Los narco tours: Medellín no se salva del fantasma de Pablo Escobar

La última oferta turista de Air Panamá, que incluía visita a los lugares de tortura del Cartel, mostró que la estela de muerte del Capo sigue siendo atractiva

Por:
noviembre 24, 2016
Los narco tours: Medellín no se salva del fantasma de Pablo Escobar

Por 1.449 dólares puedes tener la oportunidad de conocer los lugares más emblemáticos de Pablo Escobar en Medellín. Además, al final del tour, podrás tomarte una copa y una foto con Popeye, su sicario más emblemático. Durante días la empresa Bared Travel de Puerto Rico promocionó el extravagante plan hasta que la lluvia de críticas en redes sociales hizo quitar ésta fotografía:

popeye-

Sin embargo cientos de puertorriqueños siguen llegando a Medellín a recorrer los pasos del capo. La de Bared Travel no es la única oferta que hay para seguir el fantasma de Escobar. Existe uno, tal vez el más completo, que dura cinco días y te lleva a Bogotá, Nápoles, Guatapé y Medellín. En la capital conocerás los rastros que dejó su estela de terror: el lugar donde estalló un bus bomba que destruyó el edificio del Das, el semáforo donde fue abaleado Guillermo Cano, director de El Espectador, la casa a donde secuestraron a Andrés Pastrana. Después viajan por tierra hasta la Hacienda Nápoles, se toman una foto frente a la avioneta que está a la entrada y posan al lado del árbol donde quería ser enterrado el capo. En Guatapé pastan en las ruinas de la hacienda La Manuela que fue destruida en 1993 por los Pepes. Los últimos dos días van a Medellín y ven el Ovni, Mónaco y Dallas, los edificios más modernos que tuvo en su momento Colombia y que fueran destruidos por la guerra que el Cartel de Cali le declaró a Escobar, las caletas provistas de cámaras de oxígeno, la virgen de los sicarios, la casa en el barrio Los Olivos en donde fue abatido y, por supuesto, una visita a al cementerio Montesacro para ver su tumba, la segunda más visitada en Latinoamérica después de la de Evita Perón.

nerco-med

El tour es guiado por Nicolás Solórzano, un hombre que se declara amigo de la familia Escobar desde hace mucho tiempo. Al mes recibe cerca de cien turistas, extranjeros en un noventa por ciento, argentinos y chilenos muchos de ellos: la serie El patrón del mal rompió records de audiencia en el sur del continente. Solórzano vende a 10 mil pesos un DVD de una hora con las “hazañas” del capo, además de camisetas y calcomanías que declaran a Escobar como el hombre más rico del mundo. Como colofón de los cinco días de viaje mafioso los entusiastas tienen derecho a acceder al tesoro máximo: una foto con Roberto Escobar, alias el Osito, único hermano que sobrevivió al Capo.

narco-tour-pope

Todo el recorrido vale 750 dólares por persona y no incluye tiquetes aéreos tal y como reza su página en Facebook: “Ningún tour incluye pasajes aéreos desde ninguna parte del mundo, para reservar se debe hacer con un mínimo de 2 semanas de antelación, en el mail [email protected] donde se le brindara toda la información y dudas que tenga acerca del tour. Los esperamos pronto Bandidos!!!”

El último escándalo fue el tour que vendía Air Panamá para visitar los lugares emblemáticos del capo en la ciudad. Se estima que 25 mil panameños visitan Medellín al año, muchos de ellos, inevitablemente, son seguidores del capo. Air Panamá presentó la excusa pertinente pero nada podrá impedir que sigan llegando turistas buscando los pasos del que es considerado el bandido más temible que ha dado Latinoamérica.

-.
0
8247
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La falsa noticia sobre el asesinato de Popeye

La falsa noticia sobre el asesinato de Popeye

La furia de Virginia Vallejo contra Caracol y Netflix

La furia de Virginia Vallejo contra Caracol y Netflix

López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

Federico Gutiérrez, la tacita de plata se le convirtió en una olla desfondada

Federico Gutiérrez, la tacita de plata se le convirtió en una olla desfondada