Momo, el juego macabro que desató la histeria en Boyacá

En Pajarito el alcalde decretó toque de queda para controlar la población que alega que un entretenimiento en Whatsapp está empujando a los jóvenes al suicidio

Por:
noviembre 23, 2018
Momo, el juego macabro que desató la histeria en Boyacá

Todo empezó el pasado domingo 18 de noviembre. Después de misa catorce muchachos que habían comulgado llegaron a su casa a vomitar la ostía. No estaban intoxicados. Según un rumor que empezó a circular en el pueblo, los jóvenes estaban poseídos por un espíritu maligno. En Pajarito, Boyacá, empezó a cundir el pánico. Ubicado a dos horas de Tunja el pueblo fue fundado hace más de doscientos años por soldados desertores del ejército patriota. Desde su fundación siguieron los preceptos que ya estaban marcados por los primeros pobladores de esa zona: la tribu Golcondense.

Algo habían tenido en común esos catorce muchachos: entre el 13 y el 14 de noviembre habían asistido a unos retiros espirituales. Allí dos juegos cambiarían el curso de Pajarito. Lo primero que jugaron fue Momo, un reto viral que se hizo famoso por la imagen que la representa: un ser de ojos saltones, piel pálida y sonrisa macabra. En realidad la figura representa una escultura de mujer pájaro hecha por un artista japonés en el 2016 en una galería de arte de Ginza, uno de los lugares más exclusivos de Tokio. El juego comenzó en un grupo de Facebook. Allí llamaban a un número de celular y contestaba un desconocido mostrando imágenes violentas: violaciones, asesinatos, torturas. A Momo se sumó un juego ya clásico: invocar espíritus a través de la Ouija.

Pasaron los días y los muchachos empezaron a sentirse extraños. Permanecían en sus cuartos alejados de la familia quienes escuchaban, detrás de la puerta, monólogos interminables. Con el correr de las horas la crisis interior se profundizaba. Los muchachos tomaron correas y empezaron a azotarse ellos mismos la espalda. Se pusieron coronas de espinas, se desmayaban y hablaban con una voz que no era la de ellos. Lo peor fue cuando dos de ellos, agarrados de la mano, estuvieron a punto de lanzarse desde un puente.

La situación empezó a desbordarse hace 15 días. El alcalde de Pajarito, Inocencio Pérez, ante el desborde de las denuncias que evidenciaban el extraño comportamiento, se arriesgó a imponer un toque de queda hace una semana. Después de que la noticia se hiciera viral y fuera confirmada por el Comandante de la Policía de Boyacá, Fernando Triana, los rumores empezaron a acallarse, incluso el propio alcalde negó que hubiera tomado esa determinación. Sin embargo dentro del pueblo hay gente que aún está preocupada y que respalda esa primera decisión de impedir que los menores salieran a la calle después de las diez de la noche.

Dicen que aún se reúnen en casas a invocar espíritus y, lo más grave, usar el número que indica Momo, un fenómeno que se tornó global y que preocupa a autoridades en todas partes del mundo. Ahora Momo azota a Pajarito.

-.
0
3442
La esposa del Fiscal Barbosa, otra mujer enredada con el poder de su marido

La esposa del Fiscal Barbosa, otra mujer enredada con el poder de su marido

Video: El lujoso edificio donde pasó sus últimos minutos Valentina Trespalacios

Video: El lujoso edificio donde pasó sus últimos minutos Valentina Trespalacios

"A mi papá lo mataron, como a otros 3000 de la UP, y nadie pagará condena"

Falabella, la tarjeta de crédito que más intereses cobra en Colombia

Falabella, la tarjeta de crédito que más intereses cobra en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus