‘No es justo comparar al Catatumbo con el Bronx’

Carta abierta del personero de El Tarra al presidente Santos

Por: Miguel O. Duarte Ardila.
junio 02, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
‘No es justo comparar al Catatumbo con el Bronx’

“Ni tan cerca que queme al santo ni tan lejos que no lo alumbre”. Esta frase me hace recordar a mi abuela Rita Josefa, una señora católica de carácter a la que no le faltaba una tabla pegada a la pared con un montón de santos  y a los que  --de día y noche-- los alumbraba una lámpara de aceite de tártago o higuerilla. Yo siempre miraba los cachetes colorados de los pobres santos porque la lumbre les quedaba muy cerca, y finalmente el humo los dejaba tan negros que ni se reconocía uno de otro. Todos se parecían a San Martin de Porres.

Señor presidente: permítame decirle que valoro su esfuerzo por pacificar nuestro hermoso país por la vía del diálogo. Cuando escucho las críticas infundadas, pareciera que hay muchos colombianos que quieren que sigamos viviendo en el conflicto que sufrimos desde hace más de cincuenta años. ¡Claro, como no les afecta o será que algunos les favorece! ¡Quién sabe! En este tema lo aliento para que siga adelante y logre dialogar con todos los grupos alzados en armas, pues es más fácil arreglar los conflictos hablando que echando bala.

Sin embargo, señor presidente, con la apreciación de comparar al Catatumbo con el BRONX, creo que le pasó lo de mi abuela con el altar: vio a todos los santos del mismo color y yo dije “bueno será que se dejó influenciar por la reciente actividad que se hizo en Bogotá en la calle del BRONX”, lugar en el que se refugiaron seres humanos que cayeron en la indigencia y que desplazados del cartucho  no se les buscó un programa de rehabilitación. No es de extrañar, pues todos los gobiernos han tratado a los desplazados. Pero a estas horas, ya terminando  dos periodos de gobierno --cuando debe tenerse un diagnóstico de la problemática social del universo Colombiano--  respetuosamente digo, señor presidente, que  no es justo que se pueda confundir al Catatumbo y a su gente con un lugar de tan lamentable descomposición social y sin ninguna esperanza. Al respecto,  presidente,  para que tenga un acercamiento a la realidad del Catatumbo, con todo respeto le presento el siguiente escenario que reflejan la situación social y de violencia  específicamente del Municipio de El Tarra ( municipio ubicado en el corazón de la región del Catatumbo), con la intensión genuina de llamar su atención:

1. Que si en el Catatumbo se cultiva coca, es innegable y necio contradecirlo. Pero igualmente pregunto, señor presidente, ¿Será que algún gobierno ha hecho un análisis del porqué los campesinos cayeron en estas prácticas de cultivos ilícitos? ¿Y qué programas de inversión social se han hecho para hacer que los campesinos retomen practicas agropecuarias licitas? Como dicen los brujos “Yo digo lo que veo”. La mayoría de fincas no tienen títulos, pues un gran porcentaje del territorio Tarrense figura como una reserva forestal protegida por ley 2 de 1959, y, por lo tanto, no tienen acceso al crédito. Además, no existe ningún  banco en  la localidad,  los jornales son costosos, las vías en su mayoría no las arregla el estado --lo hacen las comunidades a través de peajes voluntarios  organizados por la misma comunidad--. En este momento que se encuentra cerrada la frontera ha bajado el contrabando de productos agropecuarios, aunque todavía llega  en menor cantidad, por lo que no se pueda competir en precios.

2. Y si me preguntan que hay grupos guerrilleros, pues yo digo que en algo se parecen a Dios. Uno no los ve pero están en todas partes. Ellos poseen unas estructuras de organización que les permite dominar y permanecer en el territorio, y además hacer cumplir sus leyes. Porque déjeme decirle que allí se cumple con la legislación estatal y la de los movimientos subversivos. Pero esto no es solamente un fenómeno de El Tarra, señor presidente, pues en cincuenta años de abandono del Estado, es muy simple pensar que han logrado ejercer dominio de muchas regiones del país.

3. Algo que me parce muy importante es la fortaleza, la capacidad de funcionamiento y el reconocimiento que se tiene a las juntas de Acción Comunal. Allí sí funciona el comité conciliador prácticamente como una primera instancia judicial y se ha logrado que sus decisiones se respeten

4. Con respecto a la educación, pudiera decir lo siguiente someramente: la semana anterior los profesores contratados por la Corporación Paz y Futuro se encontraban en un cese de actividades exigiendo algunas cosas que ‘carajo, no hay derecho’. Por ejemplo, que el contrato de este año es más bajo que el del año pasado, que a esta hora no les han pagado una bonificación de difícil acceso del año 2015 y que dicha bonificación se la pagan a unos pocos. A los bachilleres que trabajan con la misma dificultad y con menos dinero no les reconocen porque son bachilleres, pero es que además hay escuelas donde no contratan ni normalistas ni licenciados y es que ni les entregan copia del contrato. Bueno y si les sacamos cuentas, ese salario se queda en el transporte y el incentivo para los estudiantes donde está; a esta fecha no han empezado a funcionar los restaurantes escolares, entre muchas otras cosas.

5. En salud no quiero hablar en este corto pliego porque ahí si no terminaría ni con una resma de papel y es que con nuestro sistema de salud, los recursos no están orientados ni a la prevención ni a la protección del derecho, pero solo quiero decirle una sola cosita, que se haga una promoción y prevención más efectiva y que las personas que estén en el régimen subsidiado sean atendidas en cualquier parte de Colombia porque hay mucha gente que se traslada de una parte a otra en busca de trabajo y no pueden asistir al médico porque se cansan de pedir traslados y nunca se hacen y esa platica se queda en otros bolsillos.

6. Y si le echamos un repasito a la situación de la víctimas de la violencia, hay que empezar diciendo que aquí se muestra la fortaleza del Tarrense, a pesar de haber sufrido un sinnúmero de muertes que dejaron montones de viudas, huérfanos; de abusos sexuales, de haber perdido sus tierras, sus casas, hasta sus ropas y trastos de la cocina. Y después cansarse de pagar escondederos y llevar del bulto les tocó volver por su propia cuenta y riesgo sin ningún acompañamiento ni programa de retorno, llorando para dentro para no dejar ver la debilidad humana y volver a empezar solos sin la ayuda de nadie, que capacidad de resiliencia.  Y bueno, estas víctimas aún siguen esperando la indemnización, siguen esperando un programa de vivienda que nunca llega ni llegará por lo menos a la gente del campo. Víctimas que no tienen propiedad del terreno que ocupan porque como ya lo dije, figura como reserva forestal.

7. Señor presidente, la situación de El Tarra y del Catatumbo no se soluciona con más violencia. Creo que no hay necesidad de sacrificar más colombianos del lado que sea. Se necesita un equipo de presencia institucional en la zona y que se haga un análisis de fondo junto con la administración Municipal, las juntas de Acción comunal y las organizaciones sociales. De esta manera se podrán  hacer programas y proyectos reales. Es que no sé por qué me da la impresión que muchas de las políticas públicas son discordantes con las realidades sociales.

8. Finalmente, señor presidente, con todo respeto le digo que hay que ir a El Tarra parte del Catatumbo y conocer de cerca esa gente humilde, buena, llena de historias y con una niñez y juventud creciente con principios éticos, morales y culturales. Y aunque suene paradójico, lejos de las drogas con ganas de seguir luchando para salir del ostracismo estatal.

En espera que el señor residente mire a El Tarra y a todo el Catatumbo con ojos de inversión social y augurando éxitos en el proceso de paz, me suscribo.

Atentamente:

Miguel O. Duarte Ardila.

Personero Municipio de El Tarra

 

-.
0
686
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Tik Tok muestra la realidad oculta de los cultivos de coca en el Catatumbo

Tik Tok muestra la realidad oculta de los cultivos de coca en el Catatumbo

VIDEO: Se acabó el paro armado en el Catatumbo, pero no la guerra

VIDEO: Se acabó el paro armado en el Catatumbo, pero no la guerra

Los otros Catatumbos

El fantasma del Catatumbo

El fantasma del Catatumbo