Opinión

Montoya y Nairo: dos fracasos parecidos

Dos grandes de nuestra historia deportiva que no lograron sus objetivos: Montoya no ganó la Fórmula 1, Nairo ve pasar sus mejores días

Por:
Septiembre 13, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Montoya y Nairo: dos fracasos parecidos
Es amargo ver la involución de Nairo, nos recuerda a la decadencia de Montoya. Fotos: Tour de France y Wikipedia

Es curioso que los dos más grandes deportistas de nuestra historia no hayan conseguido sus objetivos. Montoya tenía todas las condiciones de lograr su sueño, ganar la Fórmula 1. A los 26 años llegó a la Gran Carpa contratado por una escudería top, la Williams BMW. A esa edad J.P. Montoya ya había ganado la IndyCar y las 500 millas de Indianápolis. En su año debut consiguió tres poles, ganó en la mítica pista de Monza y le disputó palmo a palmo cuatro carreras a Michael Schumacher. Los especialistas decían que era cuestión de un par de años para que fuera el primer campeón suramericano después de Ayrton Senna.

Nairo despuntó a los 23 años. Su líder, Alejandro Valverde, sufrió una avería mecánica en la etapa 9 del Tour de Francia del 2013. Se retrasó nueve minutos y perdió toda opción de disputarla. La responsabilidad recayó en el joven de Cómbita quien no decepcionó y fue subcampeón, la mejor posición de un pedalista colombiano en la historia.

A partir de allí parecía que hubiera surgido un nuevo emperador del ciclismo. A los 24 ganó el Giro, a los 26 La Vuelta y tres podios en el Tour. Solo sería cuestión de tiempo para que llegara vestido de amarillo a los Campos Elíseos. Pero la historia cambiaría dramáticamente. A los 28 Nairo termina de lejos perdiendo el duelo no solo con Froome, quien parecía su rival natural, sino que es doblegado con facilidad por contemporáneos suyos como Yates, Doumolin o Bardet. Ahora está terminando La Vuelta haciendo el trabajo por el que fue contratado hace 6 años: ser gregario de Valverde. Su potencial, como el de Montoya, nunca se desarrolló del todo

 

El retiro de Montoya al final del 2005 de la Fórmula 1 y su paso a la Nascar
fue una tragedia nacional.

 

Juan Pablo Montoya fue tercero en el 2003 pero disputó hasta la penúltima carrera el título de la Fórmula 1. Su motor explotó. Dos años después pasó a Mclaren pero antes de la segunda competencia de la temporada tuvo una lesión por estar esquiando. Nunca volvería a ser el mismo. Su retiro al final del 2005 de la Fórmula 1 y su paso a la Nascar fue una tragedia nacional. Montoya desapareció de la mente de los colombianos y, doce años después, solo quedaron los malos recuerdos, el Montoya prepotente, malgeniado, difícil para la prensa y olvidamos sus hazañas: siete victorias en la Fórmula Uno, 13 poles position lo confirmaron como el piloto más grande de nuestra historia. A los 43 años sigue compitiendo y sigue siendo respetado en todo el mundo, menos en su país. Juan Pablo se aburrió de las críticas, las exigencias que trae la gran carpa. Se aburrió de Europa, al fin y al cabo ya era millonario, estaba realizado a sus 30 años y podía hacer lo que se le diera la gana y nunca lo perdonamos por eso.

 

El problema nunca fue de Nairo, fue de nosotros que siempre creímos
que podía estar a la altura de pedalistas de más de 1.75 m
que pueden subir con facilidad a su ritmo y cortar el viento en una contrarreloj

 

Nairo tiene 28 y es casi seguro que sus mejores días ya pasaron.  Su entrenamiento cambió y eso pudo afectarle. No estaba al lado de sus directores técnicos en Europa sino que pasaba grandes temporadas en su Boyacá natal. Esto pudo afectarle pero en el fondo el problema nunca fue suyo, el problema fue de nosotros que siempre creímos que podía estar a la altura de pedalistas de más de uno setenta y cinco que pueden subir con facilidad a su ritmo y cortar el viento en una contrarreloj. Nairo, como Esteban Chaves, dieron lo que pudieron, lo que sus cuerpos pequeños soportaron. Son escaladores y fueron los mejores del mundo. Llegaron a tener la opción a los 24 años pero ya no son tan rápidos, cada vez son más delgados y sus rivales europeos, beneficiados por su contextura física, ganan con los años, aprenden a subir y terminan aplastándonos.

Es amargo ver la involución de Nairo, nos recuerda a la decadencia de Montoya, dos campeones que nunca consiguieron sus objetivos, dos hombres que pudieron ser los mejores del mundo pero nunca lo pudieron lograr.

 

 

Publicidad
0
21701
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Iván Gallo

Por qué Duque nunca invitaría a Freddie Mercury a la Casa de Nariño

Por qué Duque nunca invitaría a Freddie Mercury a la Casa de Nariño

Y a Uribe lo mató la envidia

Y a Uribe lo mató la envidia

Enrique Santos Calderón, mi oligarca favorito

Enrique Santos Calderón, mi oligarca favorito

Los mamertos y su maldita obsesión con RCN

Los mamertos y su maldita obsesión con RCN

Lo siento pelados, pero esa mierda no es música

Lo siento pelados, pero esa mierda no es música

La venganza de Hernán Peláez

La venganza de Hernán Peláez

La miseria de ser actor en Colombia

La miseria de ser actor en Colombia

¡Linchen a los marihuaneros!

¡Linchen a los marihuaneros!