¿Los 'vándalos' votarán mayoritariamente en las próximas elecciones?

Los participantes del paro tienen una oportunidad única de pasar de ser 'vándalos' a 'gente de bien' si se convierten en votantes activos en 2022. ¿Por qué?

Por: Carlos
agosto 30, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Los 'vándalos' votarán mayoritariamente en las próximas elecciones?
Foto: Leonel Cordero

La Oficina del Censo de los Estados Unidos ha dado a conocer la composición de la población que intervendrá, decil por decil, ciudad por ciudad, en la próxima campaña de mitaca que renovará parcialmente la composición política del Congreso.

Esto es quizás comparable con la reciente encuesta sobre interés de voto dada a conocer por agencias de datos en Colombia con respecto a la próxima campaña electoral. Lamentablemente esta encuesta no revela qué tanta composición de tal tendencia de votos hace parte de las caudas de 'vándalos' que acompañaron el reciente paro nacional, que al parecer tuvo tanto peso como para haber frustrado el rumbo de las reformas que propuso el gobierno, indujo la estruendosa caída del embajador en Washington e impulsó directa o indirectamente muchas otras políticas (incluido el reciente acuerdo laboral con Fecode). Tampoco relaciona la cauda de vándalos de derecha que, infiltrados en medio de la respuesta policial, dispararon contra los manifestantes, como ya lo ha denunciado el reciente informe CIDH; o que forman parte coludida dentro de algunas colectividades políticas reconocidas, o al interior de ciertos partidos.

Igualmente, podría relacionarse con el impacto que pudieran tener los 70.000 millones de pesos que aparecen extraviados a partir de pagos de anticipo de un contrato de MinComunicaciones burlado, con soporte de garantías sin respaldo. Bien pudiera especularse, ¡estamos en Colombia, Pablo!, que semejante suma de dinero podría estirarse en forma de mermelada melcochosa de tal manera que, financiando alguna campaña, garantice la torpeza investigativa o, sencillamente, la impunidad abierta: quedarían con plata, dentro del próximo gobierno, y con garantía, ahí sí, de impunidad para sus delitos. La opinión y las fuerzas políticas se hacen ascuas acerca de en manos de quién estaría circulando ese dinero, que favorecería eventualmente la compra venta de la cauda de vándalos, la misma vilipendiada.

Las noticias del Censo comentado no son favorables a quienes dentro de la derecha colombiana se han mostrado adictos a la continuidad, (todavía dan a Trump triunfante), o apuntan por su regreso en las elecciones del 2024. En cambio, de concretarse una mayoría demócrata en el Congreso con la mitaca, se hará cada vez más ostensible la imposible continuidad de un gobierno de la derecha vandálica en Colombia, que pudiera prohijar la continuidad de los falsos positivos, o seguir haciendo trizas el acuerdo de paz.

En efecto, la noticia sostiene: “Según la oficina, el porcentaje de blancos no hispanos en Estados Unidos se redujo del 63,7 % en 2010 al 57,8 % en 2020, la primera disminución decenal para el grupo desde el primer censo del país en 1790. Esa tendencia está siendo impulsada por estadounidenses jóvenes y diversos que envejecen hasta convertirse en la población adulta, ampliada por los ancianos que están desapareciendo. Va a continuar; el censo dice que los menores en todo el país son en su mayoría no blancos”.

Es decir, el proceso sería irreversible, lo que daría pie para nuevos y sucesivos gobiernos demócratas que, con el perfil actual creciente, privilegia la insurgencia incluso de Kamala Harris; y promesas de socialismo demócrata como el mismo Bernie Sanders o, a mediano plazo, Alexandra Ocasio-Cortéz.

Nada de raro tiene que el pueblo colombiano lea correctamente la coyuntura internacional que se abre favorable para ponderar la insurgencia de nuevas orientaciones políticas que ahora están al comando de las encuestas y lucen imbatibles.

Así se fortalece la presunción de tal coyuntura: “Cuando comparamos los resultados de las elecciones más recientes con las de 2012, las cifras de redistribución de distritos de la oficina del Censo indican que los condados más pequeños y con mayor reducción de los Estados Unidos se han desplazado más hacia la derecha desde 2012, mientras que sus suburbios y centros urbanos densamente poblados están creciendo y son más amigable con los demócratas”.

Mientras tanto, la derecha vandálica colombiana estaría obligada a saldar a buena parte de la población que mayoritariamente participó en el paro la abominable adscripción de 'vándalos', dolorosamente irredentos, que pudiera tener consecuencias electorales. Esos supuestos vándalos forman parte de la Colombia profunda que desde hace algún tiempo ha venido siendo martirizada por falsos positivos, persecución y muerte de líderes sociales, desempleo, hambre, abominaciones, insultos, brecha que seguramente ha ampliado la pandemia. Precisamente más aguda dentro de la población joven que ya está en condición de votar. Esa población estará yendo a las elecciones a cobrar lo que le hicieron en el paro. Los esfuerzos del gobierno por complacer a la juventud dan cuenta de una estridente desesperación.

El Censo da una pista que también puede estar sucediendo en Colombia: “Si es así, las cifras de la Oficina del Censo pueden indicar una razón: la población en esos lugares simplemente se está reduciendo, probablemente porque el crecimiento económico durante las últimas décadas también se ha concentrado en las ciudades costeras de Estados Unidos. Y a medida que la gente se traslada, también lo hace el poder político en Estados Unidos. La elección de Trump en 2016 fue en gran parte una victoria para los votantes, en su mayoría blancos, que se han quedado en estos condados rurales y se sienten amenazados por un país que crece y se diversifica a su alrededor. No es probable que esa tendencia se desacelere en el corto plazo”.

En Colombia la economía urbana ha estado dominando desde hace mucho y es una tendencia tan irreversible como tercamente creciente a partir de las mayores exigencias de todo orden del crecimiento capitalista. Es visible que el paro fue gestado en las ciudades, luego los supuestos vándalos no es gente campesina sino formada en la opinión. Sin embargo, en Colombia sería peor: la simetría de la pandemia golpeó más a los más débiles.

Por otra parte, cortejar a la supuesta gente de bien es muy improbable: dada la coyuntura de emergencia demócrata en los Estados Unidos se alejará cada vez más de la derecha vandálica colombiana adicta a los falsos positivos y al asesinato de líderes sociales.

No he leído en discurso alguno de sociología política ninguna categorización entre vándalos y gente de bien. Es una falsa positiva distinción abiertamente sectaria y macartista que servía a unos intereses de disolución de las fuerzas del paro. De todas maneras, esa gente estigmatizada ferozmente para justificar crímenes de la fuerza pública también votará. Es de esperar que cambien las piedras por votos. Ahora podrán pasar la factura.

Propongo que se abran espacios en las redes sociales que promuevan su redención. Los vándalos que votan se convierten automáticamente en gente de bien.

Nota: las citas provienen de un artículo de The Economist, firmado por G. Elliott Morris, cuyo nombre es: “Las ciudades fuertemente demócratas de Estados Unidos están superando los bastiones rurales republicanos”.

-.
0
900
Tres esposas de militares, vueltas contratistas por el ministro de Defensa

Tres esposas de militares, vueltas contratistas por el ministro de Defensa

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus