Miguel Urrutia Mora, además de nómada, un cineasta apasionado

Fuera de dirigir y producir, entrega parte de su conocimiento a todas las personas que se sienten movidas por el arte y el cine

Por: Verónica Arenas Ceballos
julio 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Miguel Urrutia Mora, además de nómada, un cineasta apasionado

Ha dedicado toda su vida al mundo del arte, la dirección y producción audiovisual. Es un hombre apasionado por lo que hace, con una visión infinita de posibilidades, que se arma de conocimiento, intuición y experiencia para llevar a otras personas ese gran saber que ha adquirido durante sus años como cineasta.

Miguel Urrutia Mora, un hombre alto, delgado, de tez blanca, carismático, ingenioso, con buen sentido del humor, barba blanca y ojos achinados, quien lleva 10 años como precursor de una comunidad llamada Cine recursivo, una iniciativa que es apoyada por la Gobernación del Valle con la estrategia cultural Valle al cine. Esta tiene el objetivo de que se dicten talleres sobre cómo hacer cine en vivo, con el eslogan ¡hagamos una película! Un reto que se pensaría como imposible, pero que consiste en escribir, producir y transmitir en vivo, en solo tres días, un cortometraje.

Este cuenta con el apoyo de la productora y maquilladora profesional para cine Judy Luna, quien llevaba varios años fuera del país, pero volvió a su tierra natal Cali, Valle del Cauca, dando apoyo a proyectos como Cine recursivo. Judy y Miguel han recorrido todo el departamento vallecaucano con todo el amor y la pasión que los mueve, dictando a niños, jóvenes y adultos estos talleres.

Las raíces artísticas y la pasión por hacer las cosas bien de Miguel Urrutia se podría decir que proviene de su madre, quien también era artista plástica de la ciudad de Cali. “Soy de Bogotá, pero por horas, porque estuve a punto de nacer en San Andrés ya que mi madre vivía allá. De corazón soy caleño, mis raíces están en el Valle, mi bisabuelo fue uno de los fundadores de Sevilla (Valle del Cauca), mi madre es artista plástica caleña de muy amplio reconocimiento Hilda Mora es su nombre, mi padre es argentino”.

Como un feliz nómada se describe Miguel Urrutia, pero, como él mismo cuenta, esa vida aventurera le ha costado muchas otras cosas. “No tengo un domicilio fijo, viajo por el mundo dictando talleres me gusta ser nómada y esto de alguna forma acabó con mi matrimonio y con otra serie de cosas, pero soy feliz, me siento pleno y contento, sin importar si estoy en un pueblo del Amazonas o en una gran ciudad”.

De una necesidad nace Cine recursivo en la vida de Miguel, en el momento que se encontraba realizando su primera película, los recursos que se requieren para hacer cine son demasiado altos y esto fue principalmente lo que llevó a Miguel a inventar equipos de manera recursiva, pero no todo fue color rosa, Urrutia cuenta, cómo por poco no se dan a conocer sus inventos por el miedo de perder sus patentes.

“Un día una persona que también quería hacer una película fue al set y lo vi por las esquinas sacando fotos de los equipos. Mi preocupación fue enorme y me dirigí a un abogado que me dijo:' Miguel una ¡buena noticia! Tienes 54 ideas patentables'. Me dijo que valía 2 millones y medio protegerlas. En ese momento pensé: 'wow, no me parece tan mal'. Luego me aclara que ese precio es por cada una de las ideas. Me decepcioné enormemente, pensaba en esconder todo, hasta que un amigo me dijo por qué no utilizas la patente de los pobres. Y me dijo Miguel, piensa de quién te quieres proteger, ¿de unos chicos que cogen piezas de bicicletas y fabrican un equipo para hacer su película o te quieres proteger de una marca?”.

Y así nació un proyecto que todos los colombianos han tenido la oportunidad de conocer y presenciar, con diferentes talleres y las vistas de las transmisiones en Facebook live mostrando los cortos que se han logrado obtener en las diferentes regiones. “Los talleres fueron mutando a una necesidad muy importante que es la de tratar de desarrollar algún tipo de producto al final de los talleres”, es lo que cuenta y ha demostrado Miguel Urrutia en los diferentes municipios que ha visitado, generando una nueva estructura pedagógica que se basa más en la práctica que en la teoría.

Con la realización de todos los talleres que se han dictado y transmitido, nace otra iniciativa, un festival denominado Envivoff! Film festival, el objetivo de este es que sea hecho y transmitido en tiempo real. Urrutia busca a través de cine recursivo, que con las enseñanzas que ha dejado en cada uno de los departamentos, se cambie un poco el paradigma cinematográfico, romper con ese esquema que sesga a muchos productores a la hora de realizar contenidos.

A parte de ser cineasta, también es publicista y con esta labor ha desarrollado unos 300 comerciales animados, 250 comerciales en video, ha realizado imagen para canales de televisión, campañas presidenciales, inventado eslogans como "Señal Colombia, televisión de verdad". Como cineasta ha producido y dirigido 4 películas, todas han tenido reconocimientos a nivel internacional con muy buenos parámetros. Ha trabajado como director de fotografía en otras 4 y ha trabajado como productor asociado en otras 10 películas y más de 30 cortos. “con mi primera película Volver a Morir, tuve reconocimiento internacional muy importante fue mejor película y mejor director en Buenos Aires, Rojo Sangre. La película estuvo en televisión abierta en Japón, se distribuyó en 96 países, doblada en 6 idiomas”

Urrutia entrega día a día con todo el amor, la dedicación y paciencia que lo determinan, gran parte de su conocimiento a todas las personas que han sido movidas por el arte y sienten esta pasión por crear cine. Es una alternativa que, para Colombia un país tan desigual, le abre las posibilidades y los horizontes a todos los estratos sociales, niños y jóvenes de todas las razas de hacer algo que los inspira, que les permite reflejar su entorno y aleja de la violencia, las drogas y todo tipo de malas energías que se pueden encontrar en las calles colombianas.

“Cada día que comparto algo de lo que sé, siento que es un día que valió la pena” – Miguel Urrutia Mora.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
237

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los líos de la alcaldesa de Fundación (Magdalena) con el alumbrado público

Los líos de la alcaldesa de Fundación (Magdalena) con el alumbrado público

Nota Ciudadana
Cinco años retratando el Petronio

Cinco años retratando el Petronio

Nota Ciudadana
¿Cuándo nos libraremos del clientelismo?

¿Cuándo nos libraremos del clientelismo?

Nota Ciudadana
Los mamuts con los que tendrá que lidiar el nuevo rector de la Unisucre

Los mamuts con los que tendrá que lidiar el nuevo rector de la Unisucre