No maten a Maduro, por favor

"Tarde temprano caerá. Muerto no sirve"

Por: David Fernandez
agosto 08, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
No maten a Maduro, por favor
Foto: Captura de video

Los dictadores son expertos en crear su propio show para sobrevivir. La dictadura Argentina, por ejemplo, jugó con un reclamo legítimo (las Malvinas), pero lo hizo a través de un acto atrabiliario para buscar apoyo a su régimen brutal. Saddam Hussein se hacía el pobrecito (con lágrimas en sus ojos) y presidía en vivo y en directo las asambleas de su partido de bolsillo para denunciar a miembros presuntamente desleales (sentados desprevenidamente en la audiencia) que terminaban arrestados y luego fusilados como animales. Rafael Trujillo, dictador dominicano, se hacía la víctima cuando un miembro de su camarilla lo traicionaba y como penitencia al presunto traidor se acostaba con su mujer. Hitler le hizo creer a los alemanes que los judíos fueron la responsables de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial y con tal argumento pueril obtuvo un fuerte apoyo popular para justificar el holocausto.

En el caso de Maduro, la teoría de que lo quieren matar viene desde hace rato. Lo predica como un religioso obsecuente. Lo aprendió de Hugo Chávez y este de la inteligencia cubana. Hay que victimizarse para hacer creer que un agente externo, llámese Estados Unidos, la ultraderecha colombo-venezolana o Juan Manuel Santos, están detrás del complot. Pero como está tripleta no ha cumplido con su presunto trabajo, entonces hay que ser creativos. Y esta tarea, seguramente no viene de Maduro (para hacer la treta mucho más creíble), pero sí de sus sátrapas agazapados, que al ver el descontento cada día mayor en Venezuela, arman una película para defender la dictadura y proteger al muñeco que la dirige. Y para llevar a cabo la tarea, no importa si se llevan por delante a uno de los suyos, tal como pasó con varios soldados venezolanos que fueron heridos con el dron.

De acuerdo a las últimas noticias la dictadura venezolana insiste en su teoría de una conspiración internacional, pero como el libreto salió chimbo ahora algunas voces están dirigiendo sus pesquisas a grupos afectos a Óscar Pérez, el militar que se levantó contra el régimen venezolano. Pero no. Todo parece indicar que fue un autoatentado, la receta mejor preparada por los militares, los cuales controlan absolutamente todo, incluso la forma de sostener o sacar a Maduro. Repito: la idea de los militares no es defender a Maduro, pues ellos saben que es un imbécil, pero lo necesitan básicamente por eso. La imbecilidad también funciona en política. Por eso Cuba ama a Maduro, y le recomienda que repita como un loro que lo van a matar, y él, como buen imbécil, repite el estribillo. Y para hacerle creer la comedia, Cuba le inventa un atentado light con drones a la distancia para darle un matiz hollywoodense.

Así que no matemos a Maduro. Tarde temprano caerá. Muerto no sirve. Los imbéciles tienen una silla dura y fría en la Corte Penal Internacional.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1552

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Diplomacia loca

Diplomacia loca

El serbio aliado de Maduro para burlar las sanciones gringas

El serbio aliado de Maduro para burlar las sanciones gringas

Nota Ciudadana
Ante la posible intervención a Venezuela, ¿quién va a atender a los desplazados?

Ante la posible intervención a Venezuela, ¿quién va a atender a los desplazados?

Maduro el Duro no Maduró

Maduro el Duro no Maduró