Los niños también se mueren de hambre en Magdalena

"El abandono del Estado se refleja en las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta"

Por: Luis F. Ospino
febrero 11, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los niños también se mueren de hambre en Magdalena
Crédito Hoy Diario del Magdalena

A las denuncias sobre la desnutrición de los niños en la Alta Guajira, se le puede sumar  las presentadas por la emisora Radio Galeón de Caracol sobre el estado de abandono y desnutrición de los niños en la alta Sierra Nevada de Santa Marta, en inmediaciones del corregimiento de Palmor, vereda Sierra Morena, jurisdicción de Ciénaga, Magdalena. Allí el hambre, la sed y el abandono del Estado se reflejan en la población más vulnerable como son los niños. Un Estado que descuida a la primera infancia es una vergüenza en su política de atención social, donde su política de Estado a la población indígena es sumamente excluyente, corrupta y vergonzosa ya que está supeditada a los protocolos de entidades negligentes que como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y las mismas entidades gubernamentales descuidan la atención básica a dichas comunidades para después entrar con paliativos que en nada solucionan el problema de raíz, como es la atención en salud, educación, saneamiento básico, permanentes.

La extrema pobreza de las comunidades indígenas en la parte alta de la Guajira y de la Sierra Nevada de Santa Marta no es ajena a la que sufren las demás comunidades nativas del país. Las culturas indígenas están bajo amenaza de desaparición. Los pueblos indígenas siguen presentando los peores índices de pobreza, desempleo y analfatebismo; representan la tercera parte de la población más pobre del mundo, y en todos los países viven en condiciones alarmantes. Los indígenas en Colombia subsisten de una forma grave, crítica y profundamente preocupante, además de reflejar la inoperancia de una legislación avanzada y la poca efectividad de la institucionalidad responsable. En pocas palabras, Colombia cuenta con leyes y normas progresistas, tanto a nivel nacional como por su obligación de cumplir con el derecho internacional, pero en la práctica, esas medidas no sirven para proteger los derechos de los pueblos indígenas.

Las Alertas Tempranas, los Informes de Riesgos, los Planes de Salvaguarda y de las denuncias de las autoridades y líderes de los pueblo indígenas, son atendidas después que se denuncian como última instancias por los medios de comunicación; una clara muestra que se les da a estas comunidades en su trato de respetar sus derechos.

Con tierra pero sin comida

Según diversas fuentes, los territorios indígenas en nuestro país ocupan entre 31 y 34 millones de hectáreas. Éstas pertenecen a 710 resguardos titulados. Sin embargo, sólo el 7,68%, o sea 1.290 hectáreas son aptas para el cultivo, y en ellas vive el 65% de población indígena. El territorio restante está en áreas de selva Amazónica, sabanas de la Orinoquía y desierto en la Guajira.

GANADO FLACO 15ENE

En el caso del Magdalena no todo es culpa del Fenómeno del Niño, que si bien es cierto, ha influido de manera directa. La principal causa de que más de 14 municipios hoy padezcan una crisis humanitaria no solo por la sequía, sino de la pobreza permanente es el abandono de la clase dirigente que ha sido negligente para gestionar y solventar una situación que ha golpeado a pobladores ribereños desde hace tiempo, porque no se justifica que mientras pescadores, ganaderos y campesinos de la región hacen un clamor humanitario desde las páginas del periódico Hoy Diario del Magdalena --que realizó una travesía por la región para mostrar de manera descarnada como literalmente el hambre mata animales y lentamente al hombre-- la gobernadora Rosa Cotes visite el sábado de carnaval a la Guacherna y no traslade su despacho a la región sur del departamento como prioridad absoluta ante una situación que cada día se agudiza:

 

Batalla de Flores Carnaval 2016Agradecida con mi Gente, por el Afecto y por la Alegría que sentí en el desfile de la Batalla de Flores del Carnaval. Mil gracias a todos los funcionarios de la Gobernación por apoyar y participar en la batalla de flores, se lucieron con la organización!#ElMagdalenaQueQueremos #Carnaval2016 #CarnavalDeLosNiños #CarnavaldePescaito2016 #LoSocialEsLoPrimero

Posted by Rosa Cotes on Sunday, February 7, 2016

 

El Magdalena es una región crítica para niños con desnutrición. El primer boletín epidemiológico del Instituto Nacional de Salud del 2015, revela que la ingesta insuficiente de alimentos y la falta de una atención adecuada ha provocado enfermedad diarréica en más de 800 casos, que corresponden al 1,76 % de la población, es decir, 791.129 niños menores de 5 años.
A esto se suma que el 25 % de la población no tiene acceso a agua potable y saneamiento básico, según Aguas del Magdalena, y en el último diagnóstico del Ministerio de Vivienda, el Magdalena sufre de rezago de agua; los proyectos de acueducto y alcantarillado están en el 1% de ejecución en varios municipios.

En el último informe del Instituto Agustín Codazzi (Igac) sobre el uso del suelo en el país, se desprende que el Magdalena posee el 65 por ciento de sus suelos, 1.505.740 de las 2.316.523 hectáreas tiene uso inadecuado. La subutilización por la ganadería y suelos sin actividad alguna se da en el 41 por ciento del territorio y la sobreutilización en el 24 por ciento, lo que demuestra una mala redistribución de la tierra que influye sustancialmente en el desarrollo de la población.

La tragedia de la desnutrición infantil es igual o más importante que otras desgracias sociales, lo preocupante es la indiferencia tan grande en la agenda pública actual porque aunque expertos del Copenhagen Consensus Center, institución que recomienda 19 objetivos para que las Naciones Unidas los adopten como los Nuevos Objetivos de Desarrollo Inteligente donde sugieren dar prioridad a la reducción de la malnutrición infantil crónica en 40%. Ellos aseguran que proporcionarles una mejor nutrición a 68 millones de niños cada año produciría más de US$40 en beneficios sociales a largo plazo por cada dólar gastado. Pero al parecer la dirigencia regional y nacional no ha entendido que para todos puede haber, sólo es poner un poco de humanidad y dejar de ser golosos con el erario.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3377

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
En defensa del agua y el territorio: todos unidos por la Sierra Nevada de Santa Marta

En defensa del agua y el territorio: todos unidos por la Sierra Nevada de Santa Marta

Nota Ciudadana
A pesar de la desidia, Minca puede salvarse

A pesar de la desidia, Minca puede salvarse

Nota Ciudadana
Es triste, pero el hambre y la desnutrición no son males exclusivos de La Guajira

Es triste, pero el hambre y la desnutrición no son males exclusivos de La Guajira

El secretario de seguridad de Santa Marta puso al ejército a pasearlo en helicóptero

El secretario de seguridad de Santa Marta puso al ejército a pasearlo en helicóptero