Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Marmato: el documental que despertó a un pueblo

Después de 5 siglos de explotación esta mina de oro sigue siendo una de las reservas más grandes del mundo pero está en la mitad de un doloroso conflicto como lo muestra el cineasta Mark Grieco

Por:
Noviembre 11, 2014
Marmato: el documental que despertó a un pueblo
Crédito foto: Marmato Movie

Al borde de la carretera que une a Medellín y Manizales está Marmato. Un pueblo tan  pequeño como auténtico, colgado en la ladera de la cordillera que descubrió, sin estarlo buscando, el fotógrafo norteamericano Mark Grieco. Viajaba por América Latina, siempre lleno de preguntas, sobre todo  después de haber conocido a los mineros de la plata de Potosi en Bolivia, vislumbró rápidamente la posibilidad de realizar un documental:

¨La razón de hacer el documental no fue porque hubiera un conflicto en Marmato que cuando yo llegué no existía aún pero yo sabía que habría un conflicto en el futuro. Entonces Marmato era  un pueblo minero de gente que sacaba  oro en sus propias minas y beneficiándose directamente de esta riqueza. Pero recién había llegado yo cuando  casi en la misma semana, apareció  la primera empresa Canadiense.   

Después de haber sido testigo del  fin de ese proceso en tantos otros pueblos mineros en Sur América yo quería ser testigo desde el principio. Realmente, fue un proyecto que me ayudó mucho a entender y solo esto ya es una muy buena razón para hacer un documental.

Mi reto personal es darle la voz a la gente, en este caso a los  Marmateños. Algo que nunca vi mientras estuve allí, que la prensa lo hiciera. Normalmente los medios de comunicación no hablan con la gente más afectada. Yo quería darle  voz a quienes no la tienen  y empoderar a los Marmateños para defiendan su pueblo”, cuenta Mark Grieco.

El pesebre de oro

Marmato, ‘el pesebre de oro’, es uno de los pueblos mineros más antiguos de América Latina. Anteriormente los indígenas buscaban el oro, con fines meramente culturales. Una práctica que se mantuvo durante la conquista española y luego en la era republicana, el oro de Marmato contribuyó a la financiación de la campaña de la independencia del libertador Simón Bolívar. También sirvió para arreglar las deudas de guerra con los británicos. Un representante de ASOMITRAMA (Asociación de Mineros Tradicionales de Marmato) – Jhon Fredy Muñoz Gil, profundiza en cómo la historia de la explotación desarrollaba cuando los españoles engañaban a la población indígena durante la época de la conquista. Los españoles trataban de impresionar a la población tradicional, justo antes se introdujo la esclavitud.

“En la época de la colonización, cuando vinieron los españoles. Unas de estas partes fueron colonizados por los españoles y empezaron de cambiar esta forma, y la mentalidad del indígena de esta época, de sus orígenes. Empezaban a entrar en una nueva transformación minera. Toda la transformación que había de lo manual, lo artesanal empezó a cambiar con la llegada de los españoles. Obviamente que ellos tampoco sabían trabajar la minería, entonces por eso utilizaban la mano de obra de ellos mismos {indígenas}, y también los eslavizaban en el trabajo. Los engañaban y todo el asunto. Porque cuando ellos llegaban aquí conquistando, llegaban conquistando con espejitos, y con cositas y con bobaditas. Porque la gente no sabía realmente que era eso, les ponían un espejo todo bonito y la gente se encantaba. Los cambiaban por el oro, y lo cambiaban por el territorio”.

La  montaña donde está el pueblo, llena de túneles mineros, todavía contiene al menos 14 millones de onzas de oro, una de las reservas de oro más grandes del mundo, pero atravesada por un conflicto.

La mina fue adquirida en el gobierno de Álvaro Uribe por Gran Colombia Gold, una empresa constituida por buena parte de los socios de Pacific Rubiales y la preside la excanciller María Consuelo Araújo. No es mucho lo que ha cambiado de los tiempos coloniales a ahora. La película muestra cómo Gran Colombia Gold intenta comprar los corazones y las mentes de los marmateños con pequeños reconocimientos en especie y con eventos, mientras el desplazamiento continua y la minería de subsistencia desaparece en la zona.

 

 Foto: Bram Ebus. El director Mark Grieco, grabando imagines durante el paro minero de 2013.


Foto: Bram Ebus. El director Mark Grieco, grabando imagines durante el paro minero de 2013.

El éxito audiovisual de Marmato

El trabajo audiovisual de la película Marmato combina las imágenes del trabajo de los mineros los mineros locales en los túneles de donde extraen el oro con escenas íntimas de la vida familiar de los mineros, mostrando que la minería es más que una forma de supervivencia, una forma de vida que está en la base de la identidad de los Marmateños. Así lo explica el director:

¨Quería mostrar Marmato no sólo como un pueblo minero emblemático, con lo bueno  y lo malo de ser un pueblo minero en Colombia, pero se trataba de hacerlo con una lente humanística. No quería “mi voz” como el cineasta que está en todo.  Quería que la voz de ellos llenara y  que las opiniones y perspectivas de cada uno fueran racionales.

También, fue importante para mí como extranjero intentar mostrar el pueblo, los símbolos, la cultura, los paisajes, etc. como si el documental fuera hecho por un colombiano. Quería hacer un documental colombiano.

La lucha contra Gran Colombia Gold

No es la primera vez que la Presidente de Gran Colombia Gold,  María Consuelo Araújo esté en el corazón del debate. En el año 2012, la productora francesa, ´Por todo el oro de Colombia´, realizó un trabajo crítico del  proyecto de Gran Colombia Gold en Segovia, frente al cual la empresa guardó silencio. Como también ha ocurrido con la filmación de Marmato, en contraste con la satisfacción que tienen los Marmateños por saber que se está registrando su  cultura y su lucha, como pudo verse el dia del esteno de  la película como lo narra el director Mark Grieco:

¨En el casco urbano de Marmato hay casi 2000 habitantes. En la noche del estreno del documental llegaron más de mil personas de todas las edades,  vestidas elegantemente. La reacción de todos, una vez concluida la presentación fue la misma:  “Solo ahora entendemos que pasa con mi pueblo y porque tengo que luchar por él. Y por su futuro.”

Esta, sin duda, era una de sus funciones:

¨Los documentales deberían iniciar un diálogo que de pronto no existía antes y, en mi opinión, la manera más eficaz de hacerlo es a través de la empatía. Cuando mostramos el documental en Toronto hace pocas semanas había gente muy en contra de estos proyectos mientras que otros, como los presidentes de empresas, inversionistas, empleados del sector minero los apoyaban. Tuve la oportunidad de hablar con ellos y algunos me reconocieron que el documental les había cambiado su perspectiva. Eso es increíble.¨

Mientras tanto, los mineros de Marmato siguen trabajando sus minas. Su destino es incierto en buena parte debido al Código de Minas de 2001, empujado por el instituto de investigación canadiense CERI y el Agencia de Desarrollo Internacional Canadiense – CIDA. Ambos quisieron intervenir en el diseñar de una legislación minera moderna, sostenible y rentable para Colombia, pero el resultado es que gracias a esta legislación, resulta casi imposible para los pequeños mineros  cumplir con las normas de formalización legal  y muchos terminan desplazados. La fricción entre la ley, los mineros de Marmato y la multinacional llevaron a varios enfrentamientos en los que incluso intervino el  ESMAD en el paro minero en 2013. Enfrenamientos con los que concluye el documental de Mark Grieco.

¨La decisión fue tomada entre varios, no  por mí necesariamente. La última toma de la producción del documental fue ese día de enfrentamiento entre los mineros y el ESMAD. Después de ese día me sentí inseguro de seguir rodando el  documental y llegaban  rumores de que la policía quería capturarme por haberla grabado en sus acciones de ese día.

Durante los cinco años y medio que duró la filmación sentí ese enfrentamiento vivo  en el pueblo. Creí que eso iba a pasar, pero no, además porque fue quedando claro que la  presión del gobierno y los atropellos de Gran Colombia Gold podían transformar una comunidad históricamente pacifica en una dispuesta a enfrentar el ESMAD para defender su pueblo. Eso es el resultado de tantas fuerzas tratando de controlar  un pueblo física  y sociológicamente con el propósito de  extraer el oro abajo desde debajo de  sus casas.

La pregunta del documental sigue abierta ¿Que va a pasar en Marmato?” Y dejar abierta la necesidad de buscar más  información, a  la prensa estimulada a entrevistar los Marmateños, y las ONG’s, grupos de acción social y activistas dispuestos a escuchar las voces de los mineros y pensar que todavía hay algo que pueden hacer para ayudarlos¨.

3

El pueblo de Marmato enfrenta un escenario de despojo. La empresa trata de trasladar hacia la base de la montaña, conocida como ‘Llano’, una gran parte del pueblo, que se encuentra localizado en la cima. Aunque se presenta como una  solución temporal, a la larga es un engaño porque el Llano está sobre un gran parte de los depósitos de oro que conllevarán a nuevos desplazamientos para poner a andar otra mina muy probablemente de cielo abierto.

Los actuales 8.000 habitantes de Marmato están a punto de perder su antigua cultura y modo de subsistencia porque el plan de Gran Colombia Gold es el de extraer todo el oro posible en los próximos veinte años, con lo cual lo que quedará al final es un gran cráter  contaminado con metales pesados ​​y productos químicos. Algo poco tranquilizador cuando se sabe que Marmato bordea el Río Cauca.

La historia continúa

Mientras tanto, Mark Grieco sigue viajando por el mundo con su documental, ganando varios premios, por ejemplo en el FICCI (Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias) y en Sundance – uno de los festivales de cine más importante en el mundo.

¨Pero, la verdad, el momento más hermoso, impactante y emotivo para mí fue  la noche del estreno en el pueblo mismo con  toda la comunidad. Era lo mejor después de seis años: regresar a mostrarles el producto en el que ellos habían colaborado. Eso fue el mejor momento de mi vida.¨

¨Los públicos nacionales e internacionales han reaccionado en manera casi uniforme: shock, empatía por los Marmateños y rabia. Pero pocas veces han reaccionado con apatía. Aunque yo entiendo que los documentales no están hechos para cambiar el mundo,  cuando agarran así, deben provocar la emoción.¨

Mark Grieco trabaja en un nuevo alrededor del tema indígena en el hemisferio y en un guiòn de ficción. Mientras se proyecta el documental Marmato en los distintos escenarios colombianos, la batalla por el pesebre de oro sigue sin resolverse, a expensas de la población que por generaciones ha vivido allí, alrededor del preciado metal.

El protagonista José Dumar / Foto: Mark Grieco

El protagonista José Dumar / Foto: Mark Grieco

mama

Poster oficial Marmato

Publicidad
0
8639
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Sobre Marmato, el documental

Sobre Marmato, el documental

Presenta la lucha de los habitantes de este municipio caldense
Ganadores del Festival Internacional de Cine de Cartagena -FICCI- 2014

Ganadores del Festival Internacional de Cine de Cartagena -FICCI- 2014

Esta es la lista de los ganadores de la versión 54 del festival.