Opinión

Nada de censura

La moción de censura promovida por el Partido Conservador contra la canciller parece desproporcionada, inoportuna y sobre todo electorera

Por:
septiembre 11, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

El Partido Conservador anda promoviendo una moción de censura contra la canciller María Ángela Holguín dizque por no hacer bien su trabajo en la crisis con Venezuela y eso parece injusto, desproporcionado e inoportuno, pero sobre todo electorero.

Las cosas no han sido fáciles con Maduro, principalmente para la gente expulsada arbitrariamente y para los que asustados por la estigmatización, abandonaron a las carreras sus viviendas en la frontera.

Todos sabemos que el presidente venezolano es un tirano irascible, cercado por una rosca corrupta que lo aúpa para que haga barbaridades con tal de mantenerse en el poder. El gobierno ha encerrado a los principales opositores, ha clausurado medios de comunicación, le ha quitado su curul a María Corina Machado y ha reprimido con bestialidad a los estudiantes. Sus medidas económicas tienen desabastecido por completo los mercados, la gente no encuentra harina, ni papel higiénico, ni jabón sin largas colas que terminan con una compra mínima totalmente controlada.

Pero Maduro no acepta haberse equivocado, ni piensa enmendar sus errores, solo traslada la culpa a opositores, a Colombia y sobre todo a Álvaro Uribe y los paramilitares que según ese orate dominan la frontera a su antojo.

En ese panorama los conservadores han decidido encontrar una culpable, muy al estilo Maduro, y es nada más ni nada menos que la persona que más se ha empeñado en resolver los problemas. La ministra puede caer bien o mal, no es propiamente una populachera, sino una mujer elegante y fina que cuida cada palabra y cada gesto. Así debe ser una diplomática, recordemos que ella no es ministra de Defensa, ni de Economía, ni defensora del pueblo o procuradora. Ella es la cabeza de la política exterior que en Colombia está regida por los principios establecidos en la Constitución y en el Derecho Internacional. Además, recordemos, ha sido delegada para completar el grupo negociador de paz en la Habana.

Con todo eso, el Partido Conservador, con el señor Barguil a la cabeza sale a decirnos que María Ángela no ha hecho bien su papel y que debe someterse a un debate denominado moción de censura, lo que quiere decir que después de la discusión el Congreso vota para definir si la canciller debe irse del Gobierno.

Es bueno recordar que hasta la fecha no se ha sacado a ningún ministro en una moción de censura y eso que esta figura se instauró en la Constitución del 91. Han pasado por allí personas buenas y malas pero a la hora del voto ningún gobierno permite que le apliquen este castigo y mueve sus fichas para que se niegue la moción. Pero esto no es lo importante, sino la torpeza y oportunismo con que se está manejando el tema.

No solo me parece que la canciller ha sido sensata en este mar de insensatez que ha creado Maduro, sino que tiene la suficiente credibilidad internacional para contrarrestar las agresivas arremetidas de su contraparte. Puede que haya cometido uno que otro error, sin embargo no parecen sustanciales.  Lo que si sería muy grave es el mensaje que daría esta moción que sin duda envalentonaría aún más a ese loco tirano que tenemos de vecino.

Entregar la cabeza de María Ángela, o por lo menos amenazar con entregarla es un error que Colombia no se puede dar el lujo de cometer. Lo que se necesita es una férrea defensa de la Nación, nos guste o no el presidente, nos guste o no la canciller. Lo demás es mera politiquería electoral.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus/

-Publicidad-
0
403
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El trapo rojo

El trapo rojo

Virulentas paradojas

Virulentas paradojas

Que gobierne Claudia

Que gobierne Claudia

Democracia = ¿no hacer nada?

Democracia = ¿no hacer nada?

Fue sin querer, queriendo

Fue sin querer, queriendo

Manguito rotador

Manguito rotador

Por la boca muere… el general

Por la boca muere… el general

¡Inepto, lagarto, peludo!

¡Inepto, lagarto, peludo!