Opinión

Los mamertos y su maldita obsesión con RCN

Con estupor veo antiuribistas alegrándose de las dificultades de un canal con amplia audiencia en regiones fuera de Bogotá, y que es la casa de Juan Gossaín, Fernando Gaitán, Pirry…

Por:
Octubre 11, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los mamertos y su maldita obsesión con RCN
“Cada vez que llego a un parador en el Cauca, en el Catatumbo, en Antioquia, están almorzando viendo a Gurisatti, creyéndole a Gurisatti”. Foto: NTN24

Yo vi Betty la fea, creo que dos veces. No soy tan hipócrita como para decir que no me divertí. Es la mejor comedia que se ha hecho en este país y se la debemos a RCN. Yo vi Café y era tan mañé que cantaba a pecho herido las carrileras de La Gaviota. Yo soy lo suficientemente colombiano como para afirmar que en los años noventa no me crio un colegio sino RCN.

No soy uribista, todo lo contrario, el expresidente me tiene bloqueado por un artículo que escribí sobre él. No veo el noticiero y creo que una de las cosas que más ha afectado a RCN como marca es la línea editorial del mismo. La gente parece estar hastiada de Claudia Gurisatti. Sin embargo, no entiendo muy bien cómo se mide el rating. Por trabajo tengo que viajar regularmente a la Colombia Profunda. Cada vez que llego a un parador en el Cauca, en el Catatumbo, en Antioquia, están almorzando viendo a Gurisatti, creyéndole a Gurisatti. Además, no entiendo. Si la gente ya no ve RCN porque son uribistas, ¿por qué el líder del Centro Democrático sigue siendo la fuerza política más importante del país? Yo, a lo del rating no le creo demasiado. Claudia Gurisatti en el centro de Bogotá tiene el poder de Mick Jagger comiendo obleas. Para el tráfico, genera tumulto, causa histeria. Es una estrella.

 

Uno de los pecados de Noticias RCN fue el ataque a Juan Manuel Santos
y su proceso de paz con las Farc

 

Con estupor veo mucho contacto antiuribista alegrándose porque la semana pasada salieron cerca de 80 trabajadores de RCN. Crearon memes, hicieron matoneo virtual, le restregaron su supuesta derrota a Hassan y a la Guri. Con estupor veo que buena parte de los muchachos que estaban felices con el bajo rating son periodistas recién graduados. Se pegan un tiro en el oído. Las dificultades de RCN afectan a todos los que trabajan en medios de comunicación. Es una puerta que se cierra, un boquete que se abre al desempleo. En Colombia necesitamos medios sanos, saneados y económicamente pujantes. Uno de los pecados de Noticias RCN fue el ataque a Juan Manuel Santos y su proceso de paz con las Farc. Yo voté por el Sí, yo creo en el proceso y abomino de todas esas teorías conspiratorias que afirman que los noruegos le dieron el Nobel a Santos por unos cuantos contratos petroleros. Sin embargo, RCN está en todo su derecho de pensar y optar por la línea editorial que le dé la regalada gana. Sabemos quiénes son los dueños y qué intereses tienen. Los Ardila no se han preocupado en ocultarlo.

 

Yo no creo que un canal de televisión
tenga la capacidad de lavar el cerebro de cuarenta millones de personas

 

Yo no creo que un canal de televisión tenga la capacidad de lavar el cerebro de cuarenta millones de personas. Creo que el problema es la educación pública, enganchada en el mismo presupuesto desde hace 25 años. Creo que el problema son los colegios, renuentes a enseñarnos otro tipo de historia que no sea la oficial, la aprobada por la Iglesia católica, descafeinada, hecha para crear pobres con el intelecto de Miguel Polo Polo. RCN es la casa de Juan Gossaín, de Fernando Gaitán, hasta de Pirry. En Estados Unidos está uno de los periodismos más fuertes, independientes y profundos del mundo. Allí cohabita FOX, el canal de Murdoch, un virulento republicano admirador del troglodita Donald Trump. Nadie cree que el problema de ese país, capaz de escoger a un hombre que admite ser tan poderoso “como para tocar el coño que yo quiera” sea un canal o un noticiero.

Amigo de izquierda, tú que enarbolas la bandera de la libertad y del progresismo, tu que clamas a los cuatro vientos la necesidad de una prensa libre, deja de ser tan jodidamente castrochavista como para alegrarte de las dificultades de un canal de televisión.

 

 

Publicidad
0
61652
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Iván Gallo

Lo siento pelados, pero esa mierda no es música

Lo siento pelados, pero esa mierda no es música

La venganza de Hernán Peláez

La venganza de Hernán Peláez

La miseria de ser actor en Colombia

La miseria de ser actor en Colombia

Montoya y Nairo: dos fracasos parecidos

Montoya y Nairo: dos fracasos parecidos

¡Linchen a los marihuaneros!

¡Linchen a los marihuaneros!

Yo no voté por usted, señora Claudia López

Yo no voté por usted, señora Claudia López

A los colombianos les quedó grande ‘Pájaros de verano’

A los colombianos les quedó grande ‘Pájaros de verano’

Ernesto Macías, el hombre sin atributos

Ernesto Macías, el hombre sin atributos