No me hablen de Pablo Escobar ni de J Balvin, sino de Egan Bernal

Valdría la pena indagar un poco más sobre el aporte real que le hacen estos personajes a nuestra imagen en el extranjero

Por: Santiago Ospina
agosto 01, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
No me hablen de Pablo Escobar ni de J Balvin, sino de Egan Bernal
Foto: Policía Nacional - Instagram @eganbernal - @jbalvin

El año pasado un tuit de Boris Romero, un profesor colombiano que hace varios años emigró a Montreal (Canadá) se hizo viral luego de que J Balvin lo compartiera a través de sus redes sociales. El tuit rezaba: “Lo de J Balvin es impresionante. Ahora cuando me presento, la gente de aquí no me pregunta por Pablo Escobar, sino por él. Suena en todas las fiestas, en los carros, en los restaurantes.” Según una nota de Noticias Uno, el docente, quien también es estudiante de doctorado, antes de salir del país dictaba clases en la Universidad Javeriana. En su tuit, este hizo referencia al intérprete de ‘Mi gente’ y ‘No es justo’, afirmando que a sus alumnos en Norteamérica cuando les pregunta sobre colombianos famosos, muchas veces le dicen que les gusta J Balvin y bailan su música en las fiestas.

Sin duda alguna, J Balvin y otros cantantes colombianos como Juanes, Shakira, Carlos Vives y Maluma han conseguido que la imagen de Colombia en el extranjero ya no sea asociada sistemáticamente al narcotráfico y con Pablo Escobar. Incluso J Balvin ha ido más allá. En diversas entrevistas y en sus redes sociales, nuestro cantante más ilustre hoy en el mundo (quien es, además, “ícono de la moda mundial”), ha criticado a los reguetoneros y raperos que le cantan al narcotráfico y a la violencia y que idolatran a Pablo Escobar. Su argumento: esos artistas no saben de lo que hablan. No han vivido lo que él vivió en los años 80 y 90 en Medellín. Hasta el puertorriqueño Residente, que ya había tocado el tema en su canción Adentro (Calle 13), se mostró de acuerdo con J Balvin.

Sin embargo, J Balvin es incoherente y tiene rabo de paja ya que ha colaborado con cantantes como Farruko y Lil Pump, quienes por ahí han glorificado a Pablo Escobar. Parece que el discurso de J Balvin y lo que sufrió en su niñez les vale poco a sus colegas…

Esto no debería sorprendernos porque en sus canciones, el mismo J Bavin y sus amigos reguetoneros, traperos, y raperos, como cualquier traqueto, hablan repetitivamente de drogas, de fiestas, de marcas de lujo, de infidelidad, de su fortuna, de sus amores y de lo bien que hacen el amor. Incluso, él y sus súper amigos puertorriqueños emplean palabras que vienen del parlache paisa, el cual en parte se construyó a partir de la jerga utilizada por los sicarios de Pablo Escobar y otros malandros. Por ende, lo que J Balvin hace con la mano, lo borra con el codo, por lo cual sus palabras no pueden ser desligadas de sus acciones.

Es así como llegamos a la peor versión de J Balvin. La menos romántica. Esa que los medios (ay julito, julito), la gente y hasta Obama no ven o no quieren ver. Porque cuando J Balvin canta trap, nuestro compatriota se las quiere dar de niño malo a cualquier precio y para lograrlo saca unas “perlas” que nada le aportan a Colombia (a manera de ilustración, los invito a leer las letras de la canción Ven y hazlo tú de Nicky Jam, en la cual este cantante colabora con Anuel, Arcángel y J Balvin).

¡Claro! Ahora entiendo por qué J Balvin apoya las luchas sociales en Puerto Rico, critica a Maduro y a Trump, le canta a Obama, pero en Colombia no dice ni mu. Si abre la boca más de la cuenta, pierde seguidores y se le cae parte del negocio (socio). Nicky Jam, Farruko, Anuel, Bad Bunny, Daddy Yankee… Tales son los colaboradores y amigos de nuestra estrella nacional.

Volvamos al profesor de la Universidad Javeriana y estudiante de doctorado en Canadá, Boris Romero, cuya oda en Twitter a J Balvin se hizo viral en 2018. A este compatriota me gustaría hacerle un apunte que a lo mejor le aporte algo en sus clases: yo también soy docente. Trabajo en Europa. En Francia, más precisamente. Es verdad que muchos jóvenes y adultos andan “locos” con el reguetón. Pero, como Obama, ni la mitad de esa gente sabe lo que dicen las letras de esas canciones. Entonces, si la gente ni entiende, ¿qué es lo que tanto aportan reguetoneros como J Bavin a Colombia?

Para saber más, llevé a cabo un pequeño experimento con un grupo de estudiantes (de un curso español) y de extranjeros (europeos, norteamericanos, latinoamericanos, africanos). Les pedí que analizaran el video (sin sonido) y las letras de la canción “Hasta el amanecer” de Nicky Jam, fiel amigo y colaborador asiduo de J Balvin. Esta canción tiene casi mil quinientos millones de reproducciones y más de tres millones de “me gusta” en Youtube. En un cuestionario les pregunté a los extranjeros si para ellos en ese video se presentaba una situación de acoso sexual y si las letras de la canción eran sexistas.

Los resultados son muy constructivos. Respondieron 103 personas de las cuales 80% eran mujeres y 20% hombres. 40% tenía entre 18 y 25 años, 33,3% 26 a 35 años, y 26,7% tenía más de 35 años. De estos extranjeros, 73,3% cree que en el video se presenta una situación de acoso sexual. 13,3% piensa que no y 13,3% no sabe. Por otra parte, 85,7% piensa que las letras de esta canción son sexistas o pueden ser asociadas parcial o totalmente a una situación de acoso sexual. El resto de extranjeros (14,3%) piensa lo contrario.

A manera de ejemplo, una alemana de 21 años dijo: el cantante invade varias veces el espacio personal de la mujer, se le impone físicamente (porque se mueve todo el tiempo, pero la sigue, a veces incluso la toca) y la degrada a un objeto sexual (y racista) a través de las letras/palabras. Aunque expresar que te sientes atraído por alguien no es acoso sexual, continuar haciéndolo cuando la persona en cuestión indica con su cuerpo y sus palabras (‘y tú me dices “estás muy loco deja eso”’) que no está interesada, constituye acoso sexual. En este caso es más grave porque es de noche, en un espacio público, pero desierto. Esta es una demostración del poder masculino del cantante que piensa que puede disponer del cuerpo de la mujer. El hecho de que una canción, además de un video, pueda considerarse normal, ilustra cómo nuestro mundo ve el acoso sexual. No como un crimen, sino como un cumplido a la mujer/víctima.

Otros extranjeros jóvenes, menos críticos, dijeron que no hay que darle tantas vueltas al asunto. “Simplemente es música para bailar, coquetear y disfrutar.”

Sobre esto, una persona de nacionalidad francesa respondió: La letra no representa muy bien la canción. Para mí, este video clip es visto por millones de personas porque las canciones en español están muy de moda sin preocuparse por el videoclip en sí. No prestamos suficiente atención al clip y, sin embargo, denuncia muchas cosas. Los extranjeros no buscan entender o traducir las palabras del texto.

Mediante los resultados de esta modesta encuesta vemos que la mayoría de los extranjeros no hispanohablantes que respondieron no entienden las letras de las canciones de reguetón. Sin embargo, esto no les impide bailar y reproducir cientos de veces las diferentes canciones que están de moda. Con esto contribuyen al enriquecimiento de dichos cantantes (hombres de negocios) y a la difusión masiva del reguetón a nivel mundial. Entonces, ¿qué es lo que le aporta realmente J Balvin a Colombia? Aparte de música para la rumba del fin de semana, no veo mucho más.

Así pues, querido colega Boris Romero: entiendo su entusiasmo cuando sus estudiantes le hablan de J Balvin y no de Pablo Escobar. Yo también lo he vivido. Incluso, por una razón que aún no puedo explicar, hasta me gustan algunas de canciones de reguetón. Sin embargo, personalmente, estoy cansando de escuchar a J Balvin y a sus socios en restaurantes, en tiendas de Todo a dos 2 euros, en panaderías, en supermercados, en taxis…

Aunque no se puede comparar en absoluto el “legado” de Pablo Escobar con el de nuestras estrellas del reguetón, tampoco creo que el entusiasmo dé para enorgullecernos de los éxitos de nuestros cantantes “urbanos”. Valdría la pena indagar un poco más sobre el aporte real que le hacen los caribonitos como J Balvin y Maluma a nuestra imagen en el extranjero, tanto en países donde pocos entienden sus letras, como en Latinoamérica y España.

Yo prefiero mil veces que los franceses me hablen de los colombianos anónimos que todos los días cambian la imagen de nuestro país desde sus lugares de trabajo y estudio aquí o en cualquier parte del mundo. Por eso, queridos extranjeros, si me van a hablar de colombianos famosos, no me mencionen más a Pablo Escobar, ni a J Balvin, y menos a Maluma. Háblenme de deportistas como Egan Bernal, Nairo Quintana, Sergio Luis Henao o Rigoberto Urán; de cineastas como Ciro Guerra, o de otros deportistas y artistas colombianos que sí están dejando la imagen de Colombia en alto en Europa y el mundo.

-.
0
5337
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Las tres propiedades de Pablo Escobar que siguen en pleito

Las tres propiedades de Pablo Escobar que siguen en pleito

Egan Bernal, el pelado de Zipaquirá que les dañó la fiesta a los franceses

Egan Bernal, el pelado de Zipaquirá que les dañó la fiesta a los franceses

Se cumple la profecía: Egan Bernal, 'La Bestia', azotó Europa

Se cumple la profecía: Egan Bernal, 'La Bestia', azotó Europa

J Balvin, el mayor coleccionista de Ferrari de Latinoamérica

J Balvin, el mayor coleccionista de Ferrari de Latinoamérica