Maradona: redondo y humano, demasiado humano

A pesar del dinero que ganó y los placeres y adicciones que como un regalo envenenado le ofreció la fama, nunca olvidó ni negó sus raíces

Por: Leandro Felipe Solarte Nates
noviembre 26, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Maradona: redondo y humano, demasiado humano
Foto: Facebook @diegomaradona

Su magia dominó con la zurda la redondez de la tierra, que gracias a los satélites conoció al detalle sus hazañas sobre el césped y los ruidosos autogoles en su vida cotidiana.

Su carisma y entusiasmo flotaban en la cancha cuando para romper rígidos esquemas de juego desbordaba su genio y hacía mágicos quites a sus rivales, cual murciélago volando con su radar activado, antes de tejer el pase o el gol, con el toque de una obra de arte.

Jalonó hasta la cumbre a equipos con nóminas modestas. Así lo hizo con la selección argentina que en México ganó el mundial de 1986, y con el Nápoles del pobre sur italiano, que se coronó campeón derrotando al Juventus, Milán y el Inter, financiados por ricos grupos industriales y financieros del norte.

Fue el héroe de los descamisados. que sintiéndolo carne y espíritu de barriada lo endiosaron por derrotar a los ingleses después que en las Malvinas, con su poderosa tecnología militar, habían masacrado a humildes e inexpertos soldados de su país, a los que la dictadura militar llevó de helada carne de cañón, intentando desviar la atención acerca de sus desapariciones, asesinatos y multimillonarios robos.

Por eso también lo idolatraron, como antes lo habían hecho con Perón y Evita, fundando la Iglesia Maradoniana, en un país donde el futbol es religión y cada pibe sueña con enfundarse la diez albiceleste.

A pesar del dinero que ganó y los placeres y adicciones, que como un regalo envenenado le ofreció la fama, nunca olvidó ni negó sus raíces, ni dejó de enfrentarse a los abusadores del poder: en los equipos que jugó o cuando se anticipó a denunciar a la cúpula corrupta de la Fifa, y sin pelos en la lengua, criticó los excesivos lujos del Vaticano o los abusos de gobiernos al servicio de minorías depredadoras que mantenían en la opresión y miseria a sus pueblos.

Fue zurdo “con el pie, la mano y la cabeza”, y en política y respaldó a gobiernos y dirigentes que en el continente intentaron construir sociedades más justas.

A diferencia de Pele y Messi, no fue ni quiso ser un modelo de virtudes y en eso fue humano demasiado humano: “tramposo, borrachín, drogadicto, tragón, mujeriego, etcétera”, entre los defectos que en vivo y en directo amplificaron los medios y le enumeró Eduardo Galeano en su famoso escrito en el que por la conjunción de virtudes y defectos lo elevó a la altura de un idolatrado dios; pero humano, demasiado humano, con todos sus goles y autogoles.

En su viaje a la eternidad se le adelantó una generación a Pele, el rey, quien en su mensaje póstumo le tuiteó: “Espero que juguemos en el cielo”. Maradona, el dios, según el cronista Jorge Barraza, tal vez le replicará, digo yo: “o en el infierno”.

Con la plasticidad de su cuerpo danzando con la redonda atada a sus pies, voló un inmortal hacía la etérea red de galaxias.

-.
0
1400
Los viajes chics y sofisticados de Diana Uribe por el mundo

Los viajes chics y sofisticados de Diana Uribe por el mundo

El príncipe de la música popular está en camino;¿Jessi Uribe y Paola Jara planean tener bebé?

El príncipe de la música popular está en camino;¿Jessi Uribe y Paola Jara planean tener bebé?

Por qué Petro se la jugó por José Antonio Ocampo

Por qué Petro se la jugó por José Antonio Ocampo

El incómodo general (r) William Salamanca con el que Petro quiere limpiar la Policía

El incómodo general (r) William Salamanca con el que Petro quiere limpiar la Policía

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus