El miedo que infunden las fuerzas oscuras solo puede ser derrotado con la fortaleza y unidad de los democrátas

"La coyuntura es compleja, Colombia necesita de un gobierno con amplio respaldo social para sacar adelante la implementación de los acuerdos de paz"

Por: Jorge Luis Cabrera C.
julio 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El miedo que infunden las fuerzas oscuras solo puede ser derrotado con la fortaleza y unidad de los democrátas

La patria diversa, plural, rica en recursos naturales, después de 53 años, avanza en un proceso irreversible de construcción de una sociedad justa e igualitaria, en la cual la dignidad del ser humano debe estar por encima de los arbitrarios intereses de las élites oligárquicas que se han adueñado de ella, apoderándose de su conducción política, por más de dos centurias y convirtiéndola en la hacienda para explotarla sin consideración.

La inmensa mayoría de colombianos somos ciudadanos de bien, con alto potencial humano, capaces de realizar las trasformaciones sociales, económicas y políticas que la nación necesita. En este momento histórico, se ha alborotado el avispero político electoral, donde las clases dominantes, agazapadas en los tradicionales partidos políticos y sus engendros, empiezan a juntar sus huestes para organizar las marrullas electoreras, fundamentadas en las falsas promesas y mentiras. Y sumándole un nuevo ingrediente como es el religioso ortodoxo, oscurantista, que desconoce los nuevos vientos que agita desde el Vaticano el Papa Francisco.

Las derechas de todos los pelambres, que pretenden resucitar, fundamentándose en mentiras que buscar asustar a sectores frágiles, están armándose como bestias heridas han salido a la palestra pública a engañar a través de los medios, mostrándose como las salvadoras de los valores familiares y cristianos que casi nunca practican. En este sector se escampan, Uribe, Pastrana, Ordóñez, Ramírez, que ya han manifestado su intención de participar en la contienda electoral con la bandera de ponerle talanqueras a los acuerdos de paz.

El Vargas-Llerismo está a la expectativa pensando desde su madriguera cómo tacarla, el coscorronero jefe de la agrupación trata de dar la impresión de que no está interesado en la contienda pero sus alfiles lo están promocionando y se han inventado una estrategia que pretende confundir. Este sector es el más comprometido con los últimos actos de corrupción que han salido a flote. El mismo Fiscal General está de capa caída por sus posiciones incoherentes frente a temas como el de ODEBRECHT o la posición vaga y mentirosa que ha adoptado frente a la petición de extradición de su exfiscal anticorrupción, a quien en su momento calificó como el hombre de su confianza.

La oligarquía colombiana, la más astuta y camaleónica de Latinoamérica, no va a ir dividida a la faena, y ya encontrará la fórmula para tratar de mantenerse en el poder. Los barones electorales territoriales, los dirigentes del comercio, la banca, la industria, los grandes medios de comunicación, pondrán todos sus recursos al servicio de una candidatura presidencial, que les asegure el mantenimiento de sus privilegios.

Al otro lado de la orilla, se observan diversos matices y dispersión organizativa y programática. Existen algunos sectores que han manifestado que con la entrega de las armas por parte de la insurgencia, el proceso de paz ha culminado y que lo que se impone como bandera electoral es la lucha contra la corrupción; otros sin embargo, piensan que la construcción de la paz, va más allá de la entrega de las armas, porque el proceso implica la implementación de los acuerdos en materia de víctimas, reforma agraria, reforma electoral, seguridad para los excombatientes, derechos humanos básicos, lo que no descarta también la lucha contra la corrupción.

Amplios sectores sociales claman por la unidad electoral alrededor de un programa elaborado colectivamente por los sectores democráticos, de izquierda, de organizaciones sociales, de ciudadanos sin partido, de jóvenes, mujeres y que estarían dispuestos a apoyar la candidatura que acoja la propuesta programática unitaria y se someta a la decisión de una consulta transparente que lo proclame. La luz de la esperanza por una nueva Colombia sigue viva y se fortalecerá en la medida en que se depongan pequeños intereses y se sumen energías para encontrar la salida que permita construir una paz con justicia social.

Eventos como el Encuentro Nacional por la Unidad, el Congreso Nacional por la Paz, las decisiones del VI Congreso de la UP, las diferentes agendas de paz, son caminos que se han abierto en la búsqueda de una Gran Convergencia Democrática depositaria de los deseos, aspiraciones y de vida digna para millones de colombianos.

Un elemento importante que potencia unas votaciones favorables para los sectores democráticos es el que tiene que ver con que las elecciones del 2018 son las primeras que se realizan sin el ruido de las armas, después de 53 años. Las FARC participarán en la contienda electoral como un partido político que ha manifestado su decisión de apoyar la candidatura presidencial, que sea producto de la más amplia convergencia ciudadana, social y política.

La coyuntura es compleja, Colombia necesita de un gobierno con amplio respaldo social para sacar adelante la implementación de los acuerdos de paz, fortalecer el diálogo con el ELN y para romper la brecha de inequidad e injusticia que agobia a la sociedad colombiana.

-.
0
467
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
Gregorio Pernía: de Vargasllerista a acérrimo seguidor de Petro

Gregorio Pernía: de Vargasllerista a acérrimo seguidor de Petro

Nota Ciudadana
Al final, los precandidatos con síndrome de presidencia duermen juntos

Al final, los precandidatos con síndrome de presidencia duermen juntos

Contundente triunfo de Bolsonaro en Brasil

Contundente triunfo de Bolsonaro en Brasil

Nota Ciudadana
Redes sociales, un nuevo campo de batalla electoral

Redes sociales, un nuevo campo de batalla electoral