¡Miss Universo Colombia!: Diatriba sobre "las glorias nacionales".

Si se siente orgulloso, tranquilo usted está experimentando un sentimiento nacionalista

Por: Wilson Peña-Pinzón
enero 27, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Miss Universo Colombia!: Diatriba sobre

Si en este momento se siente orgulloso(a) por el triunfo de Paulina Vega, usted está experimentando un sentimiento nacionalista: no se preocupe, este se activa en diferentes circunstancias y no es perjudicial, siempre y cuando mantenga un límite racional entre la realidad y la efusividad del momento. Realidad, porque Paulina ganó en circunstancias en donde la gran mayoría de los que nos sentimos orgullosos no intervinimos directamente para que así fuera, y los frutos de su victoria, los disfrutará ella, y las personas más cercanas en este momento, nosotros continuaremos con nuestras vidas igual que ayer. La efusividad es válida por el principio que plantea Benedict Anderson en su noción de "comunidad imaginada": lo que sentimos sucede porque "aun los miembros de la nación más pequeña no conocerán jamás a la mayoría de sus compatriotas, no los verán ni oirán siquiera hablar de ellos, pero en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión". Es por eso mismo, y otra cantidad de situaciones que se vinculan al fenómeno, que hay orgullo, pero lo más preocupante es que, con mucho respeto, se llenará de política, afianzará los imaginarios de la "mujer bonita y poco inteligente", como el modelo femenino que guiará el anhelo de algunas mujeres.

Ya escuché a varios decir que "este es el momento de Colombia", haciendo sumas con el proceso de paz, los logros de la selección Colombia, las victorias de Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Mariana Pajón y James Rodríguez. Ya Shakira y Juanes están muy desgastados en esta comunidad imaginada. Suena bonito ver como los compatriotas, gente que tuvo la misma suerte de nacer en el mismo país, de diferentes formas se destacan en sus quehaceres de manera notable a nivel mundial: a cada uno le corresponde una historia que demuestra lo duro o lo fácil que llegar a la cumbre de una carrera. Pero lo triste de la historia es que son pocas las personas que triunfan en un mundo que es competitivo y que se lleva por delante al que sea: nos olvidamos que para muchos nacer en Colombia ha sido una bendición, para otros una completa maldición. Esas sumas a las que me referí, nos permite soñar e imaginar un país con esperanza y con dignidad, ojalá al mismo nivel de nuestros íconos, una que posibilite unos mínimos de dignidad que se puedan ir magnificando. Nuestra idiosincrasia hará de este hecho un hito, pero a la vez será una condena que afianzará los círculos simbólicos que se han construido local y regionalmente bajo la idealización de la mujer bella (las reinas y las modelos) frente al poder económico (legal e ilegal detentado por los hombres).

Hace poco, la modelo y presentadora Claudia Bahamón, reafirmó en su cuenta de Instagram esa sensación combinada de patriotismo e imaginación. La cito: "Hoy amanecí con una nueva ilusión de nuestro país en Paz.
Gracias atletas, cantantes, futbolistas, actrices y ahora a la mujer mas bella del universo @paulinavegadiep por llevar el nombre de nuestro país hasta el último rincon del mundo en alto. #QueVivaColombia #ColombiaEnPaz #ColombiaMissUniverse" (Sic.) Reitero, no pongo en duda los sentimientos que despiertan nuestras glorias nacionales, pero ¿qué contribuciones reales aportan al país, los logros personales en este tipo de materias? Trato de pensar en las fundaciones que artistas y deportistas han creado en el país para aliviar un poco la responsabilidad del Estado, pero de inmediato me imagino a sus contadores haciendo magia con los números recortando impuestos en obras de beneficencia. Las 15 o 20 fundaciones lideradas por nuestras glorias nacionales, no tienen el mismo alcance, enfoque y prospección que debería tener una acción social en materia administrativa del Estado para respuesta efectiva al maltrato infantil, a los fenómenos de generación de delincuencia, proyectos educativos y deportivos, etc. ¿Quién les pone lupa a estos espacios? La filantropía y el altruismo en el siglo XX se consolidó como una forma eufemística de evadir impuestos. En lo que si veo una posibilidad abismal es en que nuestras glorias nacionales son generadores de opinión y ellas tienen la potencia de comunicar e influenciar una discusión pública sobre las soluciones que se deben construir políticamente.

Es por lo anterior que estoy convencido: que este hecho se llenará de política. Se vienen elecciones regionales, se viene el fin del proceso de paz y el salto de los acuerdos a un espacio democrático (o de referendo o de espacios de representación política). Así como Santos uso y le funcionó el fútbol y la Selección Colombia como plataforma de propaganda nacionalista, no sería raro que con el declive futbolero, la Miss Universo, más rápido que tarde, se vuelva en fortín político de la paz y de la identidad internacional que Colombia quiere reinventar para un posible postconflicto, una que supere al país violento y al país de Pablo Escobar.

Post scríptum: La noción de "comunidad imaginada" de Anderson, tiene sus aristas. Minutos después de la coronación, hubo tensión en redes sociales por una supuesta columna escrita para Soho el actor Diego Trujillo, llamada "Contra los costeños". De inmediato personas de la costa se incendiaron en rabia nacional (desde la patria costeña) sobre "el cachaco", acusando de infame su posición... más aun cuando Trujillo representó hace unos años el personaje de un rolo suplantando a un costeño en una novela nacional. Pues la columna no fue escrita por Trujillo, fue escrita por un tal Andrés Ríos en 2012. Sin embargo, eso deja claro que los triunfos nacionales, no son tan generalizados como uno creería, sobretodo por las historias locales de poder y de identidades afianzadas a punta de expresiones culturales, como las que ronda el Carnaval de Barranquilla, que nos llena de orgullo generalizado también, pero que es patrimonio a ultranza de los barranquilleros.

Wilson Peña-Pinzón
Antropólogo
Docente - Investigador
Departamento de Antropología
Universidad Externado de Colombia.
(Mi opinión no compromete a las2orillas.com, ni a las instituciones a las que pertenezco. Es una opinión personal y está sujeta al debate y a ser reformulada en el mismo.).

(Fotografía tomada de eluniversal.com.co)

-.
0
3909
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La Mojana es el peón de sacrificio

La Mojana es el peón de sacrificio

Nota Ciudadana
La Comisión de la Verdad, en la casita del horror

La Comisión de la Verdad, en la casita del horror

Nota Ciudadana
El experimento marital y los muchos matrimonios fallidos

El experimento marital y los muchos matrimonios fallidos

Nota Ciudadana
Colombia, como Venezuela y Nicaragua pero en la otra orilla

Colombia, como Venezuela y Nicaragua pero en la otra orilla