Lucas, dieciocho años viviendo en una alcantarilla frente al Hotel Tequendama

Frecuentaba a sus amigos de filosofía de la Nacional y terminó abrazado por el bazuco en el .cartucho pero su desalojo lo tiró a este hueco que convirtió en su casa

Por:
noviembre 05, 2022

“Mi nombre es Darío, alias Lucas, vivo acá, en el Downton Resort Tequendama” y abre la boca y saca su mejor sonrisa así no tenga dientes. Se llama Lucas en honor al perro que tenía, un callejero que se lo mató un carro hace unos meses. Un golpe más de este boyacense que llegó desde que era un niño con su familia a la capital. Ha sido una vida sinuosa. Antes de estar viviendo en una alcantarilla frente al Hotel Tequendama en plena carrera Septima estuvo en el Cartucho. La medida que tomó el alcalde Enrique Peñalosa en el 2000, de acabar con el Cartucho lo sacó de esos paraísos artificiales. Desde entonces Lucas, o Darío vive en una alcantarilla ubicada frente al Hotel Tequendama en plena carrera séptima de Bogotá.

El frío no es un problema. Las ratas tampoco. Ha sabido adecuar su espacio a la dureza de la calle. Sus únicas posesiones en el mundos son dos cobijas cuatro tigres, una vela para iluminar y calentar sus noches, un puñado de libros de sus autores favoritas que van desde Nietzsche, pasando por García Lorca y concluyendo con Tolstoi. Aunque la calle ya le ha pegado en la cabeza sigue siendo lúcido y con un sentido del humor negro, desternillante, fino. La cualidad que sólo tienen los hombres inteligentes.

Para abrir la alcantarilla dice Lucas que tiene llaves: dos varillas con las que destaba su puerta del penthouse que varias veces han intentado robar pero no han podido. Su penthouse mide cuatro metros cuadrados, es húmedo y no tiene ventanas. Pero no paga arriendo y vive como Diógenes o como un poeta maldito.

Cuando hace sol sale a su playa particular que es el pequeño parque que queda frente al hotel y un gallineral que son las palomas del parquecito que está en la superficie de su casa. Son sus
mascotas y las consiente con migas de pan.

Los periodistas de Las 2orillas Ramiro Pacheco y Camilo Romero entraron a una de las casas más extrañas de Bogotá, la casa de Lucas o mejor Darío, el poeta que vive en una alcantarilla.

-.
0
10700
La dura caída del Flaco Solorzano, uno del grandes de la televisión colombiana

La dura caída del Flaco Solorzano, uno del grandes de la televisión colombiana

La condena de ser un genio en Colombia: el mal momento de Víctor Gaviria

La condena de ser un genio en Colombia: el mal momento de Víctor Gaviria

Rappi sigue imbatible mientras ve partir del país a Uber Eats, iFood y Jokr

Rappi sigue imbatible mientras ve partir del país a Uber Eats, iFood y Jokr

El monteriano que terminó acusado de ser el médico del Clan del Golfo

El monteriano que terminó acusado de ser el médico del Clan del Golfo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus