Maria Emma Mejía o cuando a los políticos les apasionaba el arte

Las memorias de la excanciller son, en parte, la historia del cine nacional en las décadas del setenta y el ochenta. Retrato de una artista convertida en política

Por:
septiembre 10, 2021
Maria Emma Mejía o cuando a los políticos les apasionaba el arte

El cine, para los Mejía, era una religión. Uno de los primeros recuerdos que tiene Maria Emma es la de la familia entera viendo una sábana blanca en donde las luces proyectaban, en 35 milimetros, Bajo el cielo antioqueño, el primer largometraje hecho en Medellín y uno de los pocos que se conservan íntegros del periodo mudo. Era 1925 y su abuelo, Gonzalo Mejía, decidió emprender la quijotada de verter todo lo que tenía en una superproducción de más de dos horas en donde actuaban los muchachos paisas más en boga. Gonzalo Mejía era un visionario, un empresario que no tuvo miedo de apostarle a las novedades del Siglo XX como la aviación y la apertura de carreteras. Pero su aporte sería fundamental para consolidar el cine en el país. Maria Emma tomó la posta y cincuenta años después, en 1975, la encontramos estudiando cine en Londres y haciendo un pequeño documental con Carlos Mayolo. Pero además la cinefilia la poseyó por completo. En Inglaterra descubrió el Nuevo Cine Alemán y todos los días eran las desmesuras de Herzog, las aberraciones de Fassbinder, las adaptaciones de Volker Schlondorff, además de la Nueva Ola Francesa y los atracones de 400 golpes que la dejaban Sin aliento. Fue por el cine que Maria Emma Mejía se convirtió en política.

A su regreso a Colombia, a comienzos de los años ochenta, rodó un cortometraje de época llamado Ana Lenoit, una adolescente que enloqueció a Simón Bolivar. En 1983 Noemí Sanín, entonces ministra de comunicaciones de Belisario Betancourt, le ofreció la dirección de FOCINE, el único y polémico ente estatal del cine que hubo en la década del ochenta. Después vendría su relación con Luis Carlos Galán, su cercanía con el partido Liberal y la historia me deja un poco de interesar porque no voy a juzgar, ni quiero saber a fondo, cómo ha sido su desempeño político. A mí lo que me importó de El camino que abrimos, sus muy bien escritas memorias, fue su fascinación por el cine.

Sofocados por la tecnocracia uribista, en donde uno puede encontrar ministros tan lamentables intelectual y espiritualmente como el ministro de Justicia Wilson Ruiz o cualquiera de esos carga maletines que Uribe le ha impuesto a Duque, otro muchacho para el que el cine, la literatura o cualquier tipo de arte no es más que una pérdida de tiempo. A sus 67 años Maria Emma –más regia que nunca- hace balance y se muestra, además, como una de esas mujeres que estuvieron a la altura de su época y se impusieron al imperio patriarcal que era la Colombia de los años noventa.

En sus primeras cien páginas El camino que abrimos son las memorias de una mujer que hacía y vivía por el cine. Ojalá algún día regresen los políticos con la sensibilidad suficiente como para llorar en una película hermosa. El camino, por ahora, parece arrasado.

-.
0
700
El romance de Kate del Castillo con el Chapo que casi le destruye la vida

El romance de Kate del Castillo con el Chapo que casi le destruye la vida

Frank Martínez no suelta a RCN ni por billete ni por fama

Frank Martínez no suelta a RCN ni por billete ni por fama

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus