Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Los profetas del territorio

Jaime, el enamorado; Capella, el que sabe esperar; El Jhon Pri, y el Gobierno incompleto

Por:
Octubre 05, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Jaime, el enamorado

Jaime Meriño, Chengue. Folo

Jaime Meriño, Chengue. Foto: David Lara Ramos

Luego del repliegue de las Farc y la posterior desmovilización de más de 500 paramilitares en la zona de Montes de María, la gente de lugares como El Salao, Las Palmas, San Rafael o Chengue, comenzaros a sembrar. Recogieron varias cosechas y la esperanza retornó.

Jaime Meriño, en Chengue, comenzó un cultivo de cacao con la ayuda de la gobernación de Sucre. Cuenta que “los doctores” fueron una vez, que a él le tocó aprender como pudo sobre un cultivo que desconocía. Su amor a la tierra, a los frutos, a las plantas, hace que hoy sea el único en Chengue y sus alrededores, que logró sacar sacos de semilla de cacao, pelada y seca para la venta.

Hay que ver a Jaime acariciando la piel de un fruto de cacao. Decirle que es hermosa, que es suave, tierna, bella. Pegársela al rosto, decir que es lo más lindo que ha dado la tierra, mientras cierra los ojos, como si se acomodara al regazo de su amada.

Luego, parece advertir los celos de las otras frutas y entonces con la misma pasión, soba las guanábanas y los aguacates, como un acto natural de lujuria, mientras suspira enamorado.

 

Capella, el que sabe esperar

El maestro Capella. Foto: David Lara Ramos

El maestro Capella. Foto: David Lara Ramos

A comienzos de noviembre de 2015, la sequía era muy intensa en Montes de María. El paisaje era una seguidilla de árboles sin hojas y arena rajada. La ausencia de lluvia, el fracaso constante en las cosechas y la carencia de alimentos, comenzó a desplazar a la gente de su territorio, igual que lo hicieron los grupos armados desde los años 90.

La sequía comenzó a mediados de 2013. La escasez se propagó como epidemia indetenible. La flora del territorio desapareció, ni siquiera la escobilla babosa, con sus topitos amarillos aguantó. Una mañana de noviembre de 2015, el maestro Capella fue revisar sus colmenas en las afueras de El Bálsamo, vereda de El Carmen de Bolívar, y comprobó lo que ya presentía: las abejas se estaban yendo. Al llegar diciembre, no quedaba una sola abeja en su apiario. Las cajas de madera que acogían a las abejas, pronto se llenaron de telarañas y de un polvillo untuoso y corrosivo.

“Con la sequía, hemos sufrido tanto como en los tiempos de la violencia, ahora es la naturaleza la que se ha puesto rebelde, pero ahí estamos resistiendo, con lo poco que tenemos, resistiremos, hasta que caigan las lluvias, porque se pone uno a esperar las ayudas del Gobierno y se muere”, dice el maestro Capella.  Con los primeros serenos de marzo, fue a revisar sus colmenas. Estaban llenas de abandono. Las limpió con sus manos y ajustó las cajas de madera. Añoró aquel zumbido ausente, que se escuchaba con intensidad en medio del silencio.

El lunes en la mañana, llamé al maestro Capella. Sin preguntarle, comento dos noticias: “Ganó el No, fíjese, qué vaina, seguiremos esperando la paz”. Guardó silencio. Ajustó su machete, y con una esperanza que aún zumba en mi cabeza, me dijo: “Volvieron las abejas”.

 

El Jhon Pri, y el Gobierno incompleto

Jhon Pri ha vivido siempre en la ciudad. Primero en Caracas, “en barrios bien candela, brother”, como afirma. Cuando cumplió 13 años, se vino a vivir a Cartagena, en La Candelaria, candela también. Allí fue creciendo con un habla’o sonoro, pegajoso, pero sobre todo musical. Desarrolló un talento para improvisar y componer letras de rap, como los versos de los mejores repentistas y poetas, como si se tratara de agudas sentencias proféticas. Eso es el Jhon Pri.

Ni Jaime ni el maestro Capella ni el Jhon Pri se conocen, pero sus pensamientos sobre el Gobierno están conectados. Días después de la firma farandulera de los acuerdos de La Habana, el Jhon Pri criticó los agradecimientos del Alcalde Pop de Cartagena, en el que felicitaba a la gente de los barrios por no haber ido al Centro. Una ceremonia de gente vestida de lino blanco, en la que los barriales, como el Jhon Pri, no tenían nada que hacer, porque es una ciudad de eventos, como lo dijo el Alcalde Pop.

El Jhon Pri reaccionó en contra de tales declaraciones, al igual que lo hicieron cientos de ciudadanos que vieron “los agradecimiento” de Manolo, en la página de Facebook de la Alcaldía. Para la memoria del arte pop en Cartagena.

Vi entonces un video que tenía colgado el Jhon Pri en su página, en el que le canta a este, a ese, a aquel Gobierno incompleto. Se escuchan unas voces, él dice “Buenas noches mi gente”, niega con su cabeza y aprieta sus labios desconcertado. “Hay que estar unidos mi gente… por la paz… La unión hace las fuerza, sin palabras”. Da un paso hacia atrás y se le ve sin camisa, con tatuajes en el pecho, y unas trenzas de cabello que caen como collares de cuentas sobre sus hombros.

Comienza su canto (https://www.facebook.com/jhon.pri.1/videos/776199042408266/)  directo, preciso, es el profeta del territorio, como las caricias de Jaime a sus frutas o  y la paciencia del maestro Capella.

Publicidad
0
189
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de David Lara Ramos

La amenaza de la bolsa plástica y las costumbres desaparecidas

La amenaza de la bolsa plástica y las costumbres desaparecidas

Las viejas costumbres han vuelto, hoy se ven cada vez más muchachos y muchachitas estilizando la cesta de mimbre de la abuela en las supertiendas
Pedro Blas, disparate sinfónico de luchas y versos

Pedro Blas, disparate sinfónico de luchas y versos

La obra del cartagenero es un referente esencial dentro de la nueva poesía afro caribeña
El Alcalde pop y la piñatería

El Alcalde pop y la piñatería

El regreso a su despacho, después de un fallo de tutela que lo favoreció, abre otro capítulo de dudas y vaivenes, cual piñata a bajar a ciegas y escobazos
Las familias miserabilizadoras y la separación de  Chocó

Las familias miserabilizadoras y la separación de Chocó

Los hechos de hace unos días en Buenaventura, me han hecho recordar aquella pieza de ficción periodística del tal Gabito. Esa vez no hubo manifestaciones , ahora han sido contundentes
Petrona, ¡arriba! La vida vale la pena

Petrona, ¡arriba! La vida vale la pena

Ahora que estás de paso por el hospital, algunos me han preguntado cuál es tu importancia para la música colombiana, ¿Cómo te parece? Les he contado algunas de las historias
Cartagena, la ciudad holandesa

Cartagena, la ciudad holandesa

El “Alcalde Pop” además de promover el uso de la bicicleta con su campaña “Cartagena Pedalea” debería también certificar aquellos sitios amigos de la bicicleta
Confianza perdida en el periodismo

Confianza perdida en el periodismo

Ernesto Sotomayor, desde la Escuela de Periodismo de Columbia pone el dedo en la llaga: mucho de lo que hoy hacemos se parece al periodismo, pero no es periodismo
Posverdad y la familia de ateos

Posverdad y la familia de ateos

No sé qué habrá sido de aquella familia de ateos del barrio Pumarejo, de Barranquilla. Siento hoy que más que ateos, eran la duda permanente de la comunidad