Opinión

¡Moñona!

Para aprovechar paz y ordenamiento territorial tendremos que elegir gente buena porque el municipio será el principal anticuerpo para el penoso cáncer de la guerra

Por:
octubre 23, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Los alcaldes o alcaldesas que sean elegidos este domingo tendrán dos grandes oportunidades para convertir su gobierno en una verdadera transformación. Siempre y cuando, claro está, que no se dediquen al saqueo y la repartija de puestos y favores. Esas dos gabelas son la renovación de los Planes de Ordenamiento Territorial y la Paz que ya casi llega.

Los Planes de Ordenamiento Territorial, POT o PBOT, son una herramienta poderosa para el crecimiento ordenado de un municipio, con zonas protegidas para el cuidado de las aguas y la biodiversidad, respeto y recuperación del espacio público, concertación sobre densificación de los cascos urbanos, movilidad, expansión de servicios públicos y otros temas igualmente importantes.

Si las y los gobernantes que se inauguran el primero de enero se toman en serio la preparación de sus gobiernos deberán dedicarle un buen tiempo a estudiar lo que se reformó y los elementos que de allí pueden y deben incorporar a sus planes de gobierno, si es que ya no lo hicieron en los programas que inscribieron junto con sus candidaturas.

Los POT además les permitirán no improvisar “alcaldadas” sino construir sobre lo ya existente y la experiencia acumulada, que para bien o para mal debió quedar plasmada en esos planes reformados y sin estrenar todavía.

Tal vez lo más importante es que lleguen los electos a entender que los POT no son un manual para otorgar o negar licencias de construcción, como parecen entenderlo algunos mandatarios locales y oficinas de planeación actuantes hoy en día. Los Planes, son mucho más que eso, son un instrumento de planificación urbana y rural para todo el territorio municipal, bitácoras de trabajo a partir de las cuales se estructura prácticamente todo, inclusive las políticas sociales y los alcances ambientales de un gobierno.

Por otra parte, estos nuevos mandatarios tendrán probablemente la gran oportunidad de la Paz para regir sus territorios durante cuatro años no en la defensiva de los males del conflicto, sino en una ofensiva de progreso lo que nos abre un panorama muy irrepetible.

Aprovechar las condiciones del posconflicto, los recursos que se destinarán a procesos de reparación, a la reconstrucción del tejido social tan estropeado por acciones violentas contra la población civil, será aumentar exponencialmente las posibilidades de los escasos presupuestos locales.

Y  precisamente para aprovechar esta moñona fabulosa de paz y ordenamiento territorial tendremos que elegir gente buena, personas conscientes de su papel histórico, de la importancia de los gobiernos locales en el apuntalamiento de la reconciliación nacional. Esa célula denominada municipio será el principal anticuerpo para el penoso cáncer de la guerra. Si allí hay garantías para toda la población, si hay rigor y transparencia en el manejo de lo público, los conflictos del post conflicto se amortiguarán. De lo contrario la paz no será posible, porque la paz no se hace desde Bogotá, sino en cada vereda, en cada cuadra, en cada plaza municipal y sobre todo en cada despacho de alcalde o alcaldesa.

Piénselo bien, eso es lo que nos jugamos el domingo: aprovechar dos elementos que tal vez no se vuelvan a dar juntos, o dilapidarlos en manos irresponsables con afanes de enriquecimiento ilícito o de vagabundería politiquera. Eso significa nuestro voto. Casi nada, ¿no?

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus/

-Publicidad-
0
561
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
“Mi única obsesión es la verdad”

“Mi única obsesión es la verdad”

Revocar congresos

Revocar congresos

Greta Thunberg, ¿diosa o diabla?

Greta Thunberg, ¿diosa o diabla?

Amazonía y Chile: Bolsonaro, Trump y Uribe

Amazonía y Chile: Bolsonaro, Trump y Uribe

Este oficio nuestro

Este oficio nuestro

País de Asesinos

País de Asesinos

¿Cambiar el ICBF o cumplir la Ley?

¿Cambiar el ICBF o cumplir la Ley?

Un añito apenas y faltan tres…

Un añito apenas y faltan tres…