Opinión

No a la justicia por mano propia

Historias de aplicación de la justicia por propia mano ocurren casi a diario esgrimiendo que la autoridad no protege, una consigna que nos puede llevar derecho a la barbarie

Por:
febrero 15, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
No a la justicia por mano propia
Varias personas indignadas en Cali le amputaron una de sus manos a un ladrón de quien transitaba en bicicleta, en acto injustificable e inaceptable

El cuento es atroz, del sábado pasado. En Cali, en el barrio Petecuy, un ladrón quiso robar a alguien que transitaba en bicicleta. Fue sorprendido por varias personas que, indignadas, le amputaron una de sus manos. Las autoridades se enteraron por las redes sociales. Hay videos explícitos y trinos que dan su visto bueno a la barbarie: “Por ladrón…”

Un día antes, en Bucaramanga, una vendedora de mangos asesinó, en plena vía pública, a puñaladas, a un hombre que le adeudaba 40.000 pesos.

Supuestos acosadores sexuales, carteristas, atracadores callejeros caen en manos de la implacable “justicia popular”, verdaderos actos de barbarie en una sociedad que, supuestamente, busca salir de la violencia y convivir en paz. La policía no hace nada, la justicia los suelta, hay que castigar a los delicuentes, es el lema.

Hace un año, ocurrió la historia del médico que, de noche, transitaba el puente peatonal en la calle 123 con novena en Bogotá, que fue atracado y, que, con su arma, mató en segundos a los tres delicuentes.

Dos años antes, un escolta mató a quien iba a atracar a una mujer.

Historias de aplicación de la justicia por propia mano que ocurren casi a diario en Bogotá, Cali, Barranquilla, Medellín y muchos municipios más y que, parece, suceden con mayor frecuencia.

Hechos terribles que van acompañados de un cierto tipo de plebiscito en las redes sociales con un saldo alarmante: cada vez más gente apoya la justicia por mano propia. En el caso mencionado del escolta, se nos olvida, fue felicitado por el propio presidente de Colombia a comienzos del 2018, quien le dijo que “hizo lo correcto” (El Tiempo, 12.02.18). La acción del médico fue aplaudida por la gran mayoría de quienes opinaron en las redes.

Los patrones de la justicia por propia mano parecieran tener un sello social. Si los delincuentes son sorprendidos en barrios populares, los supuestos ladrones, atracadores, violadores, son rodeados y desarmados por ciudadanos que, colectivamente, pretenden lincharlos o castigarlos como en el caso brutal de la amputación en Cali. A veces, con la llegada de la autoridad, se impide la muerte de los supuestos delincuentes.

Si los presuntos atracadores llevan a cabo sus fechorías en estratos altos, el patrón es algo diferente: uso de armas de fuego en eventos en los que el agredido actúa de manera individual. En estos casos, el apoyo a quienes aplicaron la justicia por propia mano es mayor aún, alentando las campañas en favor del porte de armas de fuego. En términos de la justicia, el argumento del uso de armas en defensa propia suele imponerse.

____________________________________________________________________________________________

Cerca de dos terceras partes de los ciudadanos justifican el uso de la justicia por mano propia

____________________________________________________________________________________________

No hay faceta más grave en la desconfianza de la ciudadanía en las instituciones que la falta de fe en la justicia. Según un estudio de la U. Libre (Laura Guevara, 2018), cerca de dos terceras partes de los ciudadanos justifican el uso de la justicia por mano propia. Personas normales que consideran que la manera de enfrentar un delito es cometiendo otro.

La gente desconfía en los eslabones que configuran la cadena de autoridad que empieza por la Policía, pasa por los jueces (congestión, inoperancia judicial) y culmina en los eventos de corrupción del gran cuello blanco y está aceptando como práctica deseable la justicia por mano propia. Si la autoridad no protege, que sea la comunidad la que tome cartas en el asunto, es la consigna que nos puede conducir a la barbarie.

Con todas las deficiencias del aparato judicial, de las falencias de la Policía, no podemos aceptar la justicia por mano propia, injustificable e inaceptable.

-.
0
700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La rabia de los jóvenes en Barcelona, La Habana, Santiago, Bogotá

La rabia de los jóvenes en Barcelona, La Habana, Santiago, Bogotá

6.402 profundos dolores

6.402 profundos dolores

Adultos conectados que desperdician su atención

Adultos conectados que desperdician su atención

Niños y jóvenes, los más afectados en la pandemia

Niños y jóvenes, los más afectados en la pandemia

Congreso y universidad: de la mano mirando el futuro

Congreso y universidad: de la mano mirando el futuro

Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

Clases virtuales, doble trabajo para los padres

Clases virtuales, doble trabajo para los padres

Móviles, internet: ¿cómo hemos cambiado en 20 años?

Móviles, internet: ¿cómo hemos cambiado en 20 años?