Margarita Cabello, la gata que perseguirá a los ratones

Aunque su nombramiento como procuradora no fue sorprendente, sí lo será que no se cumplan los presagios que desde ya se vienen haciendo sobre lo que sería su gestión

Por: Harold Torres Avila
agosto 28, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Margarita Cabello, la gata que perseguirá a los ratones

La semana termina con la ya cantada designación de Margarita Cabello Blanco como procuradora; el nombramiento en sí no supone escándalo alguno hasta que analizamos que la persona designada, quien ejercerá sus funciones a partir de enero próximo, será quien juzgue el comportamiento de los funcionarios públicos del Estado, dentro de los que se encuentran quienes fueron hasta hace quince días sus compañeros de gabinete ministerial y alguno de los senadores que hacen parte de la coalición de gobierno, situación que indudablemente podría colocar en entredicho su imparcialidad en el órgano de control.

Ahora bien, es indudable que la doctora Cabello cuenta con una hoja de vida connotada, resaltando su trasegar en la rama judicial, en donde fue juez de menores y juez civil del circuito de Barranquilla, magistratura del Tribunal Superior de Barranquilla. Además, durante el paso por la Procuraduría de Alejandro Ordóñez se desempeñó en el cargo de procuradora delegada de la Sala Disciplinaria de la Procuraduría, y durante el gobierno del expresidente Álvaro Uribe fue ternada para ser fiscal general. Así mismo, en 2012 ingresó como magistrada a la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, de donde fue presidenta en 2016, y en 2018, aún siendo magistrada de la corte, fue ternada por el presidente Iván Duque para ser fiscal ad hoc en el caso de Odebrecht

En mayo de 2019, cuando le faltaban poco más de 6 meses para terminar su periodo de 8 años en la Corte Suprema, renunció a su cargo para asumir como nueva ministra de Justicia y estuvo allí hasta el pasado 18 de agosto, cuando renunció para ser ternada por el presidente ante el Senado, donde finalmente fue escogida por una aplastante mayoría política.

Lo paradójico es que precisamente su recorrido por diferentes cargos públicos, lo que habla bien de ella en el entendido de que conoce como nadie la estructura del Estado (lo cual sería una fortaleza), termina siendo su mayor desventaja al revisar que nunca termina los periodos institucionales del cargo que ocupa, renunciando para acceder a otro de mejor envergadura, lo que la hace ficha clave de la clase política dominante.

Si bien es cierto que aún no se ha posesionado, mal haríamos en emitir juicios preconcebidos de lo que sería su comportamiento al frente de la Procuraduría General de la Nación. Sin embargo, si tenemos en cuenta cuál ha sido el accionar de los funcionarios del alto gobierno que hoy ostentan cargos de control, como la Fiscalía por ejemplo, el futuro no es muy promisorio.

Ante el clientelismo que se maneja en este tipo de procesos, algunas voces plantean establecer el voto popular para la elección de los órganos de control, lo que sería a mi juici, una solución populista y poco efectiva, sobre todo en una democracia tan frágil y “ñeñepermeable”; por el contrario, considero acertado el mecanismo instituido en la Constitución del 91, en donde el procurador es elegido por el Senado de la terna integrada por candidatos del presidente, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado. Dicho esto, se amerita una reflexión profunda sobre cómo está actuando el Congreso de la República, que, no entendiendo el momento polarización política que vive el país y en un mal cálculo político, desechó la estabilidad que dan los pesos y contrapesos de la democracia por un acuerdo político electoral que seguramente no tendrá mayor futuro.

Finalmente, queremos que le vaya bien a la nueva procuradora. Aunque suene frase de cajón, “si le va bien a ella le va bien a Colombia”. De hecho, hacemos fuerza para que logre llevar a cabo la frase que viralizaron los medios de comunicación tomada de su discurso de aceptación del cargo ante el Senado: “No importa si el gato es rojo, verde, azul, amarillo o gris, lo importante es que cace ratones”. De nuestra parte no pedimos mucho, solo rogamos que por lo menos al gato le salgan bigotes y que los ratones no se hagan invisibles y le toque al gato perseguir a los perros… de la oposición.

-.
0
1101
Doña Segunda, la reina del 'Fritanga Fest' en la Plaza del 12 de Octubre

Doña Segunda, la reina del 'Fritanga Fest' en la Plaza del 12 de Octubre

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Todo lo que usted necesita saber de Juanes en un libro

Todo lo que usted necesita saber de Juanes en un libro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus