Opinión

¡¡Contra el ´bullying´ gubernamental!!

Permaneceremos refugiados y resguardaremos la salud pero, gobernantes, no nos tragaremos su improvisación, autoritarismo, su magia estadística, el miedo y la carnada de la vacuna

Por:
enero 14, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡¡Contra el ´bullying´ gubernamental!!
Ustedes, mandatarios, con pocas y valiosas excepciones, están dando largas, haciéndose cómplices o midiendo lucros electorales de la pandemia

¡¡Gobierno, gobernantes, mandatarios, títeres y titiriteros, autoridades y autoritarios, sepan que sabemos!!, ustedes, o la mayoría de ustedes, improvisan, utilizan y tapan; así que respondemos:

  • Quienes tenemos el privilegio de ojear desde la ventana de casa sabemos –-o creemos--, que mientras no nos llegue la hora lo mejor en este tiempo vacío es quedarse en ella, agradecer cuanto hay, reparar la red y sobrevivir.

Aún así, no perdemos de vista que afuera, mientras el virus copa todo, todo lo humano y lo político, el tiempo avanza sin respuesta efectiva de ustedes y crecen los vicios de una democracia plagada de inequidades, ahora usurpada por peligroso autoritarismo.-

  • Completaremos un año desde cuando la crisis sanitaria empezó. Se avisó por megáfonos mundiales desde fines de 2019, pero nadie cogió la delantera; no se previó un hospital, otra cama, ninguna prudencia fronteriza o recurso público para la notificada calamidad.

Así como así, el virus llegó por la puerta delantera, se recibió coloquialmente como otro “cuento chino” y gobernante ninguno construyó una trinchera. Todos se escudan en lo impredecible de la pandemia, la fuerza mayor e insuperable, pero estaba advertida. Tiempo perdido que era vital; ningún funcionario responde o responderá por eso.

  • Acudiendo al pánico, un día el país cerró, tocó una corneta, confinó a todos y encendió la máquina de hacer decretos.

Pasados meses, sin que esto sea desdeñable pero más por presión de empresarios en problemas que por trapos rojos de los confinados, más por eso que respondiendo ante líderes asesinados en catarata durante el encierro o por el deterioro vital en la mayoría de regiones, con un tronar de dedos el país abrió; propulsó todo, invitó al comercio sin IVA, aceptó viajes, maquilló restaurantes y hoteles supérstites, casi llegó a desechar las salas de emergencias médicas que montó rápido y pagó caro.

Y así, cíclicamente, acudiendo a esa magia a la que sirve la estadística; contabilizando muertos, falta de camas y médicos, contando problemas administrativos para contratar la vacuna, el país por partes y con eufemismos vuelve a cerrar, pone llave al cajón. Nada creció salvo la incertidumbre.

  • Ustedes, gobernantes distintos y hasta irreconciliables, por igual justifican lo que aquí se improvisa porque del mismo modo hace Paris, Berlín o Londres; el número de muertes de acá es relativizado con el de allá; el toque de queda se aplica porque también se impuso allí; la apertura hoy va porque en Madrid pasó ayer. Pero el hambre, la violencia, asesinato de indígenas y líderes, la corrupción, la fragilidad del sistema educativo, los efectos del desempleo o la falta de camas hospitalarias no es igual o similarmente corrosiva en ambas latitudes.

- No somos culpables de que durante años e impunemente, entre pocos se hubieran robado los recursos del sistema de salud. Mientras alguien muere en el suelo de una clínica a falta de camas de urgencias, algunos dormitan en colchones de plumas repletos de nuestro dinero. Intuimos que pronto serán redimidos, subirán electoralmente y los muertos de las salas de urgencias se olvidarán.

- Matriculamos a nuestros hijos para aprender en el colegio sobre solidaridad, paz u honestidad, incluso pagamos por ello; pero les proveemos un país opuesto.

  • Vista la magnitud de la pandemia y su omnipresencia, callamos ante los privilegios a sus grupos económicos allegados, ante las utilidades constantes o abusos legalizados de los banqueros hechos dioses de la virtualidad; frente a la abundancia de las empresas que extraen recursos naturales sin compasión, ante los sobrecostos de las infraestructuras públicas; miramos de lejos la cooptación de organismos de control cada vez más amigos del statu-quo, la democracia apagándose, la violencia y la inequidad agravándose.

Pero eso no nos resulta invisible. Sabemos que ustedes, mandatarios, con pocas y valiosas excepciones, están dando largas, haciéndose cómplices o midiendo lucros electorales de la pandemia.

  • Quienes podemos permaneceremos refugiados y alentaremos a resguardar cuanto sea posible la salud personal y colectiva. Pero de ninguna manera nos tragaremos su fábula de que el encierro, el toque de queda, la restricción a la vida ciudadana es la vara con la que ustedes, gobernantes, salvan el mundo.

No usen el dispositivo del miedo ni la vacuna como carnada con la que se conducen las agitaciones de una jauría.  No somos eso, ni tampoco líneas en la palma de su mano.

-.
0
2000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El Museo de lo Peor

El Museo de lo Peor

¡¡Yo le colaboro con la vacuna!!

¡¡Yo le colaboro con la vacuna!!

Uribe y Barreras apuestan al ego mayor

Uribe y Barreras apuestan al ego mayor

¡¡Ojo, clarines de nuevo encierro!!

¡¡Ojo, clarines de nuevo encierro!!

Uribe: ¡¡sin virus y con corona!!

Uribe: ¡¡sin virus y con corona!!

¡¡Se buscan indios!!

¡¡Se buscan indios!!

¡¡La vieja anormalidad!!

¡¡La vieja anormalidad!!

¿Quién le teme o a quién le teme Mancuso?

¿Quién le teme o a quién le teme Mancuso?