Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Negro o Afro, ¿cuál es correcto?

El contexto hace políticamente correcta o incorrecta la palabra, como en el caso de las polémicas declaraciones del alcalde de Cali, tildadas de racismo

Por:
Agosto 25, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Negro o Afro, ¿cuál es correcto?
En el contexto de la administración y la vida empresarial de Maurice Armitage, no cabe decirle racista a quien ha sido incluyente y creído en la capacidad profesional y ética de muchas personas negras

Usar la palabra negro o decir afro, no tiene ninguna diferencia si se trata solamente del significado estricto, sin ningún contexto. Así como alguien puede ser considerado blanco o caucásico. Tampoco tendría ninguna importancia decir latino o suramericano para señalar la procedencia geográfica de una persona.

Otra cosa son los contextos en los que se habla y la connotación simbólica que se le da a cualquiera de estos términos. Allí se empieza a volver correcta o incorrecta políticamente una palabra. De manera que la discusión sobre su uso no puede darse como un tema absoluto, porque el idioma es algo vivo que se utiliza en determinadas condiciones para significar una cosa u otra.

La discusión sobre si el alcalde de Cali es racista o no, porque para explicar los posibles problemas de seguridad en el estadio dijo que en la ciudad hay más de un millón de negros, puede verse en dos contextos. En el inmediato, expresa sus miedos sobre los comportamientos de la comunidad negra y resulta totalmente racista, porque asume que la gente se portará mal por pertenecer a una etnia, por ser negro.

Sin embargo, en el contexto de su administración y su vida empresarial, no cabe decirle racista a quien ha sido incluyente, quien ha creído en la capacidad profesional y ética de muchas personas negras. En todo caso, lo que sí deja ver, en estas declaraciones, es que todavía en él persisten prejuicios y señalamientos que tal vez no sean conscientes, pero están ahí y lo traicionan haciéndolo quedar como lo que no quiere ser.

 

El componente afro, en lo cultural, en lo físico, en lo ciudadano,
en lo ético, y en todas las dimensiones que puedan caber,
ha enriquecido a Cali

 

Acaba de terminar una versión más del Festival Petronio Álvarez y nuevamente en Cali quedó demostrado que el componente afro, en lo cultural, en lo físico, en lo ciudadano, en lo ético, y en todas las dimensiones que puedan caber, ha enriquecido a la ciudad, enseñándonos otras miradas, otras formas artísticas, gastronómicas, de convivencia. Lo afro es un plus para Cali y, señalarlo, no solo es correcto políticamente, sino indispensable para seguir creciendo como comunidad.

El festival es solo una muestra de lo que pasa en la vida cotidiana en nuestras calles y barrios, pero es una muestra maravillosa, que nos da identidad y produce orgullo. Claro, también es el momento en que pueden aflorar discriminaciones y expresiones de racismo, como algunas pocas que encontré en Twitter y que deben ser duramente rechazadas sin lugar a equívocos.

Las condiciones que la Alcaldía y el gobierno nacional le dieron a esta edición del Petronio dejan sentado que tiene un respaldo total. El Mio, por ejemplo, se empleó a fondo en garantizar la movilidad después de cada concierto y eso demuestra la voluntad política del Alcalde, mucho más que sus declaraciones sobre los partidos de futbol.

Entonces, volviendo a los términos negro y afro, lo interesante es cómo en cada uno se representa de una manera u otra un pensamiento y una trayectoria. Lo afro, es algo que se ha venido construyendo como rescate de la tradición y la memoria, conquistado por las mismas comunidades negras, que quieren dejar claras sus raíces. Eso es muy importante y muy respetable.

Con esa mirada no riñe lo negro, inclusive porque así mismo quedó consagrado en la Constitución Política Colombiana y en sus reglamentaciones sobre territorios colectivos y etno educación y jurisdicciones electorales. Pero cuidado: cuando aparece el imaginario racista, “lo negro” es un prejuicio, es decir un “juicio previo” para dar a entender que todo lo negro es peligroso e inculto…  Y esa fue la cascarita que pisó el señor alcalde.

 

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
2559
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violadores pillados, pero no castigados

Violadores pillados, pero no castigados

De Weinstein a Trump, Kevin Sapacey, Michel Jackson, la violencia contra la mujer se ha destapado gracias a sus denuncias y empiezan a pagar por ello los intocables del cine
Todos contra la JEP

Todos contra la JEP

En el Congreso: ausentistas, opositores de siempre y de ocasión (CR), oportunistas (mermelados), el gobierno por incapaz, la guerrilla por soberbia, y nosotros que pasamos de agache
Perdón no es igual a inocencia

Perdón no es igual a inocencia

Las culpas de sus delitos asúmalas usted señor Santrich, pero no quiera compartirlas, porque con generosidad se le está perdonando, pero eso no quiere decir que se le declare inocente
Represión policial: ¡bestial!

Represión policial: ¡bestial!

La brutal represión en regímenes de toda índole, pasó de castaño a oscuro en Colombia con la masacre de Tumaco. ¿En que paró la reforma de la Policía?
Vargas en su pantano

Vargas en su pantano

Entorpecer la implementación de la paz, es imperdonable para quien se fortaleció bajo alero del gobierno de la paz. Ahora que pretende salirse, seguramente caerá en el pantano
Ahí están los que son, ¡no molesten más!

Ahí están los que son, ¡no molesten más!

A la derecha no le gustaron algunos juristas relacionados con temas de derechos humanos y a la izquierda, los que estuvieron vinculados con la justicia penal militar
¡Que renuncie toda la Corte!

¡Que renuncie toda la Corte!

Que se estremezca todo como un gran sacudón para ver si nos libramos de tanta porquería que hay en el Estado. Llegó la hora del cambio real y no de los cambiazos
¡Moñona!

¡Moñona!

En orden de aparición: empate con Brasil, cese de hostilidades Gobierno-ELN, anuncio de entrega de Úsuga, visita de Francisco. ¡Semana para recordar!