotador a una campaña que se estaba hundiendo en el 2010 y en el 2014. La urgencia de no dejarse derrotar acabó con los escrúpulos

De lo que no habló

Trump calló sobre los medios ante el Congreso, en lo que quizá sea un reversazo obligado por sus asesores que le temen a la fuerza de la prensa libre