Los purasangre que quieren suceder a Theresa May en el Reino Unido

Boris Jhonson, Dominic Raab, Michael Gove y Jeremy Hunt son algunos de ellos. ¿Quién lo logrará? Nadie lo sabe, lo que sí es que con la división por el Brexit se necesita orden

Por: Francisco Henao
Junio 12, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los purasangre que quieren suceder a Theresa May en el Reino Unido
Foto: Twitter @BorisJohnson - @DominicRaab - @michaelgove - @Jeremy_Hunt

Ya se ha lanzado la carrera en el campo de los tories para buscar el nuevo primer ministro británico que tendrá frente a sí cortar el nudo gordiano en que se ha convertido el Brexit (salir de la Unión Europea), algo así como Waterloo o el desembarco en Normandía donde los británicos demostraron grandeza y arrojo. Cualidades que precisamente, en la encrucijada actual, no aparecen por ningún lado. Son diez los candidatos que inician la carrera. Durante dos semanas los 313 diputados conservadores harán varias votaciones secretas que irán eliminando candidatos, hasta que solo queden dos. Uno de ellos será elegido líder del partido conservador por los 160 miembros del partido, y el elegido se convertirá automáticamente en primer ministro.

Los diez están de acuerdo en que Gran Bretaña tiene que dejar la Unión Europea. Pero sobre el cómo, que derribó a May, no hay muchos detalles. El miércoles 12 de junio han iniciado sus presentaciones los aspirantes. La mayoría han dirigido sus ataques a Boris Johnson, uno de los 10 y superfavorito. Son ataques codificados. Matt Hancock, secretario de sanidad de May, 40 años, hizo campaña por la permanencia (de Reino Unido en la Unión), pero ahora piensa que Reino Unido debe dejar la Unión con acuerdo. Hancock rechaza la idea de que el partido necesita “una cara famosa”. Lo que importa es “avanzar”. La cara famosa a la que se refiere es Boris Johnson —de los diez el más conocido— debido a que fue alcalde de Londres y esto le dio renombre.

Jeremy Hunt, ministro de Exteriores de May, otro de los candidatos, 52 años, al inicio de su campaña dijo: “Un momento serio requiere un líder serio”. Sin mencionarlo también ataca a Boris quien tiene fama de atrabiliario. Hunt votó contra el Brexit, pero después cambió de parecer, asegura que Bruselas se comportó de forma “arrogante” durante las negociaciones. Dominic Raab, por ahora, el principal rival de Johnson, 45 años, tiene claro que “no nos entregarán el Brexit con faroles y fanfarrias”. Raab ha dejado entrever que sería partidario de “una segunda oportunidad”. No queda claro si habla de un segundo referéndum —idea repulsiva para los euroescépticos— o de salida negociada —por la que clama el partido laborista—, el gran rival de los tories.

Las acciones de otro opcionado a suceder a May, Michael Gove, 51 años, han caído bastante a causa de una declaraciones dadas al Daily Mail, este fin de semana… en las que daba cuenta de como en su juventud había consumido cocaína. Esto lo puso en aprietos. Cómo le quieren cobrar a Gove un pecaíllo juvenil donde en ocasiones la inconsciencia es palpable. Pero Gove, junto con Johnson, fue uno de los mayores defensores de la campaña del Brexit. Aunque Gove, como Hunt, estarían abiertos a extender la membresía de Gran Bretaña a la UE más más allá de la fecha límite actual del 31 de octubre para irse. Esther McVey, 51 años, es defensora del Brexit. Pero apoyó el acuerdo de Theresa May con Bruselas, diciendo que era la única forma de que el Brexit ocurriera.

Como se ve el Brexit tiene dividido a todo el mundo e igual a los 10 candidatos. Cada uno tiene su fórmula. Cada uno está convencido de que puede triunfar. ¿Pero cómo no lo logró May que tenía el terreno abonado y listo para recoger la cosecha?

De momento en las quinielas el gran favorito a ganar es Boris Johnson. Famoso por su cabellera rubia siempre revuelta, como desaliñada, su figura regordeta, en plena expansión, cejas y pestañas ausentes, producto típico de Oxford y Eton College donde se aprende que en el liberalismo manchesteriano está la salvación y contiene la verdad revelada para todos los que creen que la felicidad existe. Este miércoles 12 de junio Boris se lanzó por fin a competir por el liderazgo tory. Los euroescépticos de su partido lo ven como la tabla de salvación. Inició su campaña convencido que será primer ministro. Ha dejado claro que el 31 de octubre saldrá de la UE, con o sin acuerdo.

El lema de su campaña: Back Boris (Apostar a Boris), transmite sensación de seguridad, confianza —los británicos han perdido la confianza desde el referéndum de 2016— y él la quiere afirmar advirtiendo a los parlamentarios conservadores que se enfrentan a “un castigo mortal por el Brexit” y presentándose como el único capaz de apagar el peligro que representan Nigel Farage y Jeremy Corbyn, que podrían arrebatarles el poder a los conservadores. Se atreve a plantear que, si no lo eligen a él, el partido podría desaparecer.

Este miércoles el caricaturista Matt del diario The Telegraph presenta en su dibujo a dos hombres que caminan por la City, uno de ellos le dice al otro: “Le dije a Boris que nunca había dudado de su integridad, pero estaba mintiendo entre mis dientes”. Sí exactamente qué piensa el pueblo británico de Johnson, porque uno de los problemas centrales de todo este folletón que ha levantado el Brexit, es la desconexión del político de su elector. Los que están a favor y en contra del Brexit, unos y otros, todos se sienten traicionados, que utilizan un lenguaje equívoco, que esconden intereses que no quieren que nadie los sepa.

El problema de Boris Johnson es que ha sido “hablantinoso” (Idali). En ocasiones da rienda suelta a su lengua, como cuando dijo, refiriéndose al burka que llevan las mujeres musulmanas: “Es absolutamente ridículo que la gente elija vestirse como buzones”. Señor Johnson, usted revela que en su corazón solo cabe su pensar y su sentir. No hay espacio sino para su cultura. Un primer ministro debe de tener una mirada amplia, que englobe y trate de la misma manera a las mayorías y a las minorías. Por ello, refiriéndose al discurso de este miércoles, un columnista de Times, decía: ¿estamos viendo finalmente el lado serio de Boris Johnson?

Pero todo el que sigue la política británica debería advertirle a Boris que tenga cuidado: los favoritos del liderazgo conservador a menudo no ganan.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
199

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Mr. May, el discreto pero poderoso marido de Theresa May

Mr. May, el discreto pero poderoso marido de Theresa May

El excéntrico ganador del ‘brexit’ que quería ser primer ministro

El excéntrico ganador del ‘brexit’ que quería ser primer ministro

¿Perdió la Razón?

Nota Ciudadana
¿Brexit en Reino Unido, hijo bastardo o legítimo?

¿Brexit en Reino Unido, hijo bastardo o legítimo?