Los miedos que hicieron cambiar a Petro

La reacción negativa de buena parte de los colombianos frente a sus propuestas en primera vuelta lo llevó a modificar su discurso. ¿A cuál Petro creerle?

Por: Enrique Afanador
Junio 12, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los miedos que hicieron cambiar a Petro
Foto: Twitter @petrogustavo

Nadie podrá negar que tenemos similitudes con Venezuela: estamos polarizados con algunos líderes rayando en el populismo; atemorizados e inundados de venezolanos que huyen de un régimen ilegítimo que el gobierno trata de cuantificar mediante un censo; la presa de Ituango a punto de colapsar; inseguridad en las ciudades; un gobierno en agonía que trata de legitimar a la polémica JEP y a su tratado de paz con las Farc, que cada día tambalea más tras la solicitud de Estados Unidos de extraditar al exnegociador Jesús Santrich, a quien acusa de narcotráfico; y de postre, el contralor lanzando acusaciones por Reficar y la mermelada a los congresistas.

Todo esto tiene a Colombia convertida en un verdadero sainete, sin olvidar que las maquinarias políticas van en estampida cuando faltan pocos días para que Colombia elija presidente y Duque se muestra imbatible en las encuestas mientras a Petro se le ve traicionando su esencia para acceder al voto de centro.

Fajardo, como candidato de centro, aglutinó 4.600.000 votos, no en su favor, cosa que él entendió, sino contra la corrupción. Ese fue un mensaje certero a las mafias que controlan la contratación y la burocracia en el país. Sin embargo, las bases de centro no le creen al candidato de la Colombia Humana.

Su discurso incendiario atemoriza y divide. Además, luce radical y despierta más odios que amores. Por su parte, aunque Duque ronda el 60% de intención de voto, le será muy difícil complacer a todos sus socios.

Por otro lado, el recién aprobado referéndum anticorrupción le da a Duque maniobra en caso de ser elegido. El Centro Democrático se la jugó con su aprobación y con ello le dio munición a su candidato que tendrá autonomía suficiente para elegir a sus colaboradores. Petro, en cambio, se convierte en el exguerrillero que ha llegado más lejos en la vida pública. El atrevimiento que hoy le cobran le ha servido para posicionarse como el líder de la izquierda moderada y opositor de la derecha colombiana encarnada en Álvaro Uribe.

Hace 4 años era impensable que la U y Cambio Radical llegarían al uribismo, pero la política no une en el amor sino en el odio, y Petro es especialista en despertarlo y ocasionarlo. Su arma es la controversia, es su esencia misma. Mientras tanto, Duque se muestra más sereno, menos guerrerista y como candidato va tomando prudente distancia de su jefe, técnica que le ha servido para capitalizar el apoyo de sus archienemigos César Gaviria y Germán Vargas. Duque resultó ser más gallo que pollo y el país no puede enmarcarse bajo dos preceptos que Petro es el de la paz y Duque el de la guerra.

Ni Duque es el de la guerra, como quiera que nunca empuñó un arma en contra del Estado, ni a Petro lo podemos lapidar por ser exguerrillero. Petro entendió tarde que su violencia verbal le resultó hasta la primera vuelta, una vez en la segunda vuelta esa táctica le empezó a jugar en contra, al punto de quedar preso de sus fantasmas.

Hoy cuando la suerte parece estar echada, el jefe de debate del uribismo es el otrora exministro estrella de Santos, Germán Vargas, quien después de los resultados de su partido en primera vuelta cumplió el pacto y le entregó las armas con municiones al uribismo

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2817

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Antioquia y la ultraderecha

Antioquia y la ultraderecha

¡Es la hora de La Guajira!

¡Es la hora de La Guajira!

¿Por qué Colombia debe acudir a las urnas para frenar la corrupción?

¿Por qué Colombia debe acudir a las urnas para frenar la corrupción?

Cali, distrito especial siglo XXI

Cali, distrito especial siglo XXI