Medellín marchó el 20 de julio

Un balance de las movilizaciones que se llevaron a cabo durante el Día de la Independencia en la capital de Antioquia

Por: Tiberio Gutiérrez Echeverri
julio 23, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Medellín marchó el 20 de julio
Foto: Twitter @SecNoViolencia

Para un partido revolucionario que aspira a la toma del poder político la evaluación de la lucha de masas en sus diferentes modalidades es una labor indispensable para poder ubicarse en el momento político y en la correlación de fuerzas, y para captar el estado de ánimo de la opinión y concretar el grado de convocatoria que tienen las distintas organizaciones sociales, gremiales y políticas.

En este sentido, queremos hacer un somero análisis de los resultados de las marchas de protesta convocadas por el Comité Nacional de Paro (CNP) para el día 20 de julio, con el fin de recabar el apoyo a los proyectos de ley presentados y radicados en el Congreso de la República el 20 de julio, cuyo contenido se refiere a los principales objetivos o propósitos del Pliego Petitorio de Emergencia, entregado al gobierno nacional el 20 de julio de 2020, y que no ha merecido la atención del gobierno, por lo cual se produjo, en gran medida, la extraordinaria rebelión popular multitudinaria, desarmada y pacífica del 28 de abril, con una duración y una extensión nunca vista en Colombia.

Se trata de resaltar los aspectos principales que se dieron en la manifestación y desfile que se congregó en el Parque de los Deseos, hoy Parque de la Resistencia, contiguo a la Estación del Metro U de A, y que desfiló por Carabobo, Barranquilla, Punto Cero, hasta llegar a Parques del Río, donde los esperaban la CUT y Adida con el equipo de sonido en función de actos culturales.

Además de una multitud de jóvenes, hombres y mujeres entre 20 y 30 años, la gran mayoría, diríamos que el 90 por ciento de la participación en la marcha, estuvieron también algunos integrantes de juntas sindicales con sus respectivas banderas, camisetas y pasacalles, alusivas a sus respectivas reivindicaciones gremiales.

Los grupos más sobresalientes en la manifestación fueron los miembros del Partido Comunes, con sus camisetas y banderas blancas con el logo de la rosa roja y la paloma de la paz, unas 50 banderas blancas agitadas por jóvenes que coreaban la consigna de: “El pueblo unido jamás será vencido”.

Continuaban el desfile el grupo de Colombia Humana, con sus camisetas y banderas y cuatro círculos de cartón gris engastados en palos de madera que rezaban: “Petro: Patria; Petro: Poder; Petro: Paz; Petro: Pueblo; Petro: Presidente”.

Por ningún lado se vieron las banderas de la Unión Patriótica ni del Partido Comunista, con la excepción de cuatro banderas rojas de la Juco, que portaban algunos jóvenes de la organización juvenil (Juventud Comunista).

Es de anotar que la mayoría de las consignas tenían un contenido gremial de sindicatos y grupos juveniles, pero en lo fundamental para nada se vieron las consignas políticas del momento, para orientar a las multitudes de jóvenes que se movilizaban sin un claro norte político, por ejemplo: “Unidad por un nuevo poder”; “Por un gobierno democrático y popular”; “Frente amplio por un nuevo poder”: Pacto Histórico: por Paz, Vida y Democracia”, desaprovechando en esta forma la oportunidad de marcar una ruta política a los jóvenes integrantes de la manifestación.

Un aspecto notable fue que no se presentó la policía durante el desfile, pero al llegar a Parque del Río los estaba esperando el Esmad, cuya mera presencia provocadora dio inicio a la represión y al saboteo de los actos culturales en ese momento, terminando la manifestación pacífica con actos de barbarie y agresiones físicas.

Por su parte, el uribismo desfiló con camisas blancas desde el Teatro Pablo Tobón Uribe por la Avenida La Playa hasta la Estación de Policía en la Avenida Oriental, resguardado por el Ejército y la policía, donde terminó la manifestación como un homenaje a la Policía Nacional.

Las directivas de la CUT y de Adida en Antioquia estuvieron esperando el desfile en Parques del Río, en una actitud que pareciera desmarcarse de la presencia de las multitudes juveniles que se concentraron en el Parque de los Deseos, en gran medida haciendo eco de las denuncias y amenazas del gobierno nacional a través del Ministro de Defensa, Diego Molano, y del Alcalde de Medellín, Daniel Quintero, en el sentido de que la ciudad iba a ser tomada por el ELN, las disidencias de las Farc y por el Clan del golfo, por lo cual el mandatario local recomendó a la ciudadanía abstenerse de hacer presencia en las marchas de protesta en la ciudad. En vez de la persuasión para marchar en paz el manejo del miedo como arma de contención política.

Comparando los resultados de la marcha del 28 de abril- 15 de junio, con la del 20 de julio, tenemos los siguientes datos: “700.000 actos de protesta en 750 municipios“, del 28 de abril al 15 de junio, y “hubo 195 actividades de manifestación pública, 58 marchas, y 18 movilizaciones en un total de 95 municipios en el país”, (…) “estas contaron con el acompañamiento de 53.000 integrantes de la policía y 36.000 hombres del ejército”, en las marchas del 20 de julio, dijo el Mindefensa, Diego Molano (El Colombiano, 21-7-2021).

Como se puede observar, el “pico de la protesta popular” tiende a bajar, como sucede en todas las tendencias de las protestas sociales en el mundo: mayo del 68 en Francia, los Chalecos Amarillos el año pasado en Francia, las protestas recientes en Bolivia, Chile, Ecuador y Perú, pero las consecuencias quedan como cicatrices y lecciones para los pueblos, para asumir nuevas formas de lucha de acuerdo a las circunstancias de la realidad concreta y de la correlación de fuerzas de cada momento particular.

La propuesta concreta es que para las próximas jornadas, que seguramente se van a desarrollar en este semestre, los sectores democráticos más esclarecidos y conscientes del movimiento popular asuman la unidad de acción política en las consignas y en los objetivos de lucha, para que se conviertan en el canal que recoja las aguas dispersas del movimiento juvenil y las encaucen en un solo y potente torrente popular del movimiento democrático.

Ahora tenemos la participación en las asambleas populares del movimiento juvenil de la “primera línea” que, según información de un noticiero, va a adherir al Pacto Histórico, con el fin de afinar el programa, los objetivos inmediatos y la organización del movimiento democrático, para lo cual hace falta estudiar y tener en cuenta la estrategia del gobierno de Uribe-Duque, en este último año que le queda al régimen violento y autoritario de la oligarquía dominante, para poder confrontarlo con una táctica democrática de masas, acertada y victoriosa.

Los últimos hechos políticos manifestados con la negación de la vicepresidencia del senado al senador integrante de Colombia Humana y del Pacto Histórico, Gustavo Bolívar, y de la salida del recinto del “subpresidente Duque” sin escuchar la réplica a la que tiene derecho la oposición, constituyen un síntoma inequívoco del talante autoritario del régimen dominante que no va a parar en su actitud insolente durante los meses que le quedan de mandato, sino que, por el contrario, se va a acentuar en estos últimos meses de campaña electoral contra el Pacto Histórico, para lo cual se debe ir preparando la real oposición democrática.

El CNP ha presentado y radicado 10 proyectos de ley en el Congreso de la República, no como objetivos que se puedan lograr en esta última legislatura, sino como banderas de agitación política y de elaboración programática, que tendrán que ser respaldadas con la movilización popular, y que pueden servir de insumos en la construcción colectiva del programa democrático del gobierno de unidad popular:

1. La reforma de la salud

2. Gratuidad en la educación

3. Renta básica

4. Apoyo a nómina de pequeña y mediana empresa y generación de empleo

5. Fomento de la producción nacional agrícola

6. Programa de juventud

7. Garantías en el ejercicio del derecho a la protesta

8. Reforma a la Policía

9. Acciones contra la violencia basada en género

10. Derogatorio del Decreto 1174, bases de protección social, nombrada como “reforma pensional”

Hay que resaltar que, a pesar de que muchos sectores dicen no sentirse representados en el CNP, acuden masivamente a las convocatorias de protesta y acatan las consignas del mismo aunque muchos de ellos no tengan claro el contenido político de las mismas. Tienen la capacidad de convocar y de movilizar a las juventudes y a sectores importantes de los trabajadores colombianos, por lo cual una de las tareas fundamentales inmediatas de los demócratas y revolucionarios es trabajar por la unidad de la clase obrera y de los trabajadores en una sola central unitaria por ramas industriales, que debe ser una de las tareas y objetivos programáticos del gobierno democrático de unidad popular. Decía Jorge Dimitrov, dirigente comunista de Bulgaria en la Segunda Guerra Mundial: “Lucha de masas, resistencia de masas, frente único y nada de aventuras”.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Un paro exitoso y victorioso

Un paro exitoso y victorioso

El Comité de Paro: una herramienta para la democracia y la transformación social

El Comité de Paro: una herramienta para la democracia y la transformación social

Nota Ciudadana
Un congreso para alquilar balcón

Un congreso para alquilar balcón

Nota Ciudadana
Una Colombia alienada

Una Colombia alienada