Mensaje urgente a las Fuerzas Armadas de Colombia

"Ustedes deben proteger al pueblo de las atrocidades del odio en el contexto del desorden patrio"

Por: Juan mario sánchez cuervo
septiembre 03, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Mensaje urgente a las Fuerzas Armadas de Colombia

Soldados, nuestra patria atraviesa difíciles e inciertos momentos. Sin embargo, esta coyuntura también puede transformarse en una gran oportunidad si superamos la prueba.

En este contexto, como humilde ciudadano acudo a una interpelación respetuosa: ¿el Ejército Nacional de Colombia va a estar a la altura de este momento histórico?

La patria es el pueblo y el pueblo somos todos. Si ustedes se dejan tentar por la corrupción, la mentira y el crimen actuarán en contravía del marco legal y constitucional. La dignidad, la honra, la ética y la humanidad son los cimientos de las Fuerzas Armadas. Esa honra y dignidad han sido vulneradas cada vez que se han degradado con falsos positivos o dejado seducir por el dinero sucio y fácil.

Por otro lado, las fuerzas del orden fueron constituidas para salvaguardar la honra, los bienes, la seguridad y la vida de todos los colombianos, especialmente de los niños. Es urgente pues evitar la degradación moral del Ejército, particularmente de la Policía Nacional, que podría convertirse de a poco en oficina del crimen por la maligna injerencia de algunos.

Por otra parte, ustedes tienen la obligación de proteger a la población civil vulnerable. En todo caso no deben atacar a los líderes sociales ni a los campesinos ni a los indígenas y tampoco a los excombatientes que han dejado las armas para apostarle a la paz. La democracia que presumimos ante el mundo y, por ende, los principios espirituales, morales y éticos los invitan a la coherencia.

Por lo tanto, protejan al pueblo inerme convertido en carne de cañón a causa de esa infame falacia orquestada por un oscuro personaje que inyectó el veneno del odio en todos los sectores y estratos de nuestra sociedad.

Exigir equidad, justicia, democracia verdadera, respeto a la niñez, a los derechos humanos y pedir oportunidades para sobrevivir en este entorno hostil no es un delito sino virtud; por lo cual no concibo que ustedes puedan caer en la trampa de los corruptos y guerreristas. Uribe siempre ha sugerido con perversa y sutil astucia que quien no comparta sus ideas es un terrorista. Ese mensaje malintencionado está en las raíces de crímenes y matanzas.

Hoy aproximadamente el 80% del pueblo colombiano no quiere saber más de esa ideología odiosa: estudiantes, padres de familia, trabajadores, profesores, artistas, intelectuales, jóvenes y viejos; es decir, la mayoría queremos la oportunidad del cambio, cuyo primer paso es la reconciliación surgida de la tolerancia y el respeto a la vida. Es la voluntad del pueblo frente a la agresión descarada de unos pocos.

El mundo entero está observando este aterrador panorama, y tarde que temprano vendrá la justicia a darle a cada cual su merecido conforme a la medida de sus actos. Así que ustedes son testigos de primera mano del desorden abismal que vive nuestra patria, pues si la cabeza está mal todo el cuerpo está mal. Los que nos dirigen desde hace mucho tiempo perdieron toda autoridad moral. Como dice el Divino Maestro: son ciegos, guías de ciegos; y si un ciego guía a otro ciego ambos caerán en el hoyo.

En este orden de ideas, es un acto monstruoso desandar el camino hacia la paz que fue avalado por la Comunidad Europea, por la ONU y la comunidad internacional. La paz es un mandato constitucional y con la paz ganamos todos, incluso ustedes y sus esposas, padres e hijos.

Es la hora del perdón y la reconciliación, pero también la hora de la justicia y la verdad y la reparación. El pueblo lo exige, la situación regional y mundial lo reclama. Tiene que haber una salida en medio de esta noche oscura de la patria. Creo que la concertación, la escucha, la empatía, y la negociación y la flexibilidad son las únicas alternativas en un tira y afloje entre odios, posturas extremas y deseos de venganza.

Soldados, es el momento de la unidad, de la sensatez y de la vida. Si ustedes contribuyen desde la búsqueda del bien común en esta terrible coyuntura, Dios, la humanidad entera, la democracia, el pueblo colombiano y la historia se lo reconocerá. Bendiciones.

-.
0
9402
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El complicado dosier con que llega el general Montoya a la JEP

El complicado dosier con que llega el general Montoya a la JEP

Nota Ciudadana
Un ejército criminal: la dura realidad de los 6.402 falsos positivos

Un ejército criminal: la dura realidad de los 6.402 falsos positivos

Nota Ciudadana
Dolor y utopía, desde un cuerpo ajeno

Dolor y utopía, desde un cuerpo ajeno

Nota Ciudadana
Las ligerezas sobre el caso de Juliana Giraldo

Las ligerezas sobre el caso de Juliana Giraldo