Opinión

Los sueños de otra educación, sueños son

Un decálogo para la reforma de la Educación, empezando por prohibir que se nombre un ministro o ministra que no tenga idea o entienda de Educación, y programas discriminatorios como Ser Pilo Paga

Por:
octubre 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los sueños de otra educación, sueños son
Yaneth Giha, ministra de Educación. Colombia actualmente es el país de Latinoamérica que menos invierte en educación

 

La ministra Giha ha dicho que “Colombia está lista para una nueva reforma educativa”. Lo primero que debería proponer su reforma es prohibir que se nombre un ministro o una ministra que no conozca ni entienda de educación.

Algunos puntos de la anunciada reforma podrían quedar redactados en los siguientes términos:

  1. El Ministerio de Educación será ocupado por una persona que conozca de la educación, que acredite suficiente y amplia experiencia y conocimiento del sector. En adelante y por siempre se nombrara  un ministro(a) que conozca el sistema educativo, que sepa de sus males y carencias; que conozca el funcionamiento de los colegios y las universidades; que posea un amplio conocimiento sobre el trabajo pedagógico y por consiguiente pueda relacionarse con los maestros y maestras; que tenga un conocimiento amplio de los verdaderos problemas en el terreno, que tenga un proyecto educativo, que le quepa la educación en su cabeza.

El ministro o la ministra  se rodeará de educadores, pedagogos, investigadores y científicos, de educadores  sobresalientes. Queda prohibido nombrar como asesores a  tecnócratas administradores y economistas de la educación. Así mismo, contratar asesorías pedagógicas con universidades que no han formado nunca un maestro.

  1. Los delitos de corrupción cometidos contra la educación serán considerados como delitos de lesa humanidad. Los grupos y personas dedicadas a la labor criminal de robarse los dineros destinados a la alimentación escolar pagarán severas penas en cárceles, quedaran privados del beneficio de casa por cárcel o disminución de la pena.

Según la Contraloría General de la República, en el 2016 con el Programa de Alimentación Escolar PAE, en 24 regiones del país, se perdieron $62 488 millones que debían invertirse en la alimentación escolar. Esas pérdidas equivalen al 10 % de lo que el Ministerio de Educación destina para tal fin. Solo en La Guajira, donde en el 2016 murieron más de 65 niños por desnutrición, se perdieron en el segundo semestre $16 792 millones que debían destinarse para el desayuno y el almuerzo de los niños en las escuelas.

  1. El Estado destinará el 10 % del PIB para financiar la educación preescolar, primaria, media y universitaria, a fin de garantizar a todos los colombianos el derecho a la educación consagrado en nuestra constitución desde 1991. El 4 por mil que se destinaba a la guerra se destinará en su totalidad para la educación y el congreso en su próxima legislatura establecerá un nuevo impuesto destinado exclusivamente a la educación, que los colombianos pagaríamos gustosos como una manera de contribuir para que todos tengan igualdad de oportunidades y una mayor y mejor educación de calidad.

Colombia actualmente es el país de Latinoamérica que menos invierte en educación, según un informe reciente presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El organismo reveló  que el gasto en educación en todos los países que componen el grupo es en promedio US$10 182 al año por estudiante. Colombia, que está en proceso de entrar a la OCDE, invierte solo US$3.245 por estudiante, la cifra más baja en toda América Latina, seguida por México que destina USD 3 703.

  1. Quedan prohibidos los programas discriminatorios como Ser Pilo Paga, que solo atiende a una minoría de estudiantes, 10 000 por año (40 000 en el cuatrienio) mientras se priva y se deja sin oportunidades de ingresar a la educación superior a la inmensa mayoría (entre 230 000 y 250 000 que no van nunca a la educación superior).

Cada año en Colombia se gradúan en promedio, 550 000 bachilleres. De ellos, el 93 % pertenecen a los estratos 1, 2 y 3. Son 480 000 estudiantes que necesitan apoyo estatal para poder continuar sus estudios. De otra forma no lo pueden hacer. “El programa SPP financia a 10 000 por año. Los otros 470 000 son estudiantes cuyos sueños se truncan por completo cada año, porque el Estado ha decidido invertir sus recursos exclusivamente en el 2 % de la población. Para los beneficiarios del programa, el apoyo es excepcionalmente favorable, pero para el 98 % que quedan abandonados, es un programa que no garantiza su derecho a la educación”.

  1. Queda expresamente prohibido al presidente de la Republica, a la ministra (o) de Educación o al Congreso establecer Cátedras como instrumento para resolver los problemas de la educación.

Llevamos tres décadas de cátedras que van, vienen y desparecen (Cátedra de derechos humanos, José  Celestino Mutis, educación vial, educación tributaria, educación del consumidor, educación ambiental, educación para la democracia y por supuesto, no podía faltar,  Catedra de la Paz) todas ellas fracasadas. Resulta desafortunado y lamentable que el protagonismo  de la educación frente a la paz quede reducido a la instauración de una cátedra. Lo que la educación para la paz requiere es una profunda revisión y transformación de la educación y la enseñanza.

  1. La jornada escolar en todos los establecimientos educativos será de 8 horas. El número de horas de clase que reciben niños y jóvenes diariamente será igual para todos. Los colegios públicos o privados que incumplan esta norma serán clausurados. El estado garantizará a todos los niños, niñas y jóvenes, sin ninguna discriminación, ocho horas de clase y el suministro de la alimentación escolar. Los padres pertenecientes a los estratos 5 y 6 podrán enviar gratuitamente a sus hijos a la educación pública si así lo desean.
  2. De manera inmediata el ministro de Educación presentará una propuesta para reformar profundamente los contenidos y materias que actualmente se enseñan los colegios y escuelas. Los contenidos de la enseñanza actual son obsoletos en su mayoría. Se requiere una gran reforma que prepare a nuestros estudiantes para la construcción de la paz, el progreso y el bienestar colectivo de los colombianos y de sus familias.
  3. La educación pública, entendida como la prestada en establecimientos construidos, financiados y administrados por el Estado, gozará de especial protección. Las leyes y políticas públicas propenderán en todo tiempo y lugar por su fortalecimiento, desarrollo y permanente mejoramiento. La educación privada es y será permitida en Colombia para las familias que quieran y tengan los recursos para pagarla.
  4. En un plazo no mayor a seis meses el gobierno presentará un proyecto de ley para establecer un nuevo sistema salarial que permita al país tener los maestros mejor pagos de América Latina, como corresponde a la nación más educada de América Latina. Los maestros tendrán un estatuto único y se reformarán las Facultades de Educación. Para ser maestros se exigirán las mismas condiciones especiales que se exigen para ser médico o ingeniero. Queda expresamente prohibido que cualquiera pueda ser maestro o ministra (o) de Educación.
  5. Las Facultades de Derecho serán objeto de intervención y reforma profunda por parte del Ministerio de Educación para poner fin al congestionamiento de las cárceles, particularmente de la cárcel Picota, acrecentado en los últimos meses, y garantizar de esta forma que en los próximos años quienes ejerzan justicia sean personas  probas, sin mácula alguna y de reconocida  idoneidad ética y moral.

 

 

-.
0
2951
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿En el 2021, un año más sin ir al colegio?

¿En el 2021, un año más sin ir al colegio?

De la vieja pizarra a la pizarra digital

De la vieja pizarra a la pizarra digital

El no regreso a clases: una opción ante la incertidumbre

El no regreso a clases: una opción ante la incertidumbre

A la memoria de Abelito

A la memoria de Abelito

Regresar al colegio podría ser, pero no así

Regresar al colegio podría ser, pero no así

La educación en casa: una gran tarea

La educación en casa: una gran tarea

La renuncia de Julián de Zubiría a Semana

La renuncia de Julián de Zubiría a Semana

El pensamiento educativo de Zuleta vive 30 años después

El pensamiento educativo de Zuleta vive 30 años después