Los tres chistes malos y recontramalos del innombrable

“Aquí les cuento por qué el viejito anda como loco jugando al foforofó y al tin marín de do pingüé cucara-macara títere fue”. Escribe Juan Mario Sánchez Cuervo

Por: Juan mario sánchez cuervo
julio 16, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los tres chistes malos y recontramalos del innombrable
Foto: Facebook @CeDemocratico

Cuando se le fue al descanso eterno Carlos Holmes Trujillo, el viejito innombrable empezó a desvariar. Las cosas ya venían mal y de un momento a otro empeoraron: sin Trump y su títere aquí metiendo las patas hasta el fondo, y las verdades (sus oscuras verdades) saliendo a borbotones a la luz pública y el pueblo despertando… ah, y cantándole de paso el famoso estribillo aquel que comienza con “Uribe paraco, etcétera”. A propósito, me cuentan fuentes fidedignas que ese coro angelical suena en su sesera como un millón de grillos electrizantes y perturbadores. Y bueno, ya ustedes saben, después volvieron las marchas, las protestas, el paro nacional… Y cómo no, los comportamientos salvajemente sangrientos de la policía y más revelaciones alrededor del expresidente y de su séquito adulador y adorador al que nunca le faltan las rodilleras.

Por otra parte, también me cuentan fuentes creíbles que el otrora patriarca de hierro y plomo está hecho un mar de nervios. Ya no sabe qué hacer o intentar hacer o deshacer, mientras en las cortes internacionales de justicia ya dizque se baraja su nombre. Además la vida, obra y milagros del innombrable son vox populi en la comunidad internacional. Que no intente ya tapar el sol con un dedo. Señor Uribe, despierte: hoy no es ayer, y mañana no será como hoy. Todo lo anterior sin mencionar que nadie sabe a ciencia cierta en qué terminará el abominable escándalo de los mercenarios en Haití. Me atrevo a suponer que todas estas malas noticias podrían degenerar en un soponcio del expresidente: un galón de valeriana para el viejito, ¡por favor!

Para completar sus descaches, ahora nos sale con tres chistes malos. Realmente solo quedan en la baraja dos, o uno y medio, porque esos chascarrillos se fueron desinflando y no generaron risa sino compasión y lágrimas. Patadas de ahogado que llaman: primero que un tal Tomasito, después que la trumpista y tremebunda María Fernanda Cabal quien es más uribista que Uribe y más papista que el papa. Si bien se le nota a leguas que no simpatiza con las ideas del papa Francisco que es un hombre de Dios, progresista y luminoso. Como tampoco simpatiza con Monseñor Darío Monsalve, a quien el obispo de Roma defiende y sostiene en la afligida y valiente y patriótica ciudad de Cali.

Pero ahora el señor Uribe nos sale con el peor de los chistes: Óscar Iván Zuluaga. Definitivamente el innombrable anda jugando como a la cachiporra, al tute, a la tabla ouija, a la gallina ciega, al tin marín de do pingüé cucara macara títere fue, al foforofó. Como decimos en Antioquia: ¿quién se peyó? Eso lo debe responder el innombrable, amén.

-.
0
28200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cuando Uribe bautizó una yegua con el nombre de una exnovia

Cuando Uribe bautizó una yegua con el nombre de una exnovia "para montarla"

Uribe le templó las riendas a Sandra Suárez: ya no va la junta de EPM

Uribe le templó las riendas a Sandra Suárez: ya no va la junta de EPM

El fracaso de Álvaro Uribe como profesor

El fracaso de Álvaro Uribe como profesor

"En la audiencia quedó evidenciado que ese concurso criminal benefició directamente a Álvaro Uribe"