Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

¡No más ASCAMCAT!

La Asociación Campesina del Catatumbo tiene muchas preguntas que responderle a los habitantes de esta región

Por: Carlos Andres Perez
Abril 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡No más ASCAMCAT!
Fotos: Arturo Mayorga

¡Los campesinos no pueden seguir siendo la carne de cañon de esta organización!

La Asociación Campesina del Catatumbo (ASCAMCAT) tiene muchas preguntas que responderle a los habitantes de esta región: ¿qué ha cambiado en el Catatumbo después del paro del 2013 que dejó cuatro muertos, desastrosas perdidas económicas, estigmatización para su población y aumento de los cultivos de coca? , ¿quién aparte de ustedes los directivos, que andan en camioneta blindada, viajan en clase ejecutiva, se han beneficiado del Estado?, ¿por qué continúan presionando a los campesinos para tomar su vocería en espacios de dialogo (o confrontación en términos de ASCAMCAT) con el Gobierno Nacional?, ¿por qué siguen incitando a los campesinos a promover “acciones de movilización y protesta legal y pacífica”, cuando sabemos que terminarán en quema de llantas, bloqueos y afectaciones para la región?, ¿por qué quieren seguir poniendo a los campesinos de carne de cañón para imponer sus agendas políticas y económicas?

El pasado 1 de Abril,  alrededor de 500 campesinos se reunieron para participar en la instalación de la coordinadora de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana (COCAAM), capitulo Tibú. Varios campesinos afirmaron que fueron convocados a este “gran evento” y que participaron más por desinformación y presión que por convencimiento. Según ellos, este parecía más el lanzamiento de una candidatura política que un espacio de discusión sobre la sustitución de cultivos. Los líderes de ASCAMCAT gritaban proclamas sobre su importante labor,  para después esperar por parte del público vivas y aplausos.

Presidentes de las Juntas de Acción Comunal también me manifestaron que la invitación nunca fue clara, puesto que los engañaron diciéndoles que estaría el gobierno y las FARC, y que este sería el escenario para la negociación sobre la sustitución de cultivos. Muchos desconfiaron y decidieron no participar, otros más arriesgados se montaron a los buses contratados por la asociación para escuchar las propuestas que se presentarían. La decepción fue muy grande, al ver a los mismos directivo detrás ahora de una nueva organización: la COCCAM

De esta reunión, se suscribió una supuesto Pacto de sustitución de cultivos ilícitos del Catatumbo.Una lectura de este documento me llevó a continuar cuestionando a ASCAMCAT y a su nuevo disfraz, COCCAM.

Primero, el documento menciona a los “campesinos cocaleros de la región del Catatumbo, las JAC, las Asojuntas” como firmantes del acuerdo. Al final, también afirma que el pacto fue suscrito por “90 comités veredales de sustitución de la COCCAM de Tibú, ASCAMCAT, Marcha Patriótica, Juventud Rebelde, 265 veredas, 97 presidentes de JAC, 10 Asojuntas y 6 coordinadoras municipales”.  Como en todos los documentos de esta organización, nunca se mencionan cuáles son las JAC o las Asojuntas. Aún más, inclusive si se les pregunta a los participantes si conocen o tuvieron  acceso a este documento,  dirán que no. Es un pacto elaborado por los mismos que suscribieron aquel acuerdo del paro del 2013.

Segundo, en el punto 3 del citado pacto, se afirma que además de los lideres naturales de las veredas (JAC), la COCCAM de Tibú y  ASCAMCAT  facilitarán la identificación y certificación de los trabajadores y trabajadoras, quienes adelantaran labores en los sistemas de reconversión productiva a nivel veredal y en las construcciones de infraestructura comunitaria”.  De nuevo, como lo hizo en el 2013 después de la negociación del paro,dicha asociación quiere hacer los listados de las familias que harán parte de los programas nacionales de sustitución de cultivos. Esto les dará poder político porque si usted no es amigo de la organización, quedará por fuera como sucedió en el pasado.

Así mismo, ya hay una experiencia en Caño Indio en donde se pasó de 53 familias (de acuerdo a la JAC) en el 2016 a 69 según las cuentas de ASCAMCAT. ¿Quiénes son estas otras 16 familias? Habitantes de la zona manifiestan que son familias traídas por esta asociación de otros municipios. La corrupción que tanto critica esta organización, la quiere seguir replicando. Esperemos que el Gobierno Nacional no caiga en esta trampa. Los listados deben ser entregados y validados por las familias y las JAC que viven en los territorios, no por externos con sus propios intereses económicos y políticos.

Tercero, los supuestos firmantes pretenden deslegitimar “las reuniones unilaterales realizadas por el Gobierno Nacional en la región, sin la presencia de las partes firmantes del Acuerdo Final (FARC-EP, ONU Y Gobierno nacional)”. Es decir, aquellas en las que no fueron invitados sus miembros. En el territorio, a pesar de las diferentes presiones, se han realizado importantes avances con veredas como La Angalia, Mineiros y Puerto Palma. Estas pretenden ser desconocidas simplemente porque sus JAC decidieron negociar directamente en un ambiente de diálogo y concertación y no en uno de pelea y amenazas.

Y la última y más peligrosa disposición. Ante el incumplimiento, “las comunidades recurriremos a nuestro derecho legítimo de participación a través de las acciones de movilización y protesta legal y pacífica”. Ahora, la pregunta es, ¿qué es incumplimiento para ASCAMCAT?, ¿que no cedan a sus altas pretensiones y presiones?, ¿que no sean tenidos en cuenta como únicos voceros en el territorio? Lo preocupante es que volverán a utilizar a los campesinos para que sean ellos los que bloqueen carreteras y pongan los muertos.

¡ASCAMCAT no más! Llegó la hora de que el campesino y sus formas de organización naturales e independientes asuman la vocería frente al Estado. Llegó la hora de dialogar, buscar el bien común de los campesinos y el territorio, y no de  unos pocos. Si de verdad las FARC quieren impulsar un proceso político distinto no pueden seguir amenazando a la gente para que atienda a los llamados de esta organización, como lo está haciendo en diferentes veredas. Ustedes, señores de las FARC, tienen que ganarse el territorio ya no con armas sino con ideas.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1893

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Así es estar secuestrado en el Catatumbo por el ELN

Así es estar secuestrado en el Catatumbo por el ELN

La psicóloga Mónica Duarte se encontraba en Teorama, Norte de Santander, cuando fue forzada por el ELN y llevada campo adentro donde permaneció 15 días
El que manda en la negociación del Catatumbo

El que manda en la negociación del Catatumbo

Publicidad El gobierno le cedió la negociación de la protesta del Catatumbo al Ministerio de la Defensa. El Ministro le delegó el tema a su viceministro y mano derecha Jorge Enrique Bedoya, quien ha estado en las reuniones más conflictivas.  Bedoya llegó al Ministerio cuando Juan Carlos Pinzón Publicidad
En el Catatumbo sembramos coca porque nos toca

En el Catatumbo sembramos coca porque nos toca

"Los únicos que se vuelven ricos con la coca del Catatumbo son los narcos que la procesan"
El Catatumbo bajo el terror de Caracho, el reemplazo de Megateo

El Catatumbo bajo el terror de Caracho, el reemplazo de Megateo

Un grupo de 150 hombres que trafican con el logo de la guerrilla del EPL sigue mandando en la zona selvática en la frontera venezolana