Opinión

No se deje robar con la “confusión” de los billetes de diez mil y veinte mil

Nueva modalidad de robo descarado haciéndose el confundido con la denominación de los billetes y ofrecer vueltas “para que no haya problema”

Por:
noviembre 06, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
No se deje robar con la “confusión” de los billetes de diez mil y veinte mil
¿Ustedes creen que si a uno le cuadran caja y le faltan diez mil pesos, no los pelea?

Hacerse el confundido con que recibió un billete de diez mil pesos, cuando realmente el cliente pagó con uno de veinte mil, se volvió la forma más descarada de robo en tiendas, supermercados, parqueaderos… lo que quiera.

Sobre febrero de este año, salía con mi hijo menor de un renombrado supermercado y cuando fui a pagar el parqueadero recibí con toda la frescura de la cajera del parqueadero las vueltas de un billete de diez mil. “Señorita, le pagué con un billete de veinte”, le dije. “No señora, me pagó con uno de diez; es que se parecen mucho”, contestó. Yo estaba segurísima porque casi no cargo efectivo; prefiero pagar con débito siempre, me encanta no cargar dinero. Acto seguido, la empleada me dijo, “pero si quiere le doy las vueltas de un billete de veinte para que no haya problema”. En el momento uno se queda dudando y, además, pensando en que a esa persona le toca poner lo que falta. Caminé unos cuantos pasos, me entró rabia porque yo estaba segura del billete que había entregado, me devolví y le dije que yo estaba segura del dinero que había entregado, que me dejara ver los billetes de la caja registradora. Apenas la abrió, ahí estaba mi billete, era el único. “Hágame el favor y me da lo que es”; sin revirar, porque eso haría yo si tuviera la razón, me dio la plata. Hubo dos cosas que me hicieron dudar: la tranquilidad con la que decía darme la plata para hacerme sentir equivocada, culpable, y que cuando me dio las vueltas no me miró a los ojos, sino al piso. Salí furiosa y por eso no hice algo que debí: haber reportado el hecho a la administración del supermercado.

 

Hubo dos cosas que me hicieron dudar
la tranquilidad con la que decía darme la plata para hacerme sentir culpable,
y que cuando me dio las vueltas no me miró a los ojos, sino al piso

 

El otro episodio me pasó este fin de semana, el lunes festivo. Salí de trabajar de Blu Radio y paré en una tienda que queda cerca al canal a comprarme algo para comer camino a mi casa. Pedí una avena y un ponqué, acto seguido pagué con un billete de $20.000 y vuelve y juega: el muchacho que estaba atendiendo con la misma práctica de la cajera del parqueadero del supermercado, me dio vueltas como si yo hubiera pagado con un billete de diez mil. “Le di un billete de veinte, señor”, le dije. “No señora, era de diez, pero si quiere le doy los diez que faltan para que no haya problema”, dijo igualito a como lo hizo la del parqueadero… con una frescura infinita, hasta con risita. “El cajero electrónico solo me dio billetes de veinte, así que sí se los recibo porque yo le di veinte mil pesos”, agregué. Y como si nada me los entregó y concluyó diciendo, con la misma risita, “no hay problema”. Le pregunté por el dueño, pero no estaba. Hoy voy a buscarlo y a contarle lo que pasó. Eso no hay que callárselo.

¿Ustedes creen que si a uno le cuadran caja y le faltan diez mil pesos, no los pelea? ¿Ofrecer de inmediato las vueltas completas “para que no haya problema” y tan dócilmente, tan frescamente, tan tranquilamente no es sospechoso? Pues claro que sí. No se dejen robar con la supuesta confusión que le generan a usted. Esa es la táctica, porque en realidad los billetes no se parecen en nada. Imagínense; hacerlo a uno dudar y además sentirse culpable. ¡Que a usted no le vean la cara…! A mi me la han visto dos veces, qué rabia.

 

¡Hasta el próximo miércoles!

-Publicidad-
0
6202
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No aprendamos sobre montañas de muertos

No aprendamos sobre montañas de muertos

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!

El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Necesitamos información, no angustia

Necesitamos información, no angustia

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”