Luz de la calle, oscuridad de la casa

El gobierno se esmera en mostrar internacionalmente cifras de crecimiento favorables, pero deja de lado el bienestar de los ciudadanos

Por: Pedro Pablo Pelaez Moreno
diciembre 05, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Luz de la calle, oscuridad de la casa
Foto: Nelson Cárdenas

No se entiende cómo en un país en donde la economía está creciendo o va a crecer en el año 2019 en un promedio dentro del 3,2% y 3,3% se estén presentando las marchas que vemos desde el 21 de noviembre de 2019. Cabe aclarar que me refiero únicamente a la parte de la marcha pacífica, sensata y no violenta.

Se publican en los medios de comunicación informes económicos que dicen que Colombia va a tener un crecimiento económico que en comparación con la mayoría de los países de latinoamericanos va a ser sobresaliente situándose probablemente en el más alto de la región, vamos bien según la opinión de los analistas económicos.

Ante la afirmación de los analistas económicos de que la economía colombiana va bien y la realidad que pude apreciar en la copiosa participación de ciudadanos en su mayoría de los estratos 2-3-4-5 y hasta 6 en la marcha del 21 de noviembre de 2019 quedé sorprendido y me pregunté: ¿por qué si desde los entes gubernamentales se afirma que la economía luce de manera tan positiva?, ¿por qué los ciudadanos no tienen la misma sensación?

La economía para el gobierno parece ir bien, pero la realidad es que una gran parte de los ciudadanos colombianos sentimos que vamos mal, parece una contradicción, pero es la realidad.

El gobierno se preocupa mucho por las cifras de crecimiento económico y en mostrar índices favorables a las calificadoras de riesgo internacional, la Ocde y otras instituciones internacionales como el FMI, BID, etc., pero dejó de lado el bienestar de los ciudadanos. Parece que se estuviera gobernando para presentar buenos datos al exterior, como el viejo refrán, luz de la calle oscuridad de la casa.

El sector minero energético, el sector financiero y la inversión extranjera (vía remesas) muestran cierto crecimiento positivo por lo que el gobierno piensa que los ciudadanos también van bien, pero no, está muy equivocado, los ciudadanos no están bien.

Los ciudadanos están cansados y quieren que haya mejoría en actividades tan humanas y cotidianas como es el derecho a tener acceso a una buena atención en salud.  Salud que no es gratuita, salud por la que los ciudadanos hacen sus respectivos aportes mensuales, ya sea directamente (UGPP los trabajadores independientes) o a través de su empleador, además del aporte que el gobierno nacional realiza a las EPS por cada ciudadano afiliado (la llamada unidad de pago por capitación). Es increíble cómo tratan en algunas EPS a sus cotizantes, no hay explicación para que entidades como la Supersalud y el propio Ministerio de Salud permitan que funcionen EPS como Medimás, la cual parece que tuviera como objetivo empresarial prestar un mal servicio médico, el no entregar los medicamentos ordenados por sus doctores y ni para qué hablar de cosas más complejas como cirugías. Sinceramente en algunas EPS le timan los aportes a sus afiliados, pues no le retribuyen a estos a lo que se obligan, cuando reciben los aportes oportunos por parte de sus afiliados

Los ciudadanos se sienten cada vez más inseguros, desprotegidos no entienden porque son despojados de sus bienes y, hasta de sus vidas sino permiten ser despojados, por personas que están al margen de la ley. No hay derecho que las personas que están al margen de la ley gocen de tanta impunidad y que sean las personas buenas y honestas las que tengan que andar escondiéndose de los delincuentes para no ser sus víctimas.

Los ciudadanos están cansados de pagar impuestos y que sus salarios sean objeto de altas retenciones, ya que una buena parte de estos dineros son de los que se nutre la otra gran empresa de nuestro país, la corrupción. Corrupción que no es castigada de manera ejemplar por nuestro sistema judicial. La mayoría de estos ciudadanos corruptos se vuelven ciudadanos importantes que negocian sus delitos, hacen acuerdos con la justicia sometiéndose a condenas ridículas que cumplen en sus hogares, y del dinero apropiado es muy poco lo que devuelven. Un país donde la corrupción campea, y la única solución para contrarrestar el desbalance económico causado por dicha corrupción es aumentar la tasa fiscal impositiva para la gente honesta, no es un país viable. Por el contrario, hay que ver como es el trato y el irrespeto que se le brinda a los, de bien, cuando tienen que acudir a ciertas entidades gubernamentales, entidades que existen y funcionarios que tienen puesto y sueldo por la existencia de nosotros los ciudadanos.

Los ciudadanos ven de manera perpleja como el desempleo formal es creciente a nivel calificado y no calificado. La razón de esto es que los pequeños y medianos empresarios (para no hablar de los grandes) no encuentran motivación alguna para crear nuevas pequeñas y medianas empresas formales, las cuales son las grandes generadoras de empleo (las pequeñas y medianas industrias requieren menos inversión de capital para generar un puestos de trabajo que una gran empresa) esto debido las desmesuradas reglamentaciones y normas que sin ningún criterio son impuestas por parte de los entes de control. Los pequeños y medianos empresarios tienen la capacidad para solucionar los problemas de su negocio, pero le queda muy difícil también solucionar exigencias de los entes de control por la simple razón de que “la norma lo dice”. Este comportamiento de los entes de control está creando la sensación, entre los pequeños y medianos empresarios, de que hay es una especie persecución contra los empresarios formales legales. Cosa contraria pasa con los empresarios ilegales que pareciera que no existieran para los entes de control. Esta es la razón por la que el empleo informal-ilegal sea el que crece, pues en un estado que se persigue y no se estimula al empresario formal y por el contrario se persigue, es muy difícil que el empleo formal crezca.

Un país donde la corrupción campea y la única solución para contrarrestar el desbalance económico causado por dicha corrupción es aumentar la tasa fiscal impositiva para la gente honesta no es un país viable.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El reto de la economía colombiana para el 2021

El reto de la economía colombiana para el 2021

Nota Ciudadana
Caricatura:

Caricatura: "Sobre Uribe"

Nota Ciudadana
¿Qué viene tras la medida de aseguramiento contra Uribe?

¿Qué viene tras la medida de aseguramiento contra Uribe?

Nota Ciudadana
Humberto de la Calle, el último liberal

Humberto de la Calle, el último liberal