Opinión

Me pregunta que pienso de la candidatura de Alejandro Gaviria

Sorprende que se vea posible que llegue a la presidencia una persona sin liderazgo sobre nadie, cuya fuerza es la posibilidad de convertirse en alternativa a Petro

Por:
septiembre 08, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Me pregunta que pienso de la candidatura de Alejandro Gaviria
Una cosa era ser ‘el que diga Uribe’ en su momento, y otra ser hoy ‘el que dijo César Gaviria’ . Foto: Leonel Cordero/Las2Orillas

No parece haber duda que es una persona con muchas calidades y pocos vacíos.

Infortunadamente tiene entre estos últimos el más grave cuando se pretende ser presidente: que no existe, no es nada en el mundo al cual aspira dirigir.

Es sorprendente que se vea como posible que llegue a la presidencia una persona que no tiene ningún liderazgo o ascendencia sobre nadie; que no es conocido de la opinión publica; que no ha tenido hasta hoy ni en público ni en privado ningún planteamiento o propuesta de orientación para el país o de proyecto de gobierno; que no cuenta con ningún núcleo de organización o equipo, ya sea para movilizar gente en una campaña o para montar una administración nacional; quien supuestamente gobernaría aislado en el poder ejecutivo sin seguidores propios en los cuerpos colegiados; y que no tuvo él mismo la motivación o iniciativa para lanzarse a esa aventura.

Por eso es necesario buscar una explicación a esto:

Básicamente la próxima elección presidencial gira alrededor de si se logra o no detener a Petro. Por lo menos así lo ven el establecimiento y todos lo que representan poder dentro de él actúan en función de eso.

________________________________________________________________________________

Básicamente la próxima elección presidencial gira alrededor de si se logra o no detener a Petro

________________________________________________________________________________

De los 47 candidatos máximo 5 pueden aspirar a la primera vuelta; y las diferencias de intereses, ideológicas o de los sectores que representan no les ha permitido garantizar que quien pase a segunda vuelta si le toca competir con Petro le gane.

Hay una búsqueda desesperada por alguien que sea tan inexistente que permita una convergencia alrededor de algo que no produzca ninguna confrontación.

Las condiciones son que sea tácitamente alternativa a Petro pero sin reivindicarse como tal; que busque capitalizar el descontento con el gobierno pero sin manifestarse como su cuestionador; que se muestre como ajeno al ajetreo de los políticos pero busque y acepte que se vinculen a su campaña y pueda contar con sus maquinarias políticas; que cuente con el respaldo de quienes implantan el neoliberalismo pero sin que se vea que es uno de ellos.

Como un candidato es básicamente una imagen que se vende, un vacío es apropiado para llenarlo con lo que se quiera proyectar. Pero un proyecto político no se inventa de la noche a la mañana ni alrededor de algo que no existe y Alejandro Gaviria nio encarna, no ha sido, ni es un proyecto político.

Si con Duque en circunstancias algo parecidas nos fue como nos ha ido, él sí era por lo menos el representante de un proyecto político, de un poder político, de un equipo,  etc. Pero una cosa era ser ‘el que diga Uribe’ en su momento, y otra ser hoy ‘el que dijo César Gaviria’ (tanto que esto parece ser más un lastre del cual se intenta desprender).

Es decir, pueden darse casi todas las circunstancias para que sea el candidato que buscan los centros de poder mediático, económico y político. Pero las mismas condiciones que lo hacen apto para candidato lo descalificarían para gobernante. Su ‘honestidad’ se encontraría chocando con las mañas del mundo de la política; para ser gobernante se tiene que ser buen actor, bastante ‘negociable’, como decía Belisario ‘buen carnicero’, como decía Turbay aceptar ‘la corrupcion en sus justas proporciones’. (Por ejemplo,en caso de pasar a segunda vuelta, los políticos elegidos al Congreso poco le jalan a seguir en campaña, y si lo hacen toca motivarlos con cuotas personales). No basta ser inteligente, capaz y bien intencionado.

Se seguirá tratando de sacar con fórceps una candidatura cuya única fuerza es la posibilidad de convertirse en la alternativa a Petro, y todos los que le temen harán lo que esté en sus manos para promoverla; o sea, crear y vender una imagen como cualquier en campaña publicitaria. Lograr la convergencia de centro para la primera vuelta, no parece tan fácil como aspiran quienes lo promueven; ni -si es del caso- el entusiasmo para ganar la segunda vuelta. Lo grave es que, si, contra toda lógica, llegará a salir elegido, que un gobierno suyo sea lo que se necesita, es altísimamente improbable.

-.
0
6200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La incomprensible política energética

La incomprensible política energética

El presidente Duque y ‘¿el poder para qué?’

El presidente Duque y ‘¿el poder para qué?’

Radiografía del momento político

Radiografía del momento político

Verdades a medias

Verdades a medias

De las criptomonedas y el bitcóin

De las criptomonedas y el bitcóin

Más vale tarde que nunca

Más vale tarde que nunca

El derecho de morir

El derecho de morir

¿Para dónde va Cuba?

¿Para dónde va Cuba?